¿Cómo aceptar la ansiedad?

Cada vez es más común conocer a personas que padecen ansiedad. Se trata de una de las enfermedades más extendidas en los últimos años. Pero ¿sabes realmente qué es? O ¿cómo identificarla? Y lo más importante, ¿sabes cómo aceptarla? En este artículo hablaremos sobre este trastorno y las claves que te ayudarán a aceptar la ansiedad.

Esto puede ser una tarea difícil para aquellos que desconocen esta enfermedad y su alcance. Desde Patricia Garzón te animamos a que no esperes ni un día más para aceptar la ansiedad que sufres, empezar tu tratamiento y paliar sus efectos.

Para poder aceptar la ansiedad, es necesario saber en qué consiste y cuáles son sus consecuencias. La ansiedad es la respuesta del cuerpo ante un peligro inminente. Debido a ella nuestro organismo entra en un estado de alerta en el que se prepara para actuar ante una situación potencialmente peligrosa.

Ahora bien, ¿por qué la ansiedad puede causar un impacto negativo en nuestra salud mental? La ansiedad se considera un trastorno cuando aparece “sin motivo alguno” (siempre hay un motivo y puedes aprender a identificarlo) en tu rutina diaria, sin ningún suceso que indique peligro. También cuando se presenta de forma intensa y duradera.

Se trata de una respuesta corporal desproporcionada al peligro, que inclusive, podría no ser real. Es desproporcionada porque reaccionamos igual que cuando antiguamente nos teníamos que enfrentar, por ejemplo, a un león, solo que en estos casos los problemas están relacionados con nuestro día a día y esa respuesta parece demasiado intensa para los problemas que son. No podemos cambiarlo, es algo natural, pero sí podemos aprender a gestionar nuestras emociones para que disminuya, no se dispare, o deje de estar (nuestra ansiedad). Si este trastorno está interfiriendo en tu día a día debes acudir a un profesional.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

Ya que entendimos qué es este trastorno, el siguiente paso para poder aceptar la ansiedad es comprender e identificar la sintomatología que causa. Entre estos síntomas encontramos:

Preocupación excesiva

La preocupación excesiva es una de las consecuencias más comunes del trastorno de la ansiedad. Se trata de un sentimiento de inquietud constante sin motivo aparente, que no desaparece aunque intentemos mantener nuestra mente despejada.

La preocupación no solo es excesiva, sino que también es intrusiva, por lo que puede afectar a tu capacidad de concentración y por ende, a tu trabajo diario.

testimonios-ansiedad

Sentimiento de agitación

Cuando una persona se siente ansiosa, parte de su sistema nervioso va a reaccionar. Lo cual podría dar lugar a que se desencadenen varios efectos en el cuerpo humano, como el pulso acelerado, manos temblorosas, boca seca etc. Esto variará de un paciente a otro, no todas las personas que sufren ansiedad presentan los mismos síntomas.

El cerebro percibe un peligro inminente y en consecuencia prepara al cuerpo para que pueda reaccionar ante esa amenaza.

Intranquilidad

La intranquilidad también es un síntoma común de la ansiedad, especialmente en los pacientes adolescentes y en los niños. Por lo general, cuando una persona se siente intranquila siente la necesidad continua de moverse.

>  Dolor en el pecho por ansiedad

Dificultad para la concentración

A menudo, muchos pacientes con ansiedad afirman que les cuesta concentrarse. Algunos estudios afirman que la ansiedad hace que se interrumpa la memoria funcional. Esta es la responsable de contener la información a corto plazo. Sin embargo, también podría ser síntoma de otras afecciones, como depresión o déficit de atención.

Cansancio extremo por ansiedad

Esto se debe a que el organismo se esfuerza constantemente y esto requiere de una alta energía. Por ello, es muy común que tras un ataque de ansiedad la persona se sienta baja de energía o cansada.

Toda esta sintomatología que provoca la ansiedad también puede darse durante tus horas de sueño. Lo que hace que no consigas llegar a las fases profundas del sueño y que tu cuerpo no pueda recuperar la energía perdida durante una crisis de ansiedad.

Cansarse o fatigarse fácilmente es otro de los síntomas que ponen en evidencia el trastorno. Este indicador puede llegar a sorprender a ciertas personas, debido a que esta enfermedad suele asociarse con la agitación o intranquilidad.

Con el paso del tiempo el cansancio se acumula y llega a producir otras afecciones, como el bajo rendimiento en el trabajo. La sintomatología que hemos ido describiendo puede generar en ti un cansancio mental, físico y emocional.

El cansancio extremo puede tener otras causas

Es importante resaltar que, aunque el cansancio extremo puede ser un síntoma de la ansiedad, no significa necesariamente que sea provocado por este trastorno. Esta afección   puede indicar depresión u otro problema médico.

Incluso una prolongada temporada sufriendo un cansancio extremo podría ser un claro indicador de una patología física grave así que ten presente que la mejor opción siempre será consultar a un experto para que pueda determinar el origen de este cansancio.

>  Perfeccionismo y ansiedad ¿Cómo se relacionan?

3 claves para aceptar la ansiedad

Da el primer paso para aceptar la ansiedad

Para poder aprender a aceptar la ansiedad, es necesario dar el primer paso, el que te llevará a vivir una vida normal. Debes asumir lo que estás padeciendo. Comúnmente las personas evitan las situaciones que les generan una crisis, pero esto solo agravará el problema.

Para poder superar este trastorno vas a tener que aprender a no escapar de este tipo de situaciones que desatan en ti nerviosismo y angustia. Ese es el primer paso para aceptar la ansiedad.

altibajos-de-ansiedad

Controla los pensamientos negativos

Cuando una persona sufre de ansiedad es muy común que tenga pensamientos negativos de forma regular. Estas son ideas catastróficas sobre situaciones inverosímiles, por lo que debemos implementar el uso de la razón en estos casos

Al pensar insistentemente en estos aspectos negativos, el cuerpo enciende sus alarmas y se predispone para enfrentarse a ese peligro inminente. Cuando la amenaza no es real, el sujeto pasa a generar nuevos pensamientos negativos debido a que los síntomas físicos le hacen creer que está enfermo.

Existen diferentes técnicas que te pueden ayudar a manejar estos pensamientos. Por ejemplo, identificar los pensamientos negativos cuando aparezcan, y anotar dos ideas realistas y positivas por cada uno de ellos.

 Pide ayuda de un profesional

Se trata de la clave más importante y la que te llevará a aceptar la ansiedad que estás sufriendo. Este trastorno ha de ser diagnosticado y tratado por un especialista, el cual te acompañara durante todo el proceso.

¿Crees que necesitas ayuda para aceptar la ansiedad? Este gabinete está abierto para ti, contacta a la ayuda que necesitas hoy mismo y prepárate para superar este trastorno.