Alcohol y ansiedad: ¿Cómo se relacionan?

En muy común pensar que tomarnos una copa nos va a relajar y a evadir de nuestros problemas cotidianos. Sin duda, este planteamiento trae de la mano una amistad peligrosa entre alcohol y ansiedad que puede ocasionarnos problemas muy graves en nuestro organismo.

En otras ocasiones ya hemos hablado en nuestro blog sobre temas relacionados con el trastorno de ansiedad como:

En este post queremos darte varias razones por las que el alcohol y la ansiedad nunca deben mezclarse. Así cuando pienses beber para evadirte y tranquilizarte sabrás que no es buena idea y que lo mejor que puedes hacer frente a un problema es solucionarlo y pedir ayuda profesional.

Lee con atención y descubre por qué tienes que salir de este bucle tan destructivo.

¿Qué relación tiene el alcohol con la ansiedad?

Es normal que ante determinadas situaciones de estrés presentemos algo de ansiedad por el miedo que nos produce enfrentarnos a retos desconocidos o que no sabemos manejar. Sin embargo, esta sensación se convierte en patología cuando no hay un motivo aparente por el cual nos sentimos así y nos acompaña durante todo el día.

Son muchas las personas con ansiedad que recurren al alcohol para paliar sus síntomas a través del efecto ansiolítico que les produce. Sin embargo, aunque a priori pueda parecernos lo contrario, las bebidas alcohólicas solo aumentarán nuestra tensión emocional y empeorarán con el tiempo nuestra situación.

>  Todo lo que debes saber sobre la ansiedad flotante

Por tanto, podemos decir que la relación entre alcohol y ansiedad es directa y bidireccional. Es decir, una da lugar a la otra y viceversa por lo que se da a conocer como patología dual.

Esta unión no tiene por qué ser así. Muchos pacientes que tienen ansiedad no beben alcohol y muchas personas alcohólicas no tienen ansiedad. Sin embargo, esta amistad peligrosa se cimienta en los siguientes pilares:

  • Muchos pacientes con ansiedad toman alcohol como una forma de auto medicarse.
  • Quienes toman alcohol habitualmente presentan síntomas de ansiedad.
  • La ingesta de alcohol a corto plazo disminuye los síntomas de la ansiedad pero a la larga los incrementa.

Porque-no-beber-alcohol-con-ansiedad

 ¿Por qué no puedo beber alcohol si sufro ansiedad?

Como hemos comentado antes, una de las razones de mezclar alcohol con ansiedad es la de obtener una herramienta para paliar sus síntomas que tengamos a mano. El problema es que a corto plazo funciona, pero a la larga te ocasionará un mal mayor del que te costará más recuperarte.

A continuación te damos varias razones por las que no debes beber alcohol si sufres problemas de ansiedad.

Puedes generar una adicción a la bebida

Muchos estudios afirman que un porcentaje elevado de las personas que beben teniendo ansiedad sufren en un plazo de tres años alcoholemia.

Ante todo es importante que no confundamos conceptos. Es decir, no pasa nada si ante un día estresante recurres a una copa de vino, el problema viene cuando el alcohol se convierte en tu única vía de escape y tu método de relajación favorito por antonomasia.

Si tienes ansiedad y tomas alcohol para calmar sus síntomas cada vez necesitarás mayor cantidad, lo que terminará llevándote a una adicción.

>  Ansiedad por infidelidad, ¿cómo gestionarlo?

El alcohol solo disfraza los problemas

Cuando bebemos pensamos que todo nuestro mundo es perfecto y que los problemas no existen. Sin embargo, cuando pasan los efectos del alcohol nos damos cuenta de que aquello que no nos quitábamos de la cabeza sigue en el mismo lugar y la ansiedad vuelve a nosotros multiplicada por dos.

alcohol-y-ansiedad

No debes mezclar medicación para la ansiedad con alcohol

Son muchos los medicamentos que se utilizan para tratar este trastorno que impiden que se consuma nada de alcohol durante el tratamiento.

Las razones son varias:

  • El alcohol es depresor por lo que aumentará nuestros pensamientos negativos
  • Puede que anule los efectos del medicamento que estamos tomando.
  • Empeora los efectos secundarios

El alcohol empeora la ansiedad

Como antes hemos comentado, recurrir al alcohol cuando tenemos ansiedad puede ser un bálsamo para un día, pero poco a poco será un detonante de nuestro trastorno.

Beber en exceso daña los nervios del cerebro y reduce el efecto de los neurotransmisores, ambos de vital importancia para que nuestra salud mental esté en perfectas condiciones.

Al reducir las vías por las que nuestro cerebro recibe información, nuestra capacidad de recordar, de resolver problemas y de actuar de forma apropiada en cada situación quedará mermada,  por lo que a la larga aumentará nuestra ansiedad.

No olvidemos que la ansiedad aparece cuando nos vemos incapaces de resolver nuestros problemas, por lo que si dejamos que el alcohol nos reste cualidades estaremos alimentando el caldo de cultivo perfecto para sufrir este trastorno.

La resaca genera ansiedad

Los vómitos, los mareos y el dolor de cabeza no son los únicos efectos de la resaca, ya que el exceso del consumo de alcohol también puede producir ansiedad al día siguiente.

>  Ansiedad por estar en casa

Cuando tomamos alcohol muchos neurotransmisores se desestabilizan lo que nos ocasiona una aparente sensación de calma. Al día siguiente nuestro cerebro intenta estabilizarse por lo que desaparece la tranquilidad para dar paso a una ansiedad excesiva.

Por otro lado, las taquicardias cuando se tiene resaca son bastante comunes. Si tenemos ansiedad tendemos a examinar y dar mayor trascendencia a lo que nos ocurre por lo que este síntoma puede aumentar nuestro nerviosismo.

El alcohol impide que descansemos

Una de las recomendaciones más habituales para las personas con ansiedad es que descansen correctamente.

En este sentido, el alcohol es también perjudicial ya que, aunque pueda darnos sensación de tener más sueño, no nos dejará entrar en la conocida como fase REM por lo que no conseguiremos un descanso correcto.

Beber alcohol para dormir mejor es un mito que debemos de desterrar para siempre de nuestra mente.

En este vídeo puedes ver exactamente cómo actúa el alcohol en nuestro cerebro.

¿Quieres reducir tu ansiedad? Como has visto acudir al alcohol no es la solución. Asume tu problema y pide ayuda profesional. Contáctame y juntos lo conseguiremos.