Amaxofobia: ¿Qué es y cómo superarla?

Entre los numerosos tipos de fobia que existen, algunas son más reconocidas por su nombre, como sucede con la claustrofobia (miedo a los espacios cerrados), mientras que otras no son tan mencionadas y conocidas, pese a existir un alto porcentaje de personas afectadas por este tipo de trastorno psicológico, como es el caso de la amaxofobia.

¿Qué es la amaxofobia?

La amaxofobia es un trastorno psicológico que afecta a muchas más personas de las que te imaginas. Consiste en un desproporcionado e irracional miedo a conducir un coche.

Antes siquiera de que suceda el hecho en sí (lo que se conoce como ansiedad anticipatoria) se desencadenan una serie de síntomas como angustia y tensión muy elevada, taquicardia, respiración acelerada, mareo, entre otros signos de malestar.

amaxofobia

La amaxofobia se puede presentar de forma previa a la acción o durante esta y se trata de un trastorno mental, que no se debe confundir con la inseguridad propia de los conductores noveles, o la tensión que se puede producir en determinadas situaciones al volante que puede vivir cualquier conductor, como atascos o adelantamientos en doble sentido.

En este sentido las personas que padecen amaxofobia sienten una gran limitación ante la posibilidad de realizar esta actividad que desencadena mecanismos de amenaza inminente.

No se trata de un riesgo potencial, por lo que se evita totalmente la situación para evitar así  el malestar, pero en realidad la persona se siente cada vez más frustrada y en guerra consigo mismo por no poder hacer lo que antes realizaba con naturalidad.

Se trata de una afección psíquica, la cual frecuentemente no cuenta con la comprensión del entorno, ya que casi todo el mundo (o eso dicen) conduce sin problemas y no empatiza con quién tiene este tipo de dificultades, que habitualmente se ridiculizan, generando problemas de autoestima en la persona afectada.

No debes sentirte así, a cualquier persona le puede pasar, los miedos son generalizables y lo que empezó como algo pequeño es posible y frecuente que se generalice a más situaciones. Es importante que sepas que con tratamiento (no pastillas) es una situación pasajera, no tendrás que vivir con ella toda tu vida.

amaxofobia

Origen y causas de la amaxofobia

Entre los motivos que pueden desencadenar una amaxofobia destacamos:

  • Haber sufrido algún tipo de experiencia traumatizante en la conducción, como vértigo en una carretera de montaña o de costa, un adelantamiento muy peligroso, una respuesta extraña del coche, o directamente haber sido víctima de un evento traumático, como un accidente, aunque no haya tenido consecuencias relevantes.
  • La causa puede estar también relacionada con el hecho de estar viviendo momentos de gran estrés y problemas emocionales.
  • También se puede desencadenar la amaxofobia por la falta de práctica y experiencia, que genera inseguridad y esto hace que se evite la conducción, ingresando en un círculo vicioso, en el que no se conduce por miedo y al no hacerlo las probabilidades se vuelven más inaccesibles a medida que pasa el tiempo.

amaxofobia

Síntomas de la amaxofobia

Las personas que padecen amaxofobia presentan diferentes síntomas habituales relacionados con los mecanismos físicos y mentales que se desencadenan de forma primaria frente a las amenazas reales:

  • Tensión, ansiedad, trastornos del sueño y pesadillas
  • Rigidez muscular, temblor, sequedad de boca, sudor, descomposición, palpitaciones, respiración acelerada, confusión mental.
  • Las personas que padecen amaxofobia presentan una obsesión catastrófica relacionada con la conducción.

¿Se puede superar el miedo a conducir?

Cómo cualquier otro tipo de fobia, la amaxofobia se puede superar, con constancia, voluntad y un tratamiento adecuado a la personalidad de cada paciente. Partiendo de tu deseo de superar el miedo a conducir, que es el primer paso para conseguirlo, pide ayuda psicológica especializada, no te rindas, si realmente quieres superar esta limitación.

Por porcentajes estadísticos, es más fácil superar la amaxofobia cuando existe una necesidad inexcusable de utilizar el coche para trasladarse diariamente. Dado que cada persona tiene unos umbrales específicos de temor frente a cada situación y estímulo, el tratamiento más eficaz debe ser valorado individualmente en cada caso.

amaxofobia

Con este paso comenzarás a concienciarte de los motivos concretos que hacen que evites conducir, o que conduzcas bajo una tensión muy limitante.

Tipos de tratamiento para superar la amaxofobia

Cambiando la manera de procesar mentalmente los pensamientos relacionados con el concepto de la conducción de vehículos, se pueden cambiar los miedos irracionales por conductas más adecuadas y menos limitantes, basadas en la prudencia y no en el pánico.

Entendiendo los YO que están dominando en ti en esos momentos y aprendiendo a integrarlos. A través de la psicoterapia se pueden obtener nuevas herramientas mentales que te ayudarán a superar tu miedo y cambiar tu actitud para conseguir tranquilidad y seguridad interior a la hora de conducir.

Entre los diferentes tratamientos que te pueden ayudar a superar el miedo a conducir destacamos: EMDR, Terapia Cognitivo Conductualejercicios de simulación virtual, técnicas de relajación, o hipnosis…

Un psicoterapeuta te puede enseñar diversas estrategias para controlar y gestionar tus emociones negativas al volante. Con un adecuado entrenamiento mental y las herramientas necesarias para gestionar las sensaciones desagradables, podrás superar tus miedos

En todo caso cada tipo de psicoterapia se puede centrar en un tratamiento para superar el miedo a conducir desde un planteamiento genérico o incidiendo en situaciones concretas en las que se produce la tensión como pueden ser:

  • Conducir por autopistas o carreteras de doble sentido.
  • Atravesar túneles, viaductos o carreteras sinuosas de montaña y costa.
  • Circular en paralelo o tener que rebasar en adelantamiento a grandes vehículos como autocares o camiones.

amaxofobia

Una vez avanzado el tratamiento de psicoterapia y cuando consigas dominar ciertas técnicas de gestión de las emociones, puedes acudir a una autoescuela, para practicar con un formador todas esas situaciones reales que tanto miedo te generan.

A medida que vayas consiguiendo mejores experiencias podrás salir en tu coche acompañado de algún familiar o amigo que conozca tu problema y te aporte seguridad y tranquilidad, para superar el miedo a conducir.

Finalmente, cuando te sientas más seguro/a, prueba a conducir solo/a, por calles poco transitadas, de calzadas amplias y en horarios de menor circulación, para continuar reforzando el contacto con el vehículo y el desplazamiento vial.

Estrategias que te pueden ayudar a superar el miedo a conducir

Entra en tu coche sin poner el motor en marcha, regula los espejos, el asiento, y pon las manos al volante, a la vez que practicas técnicas de respiración para aliviar la ansiedad, de esta forma puedes volver a familiarizarte con ese espacio que tanto te asusta.

Cuando sientas que ya no te genera ansiedad estar sentado al volante, piensa con tranquilidad y sin meter marchas, arranca el coche simplemente para notar la vibración del motor.

Hazlo a horas en las que la calle en donde estás aparcado no hay casi circulación, pide que otro conductor de tu confianza te acompañe y cuando sientas seguridad, mete primera, para salir de tu estacionamiento y empezar a circular.

Divide tus objetivos y sé constante, conduciendo diariamente primero únicamente saliendo del estacionamiento, para volver a aparcar y progresando cada día un poco más, a medida que ganas en confianza con una vuelta a la manzana, o hasta una vía más amplia y vuelta a casa.

amaxofobia

Céntrate en lo que haces sin juzgarte a ti mismo ni a los demás conductores y aparta los pensamientos negativos para no agobiarte y poder superar el miedo a conducir. También puede ser interesante que vayas explicando lo que haces, para concentrar tu atención en las acciones concretas de la conducción y no dejar lugar a que tu mente trabaje sobre los pensamientos que te generan miedo.

Y si a pesar de que necesitas conducir a diario, sigues sufriendo una importante tensión, convirtiendo esta actividad en un auténtico tormento, lo mejor es contactar con un psicólogo especializado en el tratamiento de fobias, que te ayudará a superar la amaxofobia a partir de la voluntad y constancia que le dediques a la superación de esta dificultad.