Ansiedad por mudanza: ¿Cómo gestionarla?

Cuando nos enfrentamos a un traslado, nos encontramos agitados, nerviosos e irascibles. Esta situación supone un gran esfuerzo físico, mental y emocional. Es necesario abordar este momento desde un plano objetivo y pragmático para no sufrir ansiedad por mudanza.

Diversos estudios han constatado que las mudanzas provocan un fuerte desequilibrio emocional y pueden llegar a causarnos estrés, ansiedad e, incluso, depresión. Supone la tercera situación más estresante para la población, después del fallecimiento de un ser querido y la pérdida del empleo.

La ansiedad por mudanza es muy común. Esto se debe a que hacer una mudanza significa romper con nuestra vida anterior y dar paso a una nueva etapa. Salir de nuestra zona de confort siempre genera incertidumbre y miedo. El ser humano no gestiona bien el “no saber” y los cambios. Por lo que, acaba generándonos altos niveles de estrés.

Desde el centro de psicología Patricia Garzón, te damos una serie de consejos para hacer esta tarea de la forma más sencilla y eficiente para ahorrarte mucho estrés.

¿Cómo evitar la ansiedad por mudanza?

✅ Planifica las tareas

Como dice el tópico: sin prisa, pero sin pausa. Un buen calendario debe ser nuestra hoja de ruta en estas circunstancias. Hacer las cosas con planificación y anticipación puede acabar con la ansiedad por mudanza, o reducirla de forma notable.

>  ¿Por qué sufro ansiedad al despertar?

Programa qué tareas debes llevar a cabo cada día. Qué debe ir empaquetado primero, qué objetos deben esperar hasta el último momento porque son de uso diario…

Anota en tu calendario qué día tienes planeado comenzar a embalar y de cuántos días dispones. Establece unos horarios en base a tu disponibilidad. Debes marcarte unos objetivos diarios reales y fáciles de alcanzar, ya que probablemente, mientras haces la mudanza, también tengas que lidiar con trabajo, obligaciones y otros quehaceres.

La ansiedad por mudanza suele venir, entre otras cosas, por el “no me da tiempo”, “cómo lo voy a hacer”, etc. Si estas cuestiones quedan resueltas desde un principio, te ahorrarás muchos quebraderos de cabeza.

depresion

✅ A más organización, menos estrés

¿Dónde está esto, dónde está aquello? Para estar instalado lo antes posible y evitarnos mucho estrés, la organización es clave. Detalla en el exterior de cada caja qué contiene y guarda tus pertenencias con una lógica. Puedes empaquetarlo por estancias y mantener estas cajas agrupadas, así irás deshaciendo las cajas por habitaciones de una forma sencilla y ordenada.

Por otro lado, si te organizas bien podrás reducir casi a la mitad el número de cajas, y de forma proporcional, la ansiedad por la mudanza. Un buen orden te ayudará a ahorrar tiempo y espacio. Los manuales de Marie Kondo son muy útiles en estos casos, también podrás aplicarlos a la hora de desembalar y acomodar tus bienes en la nueva casa.

✅ Tira todo aquello que no necesites

Deshacerte de lo que no usas y hacer hueco a tu nueva vida es indispensable para evitar la ansiedad por mudanza. La mayoría de las personas tenemos un pequeño Diógenes anidando en nuestro interior. En el día a día, y más a la hora de mudarnos, es necesario hacerle frente para poder quitarte lastre real y metafóricamente hablando.

>  ¿Por qué tengo ansiedad por la muerte de un familiar?

Tira, regala, dona… Si no lo has usado en años ¿para qué lo quieres? Sin darnos cuenta llenamos numerosas cajas con objetos que ya nos resultan inservibles y complicamos nuestra mudanza con cosas innecesarias. Es el momento de hacer limpieza y quedarte solo con lo que necesitas. Casa nueva, vida nueva.

✅ Compra tu kit de ‘packaging’

Compra con anterioridad cajas, papel y plástico de burbuja para envolver, cinta adhesiva, consigue muchos periódicos y un rotulador permanente para escribir en las cajas. Todos estos materiales son necesarios en una mudanza y, si los adquieres de antemano, evitarás estar interrumpiendo tu mudanza para salir a por ellos.

Interrumpir el trabajo nos hará perder tiempo y, emocionalmente, aumentará nuestro nivel de estrés. El hecho de pensar en retomar nuestra tarea nos puede generar ansiedad por mudanza, así como mal estar y estrés.

estres mudanza

✅ Delega en tu traslado

Puedes hacerlo de un solo golpe o en diferentes viajes. Esto también depende de si prefieres contratar una empresa de mudanzas o hacerlo de forma particular. La primera opción es conveniente si queremos evitar la ansiedad por mudanza ya que, una vez empaquetado todo, ellos se encargarán del resto.

Aunque a veces nos pueda parecer un gasto innecesario, es un buen momento para rascarte el bolsillo. Psicológicamente, los múltiples traslados con el coche hasta los topes, descargar corriendo con el coche en doble fila o subir a un quinto con las cajas a pulso, puede suponernos mucho estrés a la hora de hacer la mudanza.

✅ Busca el bienestar en las pequeñas cosas

Por último, pero no por ello menos importante. Para evitar la ansiedad por mudanza es muy importante un buen ambiente de trabajo. Ponte tu música preferida, ropa cómoda y, mientras haces cajas, disfruta de los últimos días en la que ha sido durante tanto tiempo tu casa.

>  ¡No puedo trabajar por ansiedad! ¿Qué debo hacer?

Esto no solo te ayudará a estar más relajado, también, te evitará abandonar con estrés el que fue tu hogar. Dejar tu antigua casa de una forma tranquila evitará lo que los expertos llaman “el duelo por la separación de la vieja casa”. Y, por qué no, despedirte del que fue tu hogar. Las despedidas son necesarias para cerrar un capítulo en tu vida y comenzar otro mejor.

Desde psicología Patricia Garzón esperamos que estar recomendaciones sobre ansiedad por mudanza te hayan sido de gran ayuda. Si te ha resultado útil y quieres saber más sobre ansiedad y cómo lidiar con ella, pásate por mi blog para descubrir todo el contenido que he ido compartiendo con mis seguidores.