Claves para controlar la ansiedad posvacacional

La vuelta tras el descanso de las vacaciones puede hacerse dura, más aún si llevamos ritmos de vida marcados por el estrés. Controlar la ansiedad posvacacional se puede tornar difícil y es por ello, que debemos tener especial cuidado durante estas fechas.

Este tipo de trastorno puede influir en nuestra productividad, en nuestras relaciones interpersonales e incluso en nuestra salud mental. Aunque en muchas ocasiones se vean las vacaciones como un periodo para “recargar las pilas” y volver con energía al trabajo, esto puede añadir un estrés adicional.

¿Qué es el trastorno de ansiedad posvacacional?

Nos enfrentamos a muchos cambios cuando acaba el verano. Estos, no solo incluyen temperaturas más frías, sino también menos horas de sol y retornar a las responsabilidades familiares, laborales o académicas.

Estas alteraciones o vuelta a la rutina pueden provocar en nosotros más estrés, por tanto, que entremos en un estado de irritabilidad y preocupación continuo. Si le añadimos el descontento que se pueda sentir con el trabajo, la ansiedad será aún mayor.

Algunos síntomas de este tipo de ansiedad son taquicardias, tristeza, nerviosismo, dolor de cabeza o de estómago. Es decir, el mismo tipo de síntomas que tendríamos dentro de un cuadro de ansiedad normal.

>  ¿Por qué tengo ansiedad por la muerte de un familiar?

Como consecuencia, notas que tu rendimiento ha disminuido y que cada vez te cuesta más concentrarte. Parece que el trabajo o que los estudios carecen de sentido y se han convertido en una carga. De esta forma, nos sentimos tensos, con angustia y volvemos con un tremendo cansancio tras la jornada laboral.

¿Cómo podemos controlar o gestionar esta sensación? ¿Hay alguna forma de salir de la ansiedad posvacacional?

Cómo gestionar la ansiedad posvacacional

Sí que se puede, con los recursos necesarios. A continuación te doy unas pautas para hacerte más liviana la vuelta a la rutina y puedas controlar la ansiedad posvacacional.

Date tu tiempo y tu espacio

Los cambios bruscos pueden pasarnos una mala pasada, no todos somos capaces de volver al ruedo sin calentar antes. Por eso, quiero que te des tu tiempo, tu espacio de adaptación y te sigas autocuidando. Al igual que el resto de compañeros de tu empresa, universidad o instituto, necesitamos un tiempo de habituación a los cambios.

como-recuperarse-de-la-ansiedad-posvacacional

Así que ve poco a poco, no te exijas tanta productividad al principio y ve aumentando la intensidad poco a poco.

Busca el foco

Es posible que a veces acabemos por hacer las cosas de forma mecánica y sin pensarlo demasiado. Vamos a trabajar, trabajamos y volvemos, pero ¿cuál es nuestro motivo? ¿Qué es lo que nos empuja? Recuerda por qué estás haciendo esto y piénsalo todos los días antes de salir de casa.

Tu motivación puede ser tu trabajo, pero también puede ser cuidar de tu familia, ver a tus compañeros o cuidar de tus hijos. ¿Qué es lo que te mueve?

Por otro lado, también es importante que empieces con las cosas que te sean más agradables y que poco a poco vayas aumentando el nivel de dificultad.

>  Ansiedad por estar en casa

Duerme bien

Siempre se dice que tener un sueño reparador es importante, es porque esto hace que nos podamos recuperar con más rapidez y tengamos el cuerpo descansado. Intenta descansar y desconectar las ocho horas de sueño recomendadas.

Busca nuevos proyectos

También podemos incluir nuevos proyectos que nos hagan ilusión. Puede ser empezar a ir al gimnasio, apuntarse a una clase de pintura o retomar alguna actividad que siempre te había gustado y que habías dejado de lado.

De esta forma, se te hará mucho más llevadero la vuelta y la motivación por empezar algo nuevo, te dará la energía que necesitas para volver a coger ritmo.

No solo podemos ser felices durante las vacaciones

No deberíamos enfocar las vacaciones como el único periodo de felicidad en nuestras vidas. Esta puede formar parte de cualquier mes del año. Puedes realizar pequeñas escapadas los fines de semana, hacer actividades entre semana, o pasar tiempo con las personas que más quieras, es importante, de vez en cuando, romper con la rutina y salir de la monotonía.

Pasa tiempo con personas que te hagan feliz

Para pasar por el periodo de adaptación, no te olvides de apoyarte en tus seres queridos, familiares y amigos. Con ellos notarás como la ansiedad posvacacional se disipa más fácilmente y aquellos problemas que parecían más difíciles en un primer momento se vuelven mucho más asequibles.

Mantener la objetividad

como-superar-el-síndrome-posvacacional

Cuando entramos en un círculo de ansiedad y estrés, tendemos a alimentarlos sin parar con pensamientos negativos, y en muchas ocasiones, poco realistas. Recuerda que has sido capaz de hacer esto durante mucho tiempo, y que sigues siendo capaz de hacerlo, solo necesitas un pequeño empujón y readaptarte de nuevo.

>  Ansiedad y boca seca ¿Cómo se relacionan?

Al igual que pudiste hacerlo antes de las vacaciones, sigues siendo igual de fuerte para hacerlo ahora también. Que tengamos un momento de debilidad, no conlleva que dejemos de ser quienes éramos, son momentos diferentes y todos los estados forman parte de nosotros, tenemos que aprender a querernos y respetarnos con todos ellos. Es importante poner los pies en el suelo e intentar ver nuestra situación como la veríamos si fuésemos nuestros propios amigos y aplicar lo que le diríamos a ellos que hiciesen.

Pedir ayuda a un especialista

Hay momentos en nuestra vida en los que no será suficiente con nuestras propias fuerzas, necesitaremos la ayuda de alguien más. Si crees que la ansiedad posvacacional puede contigo y que esta te está afectando demasiado, es recomendable que te pongas en contacto con un psicólogo especialista en ansiedad.

Gracias a él podrás desarrollar las herramientas que precisas para retomar la fuerza y hacer frente de nuevo al trabajo. Sabrás cómo gestionar el estrés, la ansiedad y las situaciones de alta tensión sin que ello te afecte más de lo necesario.

En mi consulta trabajaremos esto y mucho más. Estoy especializada en técnicas para gestionar y controlar la ansiedad. Si crees que necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto conmigo.