Apego desorganizado: características, consecuencia y tratamientos

El apego desorganizado es un tipo de trastorno del apego que se da en niños cuyos padres son agresivos física y/o emocionalmente y que tienen con ellos comportamientos impredecibles. En Patricia Garzón queremos revelarte algunas de sus consecuencias en niños y adultos para que, si es tu caso, puedas acudir a terapia cuánto antes.

✔ ¿Qué es el apego desorganizado? Causas y características

Según Bowlby y su teoría del apego existen diferentes tipos de apego infantil, de entre todos, solo uno es el apego seguro, los demás son trastornos del vínculo, perjudiciales y con consecuencias a largo plazo que deben remediarse acudiendo a terapia. Algunos de ellos son, además del desorganizado, el apego evitativo o apego evasivo y el apego ambivalente o apego ansioso.

Pero ¿qué es el apego? Es el vínculo emocional que establece el niño con su cuidador o cuidadores, de esta relación depende su supervivencia.

En el caso del apego desorganizado, el progenitor muestra actitudes agresivas con el niño de una forma intermitente e impredecible. Este, que nunca encuentra la relación entre su comportamiento y el castigo, no sabe cómo comportarse para evitar la violencia y se mantiene en un estado de alerta constante conocido como “miedo sin solución”.

disociarse-de-la-realidad-y-tolerar-la-situación

Contacta aquí con Patricia Garzón

Dado que el infante no puede evitar mantenerse cerca del adulto para sobrevivir, obviará su dolor hasta el punto de disociarse de la realidad y tolerar la situación que vive.  Adoptará una actitud de completa sumisión y resignación que conllevará a la apatía y más tarde podrá desembocar en una depresión por la ira y la rabia contenidas.

Algunas de las características que presentan los niños con apego desorganizado son:

⇨ 1. Hipervigilancia

El apego desorganizado aparece en contextos de agresividad en los que o bien es uno de los adultos ejerce maltrato sobre el niño, o bien, el niño se encuentra en un contexto que percibe como peligroso y los adultos a su alrededor no le proporcionan protección. Suelen darse a la vez, uno de los progenitores la ejerce y el otro no actúa como defensa.

La hipervigilancia es por tanto, una respuesta natural del niño a un entorno impredecible y peligroso. Se mantendrá alerta tratando de captar todos los indicadores de una futura agresión.

Con el paso de los años y debido a la acumulación de traumas y la intimidación sistemática, esta hipervigilancia se vuelve crónica manteniéndose en la etapa adulta, aun ya fuera del peligro.

⇨ 2. Niños tristes y tímidos

El significado de la apatía se define como la indiferencia a cualquier estímulo y la falta de motivación. Que la apatía sea uno de los síntomas más característicos de los niños con apego desorganizado es por tanto comprensible, pues de su supervivencia depende la desconexión de cualquier estimulo.

Esto desembocará en niños tímidos y retraídos que evitarán llamar la atención de sus padres y de los demás por miedo a ser reprendidos. Además, al no haber sido educados bajo unas relaciones de causa y consecuencia, el mundo les resultará caótico e inseguro y se sentirán incapaces de actuar adecuadamente. Carecen de un modelo relacional.

Es normal que los niños con apego desorganizado presenten una baja autoestima dado que sus padres siempre le han hecho sentir que todo lo que hacía era insuficiente o merecía un castigo.

⇨ 3. Agresividad

Los niños con apego desorganizado tienen brotes de ira consecuencia de reprimir de manera continuada su miedo.

Los castigos sistemáticos son interiorizados muy profundamente por venir de figuras cercanas, y esto les dificultará regular sus propias emociones y acudiendo en ocasiones a la violencia con otros o consigo mismos. Estas autolesiones tienen como objetivo, aunque inconsciente, de menguar el dolor psicológico.

⇨ 4. Conductas discordantes y espacio personal

En ocasiones tienen movimientos que parecen incompletos o resultan repetitivos, como el movimiento de una mano o una pierna. En presencia de su agresor además, se muestran más torpes, por ejemplo, tendiendo a tropezar.

después-no-tolerar-ningún-tipo de-contacto

Los tratamientos más destacados que encuentras en Patricia Garzón

También existen patrones discordantes en las muestras de afecto y espacio personal, el niño puede demandar un abrazo y muy poco tiempo después no tolerar ningún tipo de contacto físico, esto se mantiene en la edad adulta con personas que no son el agresor.

✔ Consecuencias del apego desorganizado en adultos

Al igual que en el resto de trastornos del apego, las consecuencias y traumas derivados del apego desorganizado que hemos mencionado se mantienen en la edad adulta. Otras pueden aparecer con el paso de los años, como la depresión, el estrés postraumático y diferentes tipos de ansiedad.

Una de las secuelas que más problemas causa son las faltas de respeto, que pueden llegar a desembocar en violencia. A menudo, los niños con apego desorganizado se convierten en maltratadores física o emocionalmente.

los-niños-con-apego-desorganizado-se-convierten-en-maltratadores

Solicita tu cita aquí

⇨ Apego desorganizado en la adolescencia

El niño que solo ha aprendido actitudes coercitivas cuando crece comprenderá el autoritarismo como una forma natural de relacionarse, desembocando en personalidades narcisistas, antisociales y/o sádicas.

⇨ Hipervigilancia y estrategias agresivas en la pareja

El adulto que sufrió apego desorganizado cuando llega a la edad adulta y comienza una relación íntima activa su sistema de defensa, pues anticipará que va a ser agredido. Esto le puede llevar a agredir a su pareja o a romper relaciones de forma espontánea sin motivo aparente.

Con el objetivo de no sentirse vulnerable y desprotegido, su único modo de cohesionarse será tomar todo el control de la relación llegando incluso a adoptar estrategias agresivas, así se sentirá fuera de peligro.

⇨ Sumisión

En ocasiones puede darse el efecto contrario, que con el fin de evitar los castigos y agresiones que ya sufrieron en la infancia se conviertan en adultos que huyen de conflictos llegando a aceptar imposiciones y órdenes y finalmente viviendo una vida que no han decidido.

✔ Tratamiento del apego desorganizado en Patricia Garzón

Soy Psicóloga especialista en EMDR, (Desensibilización y reprocesamiento por medio de movimientos oculares) una de las técnicas reconocidas a nivel mundial para abordar los trastornos de estrés postraumáticos, usuales en personas con apego desorganizado.

Si presentas ataques de ira o rabia, si a menudo usas la intimidación o estrategias coercitivas en tus relaciones personales, en Patricia Garzón podemos ayudarte, llama al 611 08 80 22 o pide cita a través del formulario.

Buscamos ofrecerte una terapia personalizada adecuada a tu situación en la que sesión tras sesión consigamos aceptar los recuerdos de manera que no interfieran en tu vida diaria.

¡Te mereces ser feliz!