¿Qué es el apego inseguro y qué traumas deja en las personas?

Tiempo de lectura: 6 minutos
2/5 - (1 voto)

El apego inseguro es, según la teoría del apego, un trastorno del vínculo que se desarrolla en la primera infancia y afecta a las relaciones sociales de una persona durante toda su vida. Dos de sus consecuencias más destacables son la dependencia emocional y el miedo a la intimidad. En este post de mi blog quiero explicarte en qué consiste exactamente para que, si es tu caso, puedas identificarlo y acudir a un terapeuta como yo.

¿Qué es el apego inseguro y cómo solucionarlo?

Antes de entrar de lleno en el apego inseguro, su herida y el trauma que deja es necesario conocer algunos aspectos generales. El apego es el vínculo que se crea entre el bebé y sus cuidadores debido a la necesidad que la criatura tiene de sobrevivir en un mundo que aún no conoce ni entiende y en el que sin ayuda no podría crecer ni desarrollarse.

Los adultos proporcionan al bebé cuidados básicos —como alimentos, descanso, protección— y también otros de índole emocional —como comprensión, cariño, ayuda— para enfrentar miedos o nuevas situaciones. Esto se conoce como crianza con apego, y a partir de esta relación el bebé comprende su mundo interior y exterior.

Si el bebé siente la suficiente confianza en sus padres o cuidadores como para poder disfrutar de su compañía y a la vez es capaz de alejarse sin sentirse desprotegido se desarrolla un apego seguro.

Por el contrario, el apego inseguro aparece cuando los padres no saben atender las necesidades básicas de su hijo y llega un punto en el que, para poder sobrevivir a ese dolor, incomprensión, frustración que le produce, el bebé se mantiene distante en lugar de reclamar la atención de sus padres. Es decir, que se muestra desconcertado en su presencia o incluso tras reclamar la atención comienza a llorar, lo cual significa que el bebé no siente la suficiente protección por parte de sus cuidadores.

apego-niños-patricia-garzon

¿Cómo surge el apego inseguro? Tipos de apego inseguro

El apego inseguro surge por la crianza de unos padres cuyas propias carencias emocionales les ha llevado a no atender correctamente las demandas afectivas de sus hijos. En consecuencia, podemos diferenciar hasta tres tipos de apego inseguro: el apego evitativo, el apego inseguro ambivalente y el apego desorganizado.

Apego evitativo

Este apego inseguro se da cuando los padres no atienden las demandas de atención del niño. Pueden hacerlo porque no saben cómo reaccionar ante lo que su hijo o hija les pide; o porque sean padres ausentes emocionalmente, por lo que les da igual las necesidades básicas de sus hijos. Por ejemplo, cuando un bebé llora y es ignorado de forma sistemática, aunque también puede darse al pasar por un duelo a una edad temprana.

En estas situaciones, el niño aprende a no mostrar sus emociones con el fin de evitar el rechazo, y esto, como sucede con los otros tipos de apego inseguro que veremos a continuación, se mantiene durante la edad adulta. La consecuencia más temprana será la independencia de estos niños, capaces de jugar solos o nunca pedir ayuda a sus padres.

El apego evitativo también puede confundirse con diferentes tipos de autismo o el síndrome de asperger, dado que también estos provocan un aparente distanciamiento por parte del niño.

Apego inseguro ambivalente

El apego inseguro ambivalente se da en niños cuyos padres muestran afecto hacia ellos de forma intermitente o exclusivamente cuando el niño llora con mayor intensidad, se enfada, chilla, etc. También es común en caso de divorcio de los padres.

El bebé aprende que solo recibirá atención cuando ponga todos sus esfuerzos en conseguirlo y, aun así, no siempre dará resultados. Estos niños muestran un ritmo cardíaco mayor y también un alto porcentaje de ansiedad debido a que permanecen en un continuo estado de alerta esperando una respuesta de sus cuidadores.

Apego desorganizado

El apego desorganizado aparece cuando los padres muestran una actitud coercitiva y agresiva hacia el niño o niña de forma impredecible. Es decir, su comportamiento no es el causante directo de la reacción de su cuidador o cuidadores, por tanto no sabrá cómo actuar para evitar un castigo y permanecerá en alerta constante conocida como “miedo sin solución”.

Para poder mantenerse cerca de su cuidador evitando el sufrimiento, el niño se disociará de la realidad sin ser consciente y adoptará una actitud de resignación y apatía. Conforme pasen los años, experimentará una sensación de falta de control y seguridad en diferentes situaciones, ya que no sabrá qué esperar de cada persona o situación.

apeo-autismo-patricia-garzon

¿Cómo detectar apego inseguro? Herida y trauma:

Este problema desarrollado durante la infancia se mantiene relativamente estable durante el resto de su vida, por lo que debemos hablar tanto de apego inseguro en niños como de apego inseguro en adultos. y se muestra sobre todo en las relaciones más cercanas en las que existe ese vínculo de seguridad, como suele ser una relación de pareja.

Dado que el apego afecta al vínculo y las relaciones personales, las personas con alguno de los tres tipos de apego inseguro tendrán problemas a la hora de desarrollar intimidad o vínculos cercanos en sus relaciones personales y de pareja especialmente. Pero para cada tipo de apego inseguro las consecuencias son muy distintas, por lo que la herida y el trauma no es algo que tengan en común todos ellos. Lo vemos a continuación:

Consecuencias del apego evitativo: Narcisismo y falta de intimidad

Con la llegada de la edad adulta, las personas con apego evitativo mantienen esta falsa autonomía y confianza en ellos mismos. Es por ello que se muestran pragmáticos ante cualquier adversidad a la que se enfrenten, llegando a parecer fríos e insensibles. Sin embargo, no es más que el apego inseguro construido en la infancia lo que les lleva a ser incapaces de pedir ayuda o explicar sus miedos y frustraciones.

Según Bowlby y la teoría del apego, las consecuencias del apego evitativo son:

  • Falta de confianza en las relaciones, pudiendo derivar en fobia social
  • Dificultad para entender las emociones propias y ajenas
  • Tendencia a huir cuando se experimenta un mayor grado de intimidad
  • Incapacidad para demandar afecto o expresar sentimientos de inseguridad
  • Visión distorsionada de los otros como débiles e inferiores, lo que puede conllevar al narcisismo
  • Tomar su opinión o punto de vista como el único posible

apego-adultos-patricia-garzon

Consecuencias del apego ansioso: Dependencia emocional y búsqueda de aprobación

Las personas con apego ansioso buscan incesantemente altos grados de intimidad. Necesitan que su pareja esté disponible y, cuando deja de estarlo, su nivel de ansiedad crece más que en otras personas, llegando a ser su único objetivo retomar el contacto, y obviando que los medios para conseguirlo no son los más adecuados.

La herida y trauma que deja esta variante se resume en las siguientes consecuencias:

  • Dependencia emocional
  • Exagerar sus necesidades para asegurarse de que el otro se encuentre disponible
  • Incapacidad de auto-calmarse
  • Excesiva protesta o demanda de atención especialmente cuando el vínculo puede romperse
  • Buscar aprobación
  • Dificultad para resolver los duelos
  • Tendencia a establecer relaciones con personas tóxicas
  • Baja capacidad de mentalización

Consecuencias del apego desorganizado: Necesidad de control y conductas agresivas

Las personas con apego desorganizado se encuentran en un estado de hipervigilancia, ya que creen que pueden ser agredidas en cualquier momento, es decir, sienten que están en peligro constante. Esto tiene duras consecuencias en la pareja, ya que la manera de protegerse y anteponerse de la persona con este apego inseguro es tomar duras estrategias de control.

Según la psicología, el apego desorganizado tiene una serie de consecuencias:

  • Trastorno de identidad disociativa
  • Visión del mundo como peligroso
  • No soportar ciertas sensaciones físicas
  • Rápida irritabilidad
  • Estrés postraumático
  • Ansiedad
  • Enuresis
  • Conductas agresivas especialmente en la adolescencia

apego-intimidad-patricia-garzon

¿Cómo trabajar el apego inseguro en adultos?

En la teoría del apego de Bowlby, este ofrece ciertos patrones para trabajar el apego inseguro en adultos de la mano de un terapeuta. En este caso, la labor del especialista en cuestión debe ser orientar al paciente a analizar su propia imagen y determinar quiénes son sus personas referentes, por las que tiene apego.

Con el seguimiento de los siguientes puntos, el paciente podrá hacer una reestructuración que le ayude a sanar la herida o el trauma generado progresivamente con ayuda profesional:

  • Que el paciente se sienta seguro.
  • Trabajar desde el origen del trauma, las relaciones de apego desde la infancia.
  • Que sea capaz de indagar y reconocer sus relaciones.
  • Detectar la relación entre su pensamiento y manera de actuar en el presente y las experiencias pasadas.
  • Que aprenda a valorarse a sí mismo.
  • Aprender a poner límites y crear relaciones equilibradas.

Apego inseguro: ¿cómo tratarlo?

Si te has identificado con algunos de los grupos de consecuencias de los diferentes tipos de apego inseguro y crees que afectan negativamente a tu vida, solo tienes que llamar al 611 08 80 22 o pedir cita conmigo. Me llamo Patricia Garzón y te abro las puertas de mi consulta para ofrecerte una variedad de terapias personalizadas para tratar tus problemas psicológicos en un ambiente cómodo y de confianza.

Si sufres apego inseguro, debes saber que más personas como tú ya han pasado por mi consulta para solucionar su situación conmigo, con el objetivo de poder vivir una vida más feliz. Porque tú también lo mereces. La ayuda profesional es la mejor manera de tratar este tipo de problemas. Te espero con los brazos abiertos.