Autoestima y autocuidado

¿Nunca has oído lo de que primero debes quererte a ti para poder querer a los demás? La autoestima y el autocuidado están fuertemente ligados, y es que el autocuidado es clave para lograr mejorar nuestra autoestima y mantener una relación saludable con nosotros mismos.

Esto afecta a la forma en la que nos relacionamos con los demás, el éxito que obtenemos en el trabajo o nuestra capacidad de hacer frente a la adversidad. Debemos incluir rutinas de autocuidado en nuestro día a día que enriquezcan nuestra vida y también mejoren nuestra salud, tanto física como mental.

Sin embargo, aunque queramos priorizar nuestras necesidades, por un motivo o por otro, acabamos dejándolas de lado y no nos prestamos la atención que merecemos. Algunas de las consecuencias que esto pueden provocar son estrés, ansiedad, depresión e incluso afectar a nuestra salud física, provocando fatiga o dolor de espalda.

Hoy en día hablamos mucho de la autoestima y del autocuidado y cada vez, son más las personas que son conscientes de la importancia que ello tiene para que seamos felices y estemos satisfechos o en paz. Aunque, tristemente, esto sigue sin ser suficiente.

A continuación, te dejo pautas para trabajar tu autoestima a través del autocuidado. Si las aplicas, verás como poco a poco te irás sintiendo mejor y también cómo cambia tu forma de percibir tu alrededor.

Guarda un momento a la semana para ti

Como he mencionado anteriormente, la rapidez con la que vivimos no nos da espacio para nosotros mismos y para dedicarnos unos minutos a cuidarnos. Uno de los primeros pasos más importantes es encontrar un hueco para ti, aunque esto sean solo 30 minutos.

>  Procrastinación en Psicología, ¿qué es, cuáles son sus causas y qué tipos tratamiento hay para superarla?

Que esto no te abrume. No tienes por qué empezar de golpe. Ese tiempo puede ser una hora a la semana, unos minutos cada día, o la forma que te resulte más cómoda. Por ejemplo, puedes dedicarte media hora después del trabajo a descansar en el sofá y escuchar tu álbum favorito de música. Cuando este se acabe, vuelta a la carga.

También puedes guardarte una tarde a la semana solo para ti. Una tarde o una mañana, dependiendo de tus obligaciones, para no hacer nada y desconectar del mundo.

Para conseguir esto, tienes que aprender a decir no. A veces saldrán planes en tu tarde especial, se alargará la jornada laboral más de lo debido, y tendrás que mantenerte firme y decir no, defender tu tiempo para trabajar tu autoestima y autocuidado.

Aunque al principio sientas que te estás perdiendo algo, o que es un gesto maleducado, comprenderás que todos debemos crear límites y poner barreras para protegernos y mantener relaciones sanas con nuestro entorno.

Dedicarle algo de tiempo a lo que te gusta

¿Siempre has querido ir a clases de fotografía? ¿No juegas al fútbol desde que eras pequeño? Hacer lo que nos gusta y lo que nos hace felices es una increíble manera de enriquecer nuestra autoestima y autocuidado.

Es fácil perder el rumbo. Es fácil poner el modo avión y dejar que los días y las semanas pasen sin encontrar algo que nos ilusione o que dé más sentido a nuestra vida. Debemos incluir pequeños momentos que nos nutran y nos hagan sentir mejor.

Si te gusta dibujar, asegúrate de que al menos has dibujado una vez a la semana. Si disfrutas haciendo ejercicio, ve al gimnasio. No te sientas culpable por dedicarte el tiempo que te mereces y utilizarlo en actividades que te hagan sentir mucho mejor.

>  La luz de gas o gaslighting y psicópatas narcisistas: sobre abuso emocional

Es importante tener tu propia vida y ser independiente, para que la vida de la otra persona no se vuelva tu vida. Es importante tener tus espacios y tiempos, estando solo o en pareja. Así será más difícil que perdamos nuestra independencia y no tendremos miedo a quedarnos solos.

Nutre tu cuerpo

Una de las primeras pautas de autoestima y cuidado personal es prestar atención a nuestro cuerpo y nutrirlo como es debido. En un primer momento, no puede parecerlo, pero alimentarte adecuadamente afecta increíblemente a tu autoestima y a tu estado de ánimo.

Necesitas nutrientes, necesitas energía y el combustible adecuado para que tu cuerpo esté sano y fuerte. Esto implica carbohidratos de absorción lenta por la mañana, como avena o cereales; una buena cantidad de verduras y frutas y proteínas sanas como las legumbres o el pollo.

El objetivo de comer sano no debería ser bajar de peso, sino cuidar tu cuerpo y poco a poco ir trabajando tu autoestima. Prueba introduciendo alimentos sanos en tu dieta y verás cómo notas la diferencia.

Mímate

autoestima-relacion-autocuidado

Hay veces que darnos un capricho y mimarnos más de lo normal es necesario. Es una de las formas de autocuidado más fáciles de llevar a cabo y que mayores efectos inmediatos tiene. Esto puede ser hacerte la manicura, comprar un nuevo ordenador, comer algún tipo de comida que te haga ilusión o apuntarte a ese curso de cerámica que llevas tiempo queriendo hacer.

Uno de los sentimientos que más se interponen en el autocuidado y autoestima es la culpabilidad. Nos sentimos culpables por “ceder”, por tener “caprichos” o por no tener tanta “productividad” como el mundo espera que tengamos.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Te mereces cuidados, te mereces tener un capricho de vez en cuando. Date pequeños premios y motívate con cosas que te hagan ilusión. Si has tenido una subida de sueldo, compra esos zapatos que llevas tiempo queriendo. Si has aprobado todas las asignaturas de la universidad, sal con tus amigos aunque sea entre semana.

>  Mi pareja me genera ansiedad ¿Cómo lo afronto?

Acudir a terapia

No debemos esperar a tener ansiedad o depresión para acudir al psicólogo. Ir a terapia es un ejercicio de autocuidado que nos dará una infinitud de herramientas para nuestro desarrollo personal y facilidades para ser más felices.

Esto te ayudará a conocerte mejor y a tomar responsabilidad sobre los problemas que se presenten en tu día a día. Por ello, no dudes en hablar con una persona especialista en salud mental.

¿Quieres conocer más formas de cuidarte? Entonces te recomiendo que no dejes de visitar mi blog para descubrir más consejos sobre psicología y autocuidado.