12 recomendaciones para aumentar tu autoestima

La autoestima es el concepto o valoración que cada cual tiene de sí mismo.

Esta valoración personal puede ser negativa o positiva. Además, puede variar dependiendo de las experiencias que se suceden en la vida, la forma de asimilarlas y de procesar la información recogida en cada momento. Este es el motivo por el que es un concepto de esencia variable.

Según la corriente cognitiva, la autoestima es un componente determinante de la salud mental de las personas. Esta variable actúa sobre el estado de ánimo y la forma de percibirnos y comportarnos con nosotros mismos y con todos aquellos que nos rodean en el día a día.

Una baja autoestima actúa como causa y consecuencia en la base de muchos trastornos psicológicos en los que se instalan determinados pensamientos automáticos negativos y juicios irracionales, generando así distorsiones cognitivas.

Dado que una baja autoestima condiciona la forma de percibirse a uno mismo y a su entorno, limitando las posibilidades a la hora de interactuar, es importante identificar nuestro nivel de autoestima para realizar las correcciones necesarias cuando estemos atravesando un mal momento en nuestra vida. 

Antes de explicarte una serie de recomendaciones y formas de mejorar la autoestima, vamos a ver algunos síntomas que te pueden alertar sobre si una autoestima baja está en la base de los trastornos que te pueden estar afectando a día de hoy.

autoestima

Señales para identificar una baja autoestima

Si te identificas con alguna de los siguientes sensaciones o pensamientos, deberás trabajar ciertas formas para mejorar la autoestima:

  • Consideras que no merece la pena poner empeño en objetivos porque de antemano estás convencido de que no los conseguirás. 
  • Evitas las relaciones sociales por miedo a no ser aceptado, anticipando las respuestas que obtendrás de los demás, sin dar opción a que ello ocurra en tu día a día.
  • Sientes una gran inseguridad fuera del entorno que controlas y necesitas constantemente que los demás aprueben lo que piensas y haces.
  • Evitas expresarte libremente porque consideras que tus opiniones no valen nada y que pueden provocar rechazo. Consideras que los demás son superiores a ti.
  • Tienes complejo de inferioridad y por ello crees que no tienes derecho a que en tu vida haya buenos momentos.
  • Atribuyes los éxitos a la suerte y los fracasos a tu forma de ser.
  • Nunca o casi nunca estás satisfecho con tus actuaciones porque consideras que no están a la altura de lo que deseas o piensas.
  • Habitualmente dejas las cosas a medias porque pierdes el interés con facilidad, sintiéndote después culpable, lo cual rebaja aún más tu autoestima. 
  • Prefieres dejarte llevar que tomar decisiones porque estás convencido de que siempre te equivocas y eliges el camino que te conduce al fracaso.
  • Te sientes habitualmente inquieto, culpable y con síntomas de ansiedad.
  • No eres capaz de poner límites a los demás por miedo a las consecuencias  y permites que quienes te rodean se impongan sobre tus derechos, abusando de ti en la mayoría de ocasiones.
  • Envidias la vida de otros y/o estas obsesionado con su imagen que desearías para tu propia persona. 
  • Solo ves tus defectos y eres incapaz de pararte a pensar en tus fortalezas, capacidades y cualidades.
  • Crees que todo el mundo te critica y que eres una persona que no importa a nadie.

Para solucionar este tipo de pensamientos y sensaciones limitantes, tienes que empezar a ver cómo reforzar tu autoestima, para tomar conciencia de tu valor y de lo que puedes aportarte a ti mismo y a los demás modificando sencillos patrones de conducta.

autoestima

Recomendaciones que te ayudarán a aumentar tu autoestima

Las concepciones erróneas sobre la perfección, la fijación de pensamientos estáticos recogidos por una sola vivencia negativa, el victimismo continuo,  la radicalización de ideas…  Este tipo de cuestiones hacen que muchas personas lleguen a un reduccionismo en su posición mental, frente a sí mismos y su entorno generando importantes barreras que se pueden evitar.

Siguiendo con constancia y voluntad algunas de las recomendaciones que te vamos a presentar, puedes alterar positivamente tu grado de autoestima para sentirte mejor contigo mismo y con el entorno que te rodea.

  1. Céntrate en identificar y conceder el valor que merecen tus capacidades y explótalas siempre que puedas, poniendo la atención en la satisfacción que te produce y no solo en los resultados.
  2. Márcate objetivos y metas reales que supongan un esfuerzo, pero sean posibles, y cambia tu pesimismo por expectativas más razonables y adaptadas a un esfuerzo sincero para mejorar una autoestima baja.
  3. Date ánimos, piensa que con esfuerzo y dedicación puedes conseguir logros que te pueden sorprender y hacerte sentir una gran satisfacción.
  4. Considera que para triunfar primero hay que aprender y esforzarse.  El  aprendizaje implica error, así que debes considerar los fracasos de una forma más positiva para que no dañen tu autoestima y a su vez te ayuden tomar impulso y avanzar.
  5. Si estás atravesando una época de grandes fracasos y tienes la autoestima por los suelos, comienza a activarte, primero fijándote pequeñas metas que puedas conseguir muy fácilmente. De manera progresiva ve aumentando el grado de dificultad en su consecución.
  6. Acepta las críticas de una manera positiva cuando te sientas identificado, usándolas para mejorar y trabajar el autoconocimiento. Rechaza todas las que no sean justificables y solo sirvan para dañarte, quitandoles importancia en la medida de lo posible.
  7. No te compares con los demás para hacerte daño y sentir un complejo de inferioridad que disminuye tu autoestima. No es oro todo lo que reluce.  Detrás de esa imagen ideal que tanto anhelas también hay errores humanos, penalidades escondidas y defectos que desde tu posición no puedes o no quieres ver.
  8. Céntrate en ti y dedica tiempo a realizar actividades sanas y positivas con las que te sientas bien.
  9. Aprende a disfrutar de tu soledad impuesta o elegida y aprovecha los momentos que puedes compartir socialmente de una forma cómoda y segura. Elimina los prejuicios e ideas preconcebidas.  Nuestro entorno refleja una proyección de nosotros mismos como si de un espejo se tratara. Por ello,  si quieres que te respeten, primero deberás respetarte tú.
  10. Analiza y toma el control de tu vida para dejar atrás progresivamente y con constancia todo lo que te impide avanzar: Recuerdos dolorosos, amistades tóxicas, actividades que no te ayudan a superarte.
  11. Acéptate para mejorar tu autoestima. Ningún ser humano es perfecto. En todo caso la perfección es un concepto que implica una trascendencia que supera lo puramente físico y visible. Aprende a relativizar tus percepciones.
  12. Y cuando te encuentres en un estado decaído, piensa que tu eres el dueño de tu vida.  Por tanto,  en tu mano está actuar para cambiar las cosas y ser más feliz.

Otra forma de mejorar la autoestima es apoyarte en profesionales de la psicología. Nos ayudarán a generar recursos personales para utilizar en los momentos en los que sentimos que nuestra autoestima está más baja y esto influye de manera directa en la manera en que percibimos el entorno que nos rodea.

☝ El primer paso para empezar a disfrutar de las cosas, es empezar a disfrutar de ti mismo.