Cefaleas tensionales y ansiedad. ¿Cómo se relacionan?

Tiempo de lectura: 4 minutos
5/5 - (1 voto)

El cúmulo de responsabilidades que se deben cumplir diariamente puede llegar a provocar ansiedad, sin importar la edad, estilo de vida o sexo de la persona, pudiendo desembocar en cefaleas tensionales y ansiedad. Esta consiste en una contracción muscular prolongada que causa dolor en los ojos y una presión en la cabeza.

Estos malestares, si no son tratados a tiempo y con las medidas adecuadas, pueden llegar a ser más frecuentes y cambiarán la vida de quien lo padece, ya que no permitirán que pueda descansar correctamente ni concentrarse en cualquier actividad que se desee desarrollar.

Las cefaleas tensionales provocadas por ansiedad pueden ser peligrosas para cualquier persona cuando perduran por largo tiempo, ya que el dolor aumentará de forma progresiva y podría desembocar en el desarrollo de otras enfermedades graves.

¿Cómo se relaciona las cefaleas tensionales y ansiedad?

Es vital reconocer si el estilo de vida que se tiene es el correcto o no, ya que cualquier persona que se encuentre en un entorno con diversos factores que causen estrés podría encontrar detonantes que activen cefaleas tensionales y ansiedad.

Si se desarrollan actividades laborales con personas y entornos poco favorables, es posible que se desequilibre la salud mental y física de cualquier individuo, ocasionando que la ansiedad afecte en la toma de decisiones, concentración o desempeño de las labores.

Este trastorno puede causar agitación, preocupación, inseguridad, miedo y presión corporal. Dicho conjunto de elementos es probable que lleve a la persona a padecer de cefalea tensional que, al no ser atendida a tiempo, puede incrementarse y convertirse en migraña u otro problema mayor.

Cefaleas tensionales y ansiedad: síntomas principales

Por lo general, los síntomas de una cefalea tensional pueden cambiar de forma progresiva, iniciando con malestares leves como un dolor de cabeza que puede ir aumentando si no es tratado por medicamentos o ejercicios de relajación.

Las cefaleas tensionales pueden causar una especie de sordera, sensibilidad en el cuero cabelludo, dolor en el cuello, hombros y presión en la frente o laterales de la cabeza.

Sin embargo, existen otros síntomas comunes que pueden aparecer a medida que se prolongue el tiempo, como los siguientes:

  • Parpados caídos
  • Vértigo
  • Nauseas
  • Lagrimeo
  • Vómitos
  • Enrojecimiento en los ojos
  • Espasmos faciales
  • Dilatación de las pupilas

Antes de llegar a este punto, es aconsejable dirigirse hacia un profesional para que realice un chequeo general y ofrezca un tratamiento a tiempo. De esta manera, se pueden evitar cefaleas tensionales y ansiedad crónica que puedan llegar a afectar a la vista, causar fiebre, debilidad corporal o, incluso, dificultad para hablar o recordar algunas cosas.

cefaleas-tensionales-ansiedad-2

Dolor de cuello y cabeza

Existe una variedad de tipos de cefaleas que se transforman dependiendo del tipo de estrés que posee la persona, como la migraña, las cefaleas tensionales, la crónica o la cefalea en racimos.

Por ello, es prudente que, al momento de sentir malestar en el cuello y cabeza en zonas concretas, se busquen opciones para calmar dicha molestia y estar atentos a que no tenga una duración mayor a 24 horas.

Para este tipo de síntomas no es necesario realizar chequeos médicos. Solo cuando estos síntomas se prolonguen en el tiempo será necesario contar con la asistencia de un médico, quien realizará una serie de preguntas para conseguir descubrir las posibles causas.

Si el malestar es grave, será necesario realizar una resonancia magnética para observar con mayor detalle la cabeza y poder identificar si el problema es interno. También es posible que se solicite un análisis de orina o el monitoreo de la presión arterial.

Se debe tener en cuenta que las cefaleas tensionales y la ansiedad pueden ser hereditarias. Si los abuelos o padres fueron personas que sufrieron de esta clase de malestares, es posible que los hijos o nietos durante su adolescencia y adultez sufran de este mismo padecimiento.

¿Cómo quitar dolor de cabeza por estrés?

Las cefaleas tensionales causadas por el estrés son padecimientos que se pueden experimentar en cualquier momento de la vida, pero al convertirse en dolores de cabeza a causa del estrés es prudente evaluar un cambio de rutina o crear nuevas actividades que ayuden a resolver el problema.

Se puede evitar un alto nivel de intensidad de cefaleas tensionales y ansiedad siguiendo estos seis simples pasos:

  1. Realizando ejercicios físicos de forma continua.
  2. Evitando el consumo excesivo de alcohol, cafeína o tabaco.
  3. Realizar una dieta alimenticia sana, agregando frutas y verduras.
  4. No abusar con el consumo de medicamentos.
  5. Dormir por la noche sin interrupciones.
  6. Bebiendo alta cantidad de agua durante todo el día, para evitar que el cuerpo se deshidrate.

Estos nuevos hábitos de vida permitirán que los pacientes puedan drenar de forma sana y sencilla cualquier tipo de estrés, ayudando que su cuerpo y mente estén más activos y fuertes para combatir cualquier tipo de ansiedad o cefalea.

cefaleas-tensionales-ansiedad-3

¿Cómo tratar las cefaleas tensionales causadas por el estrés?

Las cefaleas tensionales son las primeras consecuencias de una vida con estrés y ansiedad, y, por tanto, deben ser asistidas con tiempo para que los daños no sean mayores.

Por ello, es recomendable que las personas que se sienten presionadas por sus rutinas diarias busquen alternativas y soluciones para drenar esos síntomas y lograr equilibrar sus energías con ejercicios de relajación o control de respiración profunda.

Entre las actividades más aconsejables por los médicos destacan las clases de yoga o pilates, las cuales ayudan a que las personas desconecten de los problemas y puedan relajarse por varios minutos. Esto logra que su cuerpo deje a un lado la tensión y despeje la mente de cualquier alteración.

De esta manera, se pueden realizar distintas actividades y cambio de hábitos que ayudarán a calmar los padecimientos que las cefaleas tensionales y la ansiedad causan en el organismo. No hay que vivir con dolores que perturban la tranquilidad y el desempeño sano del cuerpo y la mente.

Simplemente se debe prestar atención a los posibles malestares que el cuerpo expone activando alarmas de dolor, para tomar las medidas adecuadas a tiempo. Contacta conmigo si necesitas ayuda para definir las causas que están provocando estos problemas de cefaleas tensionales y ansiedad, y veremos las formas más óptimas para recuperar tu vida normal.

Psicóloga Licenciada, Máster en Psicología General Sanitaria y Máster en EMDR.