Celos patológicos u obsesivos: cómo controlarlos

Vivir una relación no siempre es fácil y es que esta puede contaminarse de múltiples factores como pueden ser la desconfianza o la envidia. Mantener esta actitud durante un largo periodo de tiempo no solucionará las cosas, sino que las empeorará, llevando a sufrir celos patológicos y obsesivos hacia tu pareja.

El deterioro de la comunicación es una de las causas fundamentales, pero, ¿cómo podemos devolverla? ¿Cómo solucionar este problema? En este post explicaremos los principales síntomas y las recomendaciones de los expertos para acabar con esta patología mediante tratamiento psicológico.

¿Qué son los celos patológicos u obsesivos?

Los celos, el sentimiento violento por el que nos da miedo perder a una persona importante en nuestra vida, es una de las principales razones por la que las parejas acuden a terapia o acaban rompiendo una relación. Pero ¿qué pasa cuando estos llegan al extremo?

Cuando llegan a ciertos límites, en los que se dan con mucha intensidad y durante un tiempo reiterado, podemos hablar de celos patológicos o celotipia, que crean en la persona que los tiene una visión distorsionada de la realidad y un comportamiento compulsivo de control sobre la vida de la pareja sentimental.

Además, aunque estos se conecten principalmente con la sensación de pérdida y, por ende, con el amor, nada queda más lejos de la realidad. El principal móvil de la persona celosa son el control, la desconfianza y el sentimiento de inferioridad.

Síntomas más frecuentes de los celos patológicos

¿Tienes dudas sobre si sufres celos patológicos? Estos pueden confundirse fácilmente con unos celos normales, ya que solo son el principio del camino, pero existen una serie de elementos que los distinguen y que se dan en la mayoría de los casos en diferentes proporciones.

A continuación, mencionaremos algunos de los más importantes con el fin de identificar la celotipia lo antes posible y poder tomar medidas con profesionales.

Miedo a perder a la pareja sentimental

El principal síntoma por el que aparecen los celos patológicos es el miedo a perder a la pareja o a un ser querido. La persona vive una realidad incuestionable en la que se imagina al otro/a siéndole infiel o engañándolo constantemente, por lo que comienza a analizar meticulosamente cada movimiento que realiza para descubrirlo.

Comportamiento obsesivo

Debido a lo anterior, comienza a tener un comportamiento obsesivo con las acciones de su pareja: vigilándola, registrando los mensajes de su móvil, controlando sus salidas, intentando separarlo de sus amistades, buscando cada mínimo detalle que evidencie que está siéndole infiel… etc.

celos-patológicos

Esta vigilancia contante provoca el cansancio del compañero/a, que comienza a aburrirse para, al final, acabar dejando la relación. Se trata de una incongruencia en la que, cuanto más intentas retenerlo contra ti, antes se acabará yendo.

Situaciones imaginarias

El delirio es otra de las características por las que se define ese comportamiento compulsivo, debido a que, como ya hemos mencionado, la persona celosa vive en su propia realidad, una realidad en la que comienza a imaginar situaciones e intenciones que no existen. Por ejemplo, pensar que ese amigo de su pareja lo que realmente quiere es quitársela.

Consecuencias en tu rutina

No obstante, también existen casos en los que esto tiene consecuencias físicas sobre el cuerpo de la persona con celos patológicos: las rutinas de sueño cambian, la ansiedad se apodera de nosotros, queremos tener todo el rato la sensación de control que realmente es un “falso control” de todo, se empieza a dormir muy poco y el deterioro de la apariencia es una realidad, la fatiga, el mal humor, la desgana, la tristeza, etc.

Causas y consecuencias de la celopatía

Las causas de los celos patológicos no siguen una misma línea para todas las personas, no es una norma general, ya que los afectados suelen presentar diferentes estilos de vida e infancias. No obstante, sí que podemos sacar algunos en común.

  • Inseguridad y baja autoestima: Las personas con esta patología suelen llevar a sus espaldas problemas de confianza y seguridad, influenciados por sus propios pensamientos o comportamientos extraños en la pareja que, por falta de comunicación, no se aclaran y llevan a la creación de historias irreales en la mente de la otra persona.
  • Problemas en la infancia: Este tipo de afectados presenta, en su mayoría, problemas durante la época en la que ha sido un niño. Por ejemplo, la separación de sus padres o una gran ausencia emocional de estos en su desarrollo.
  • Personalidad problemática: Conocer la psicología de este tipo de personas ayuda a saber si estos comparten ciertas pautas de comportamiento a estudiar. En este caso, suelen ser personas con tendencia a exagerar la realidad, dramáticas, posesivas y controladoras. También es posible que tengan problemas de habilidad social y que por ello piensen que, si les dejan, se van a quedar solas.
  • Actitud ante una pareja: Todas las causas anteriores forman la cultura en la que se mueve y piensa una persona y existen algunas para las que una pareja es una simple posesión. Por ello, tienden a preocuparse por ver cómo se les ve socialmente y no quieren que nadie tenga algo “suyo”. Por otro lado, también hablaremos sobre las consecuencias, de las que sí podemos sacar conclusiones reales y generales (la mayoría acaba de la misma manera, aunque los casos sean diferentes).

celos-patológicos

  • Infelicidad: La persona que sufre estos celos patológicos vive en un estado de infelicidad constante, en una realidad imaginaria que le hace ver cosas que no son verdad. Esto provoca un estado de sufrimiento que necesita ser tratado profesionalmente.
  • Inestabilidad emocional: Esta sensación de sufrimiento y depresión hace que se suceda, finalmente, un estado de dependencia emocional hacia la pareja, donde se llevan a cabo actos desesperados como la agresión física o verbal, el suicidio, o la violencia.
  • Destruye la comunicación: Los celos patológicos destruyen la confianza de la pareja desde la mentira y la acusación falsa. Es “el principio del final” y no todos los afectados lo saben hasta que se produce.
  • Acaba con la relación: Suele ser la consecuencia más general donde acaban la mayoría de los casos. La otra persona se cansa de la situación y, tras una dura separación debido a la mencionada inestabilidad emocional, dejan de estar juntos.

¿Cómo controlar los celos obsesivos? Tratamiento profesional

Si eres una persona celosa que ha llegado a extremos que no esperaba, existen una gran variedad de formas de superarlo y tratarlo de manera efectiva. No obstante, solo hay un camino para realizar este tipo de tratamientos y comprobar que sean óptimos a largo plazo, y es mediante terapia psicológica.

celos-patológicos

Un profesional de la salud es el más cualificado para devolver a la persona a la realidad y hacerle ver que todos los pensamientos acarreados hasta ahora eran solo infundados por un estado de dependencia emocional y control compulsivo, que tiene como base el miedo.

A través de este tipo de terapias, se ayudará al paciente a tratar una serie de problemas:

  • Ayudarle a aceptarse a sí mismo.
  • Cambiar su comportamiento que le permitan tener otras motivaciones.
  • Adoptar formas de reconocer los episodios de celos patológicos.
  • Reforzar la confianza en la pareja.

No obstante, solo se podrán llevar a cabo estos tratamientos si el paciente está abierto a ello y es colaborativo con la situación. Si este va por obligación o por presión externa, con mayor dificultad podrá superar sus miedos o aceptar las diferentes realidades en las que se encuentra su cabeza.

¿Estás buscando un profesional de la salud que trate esta patología? En Patricia Garzón trabajamos para superar cualquiera de tus problemas y controlar los celos patológicos. No lo dudes más y contacta con nosotros para ayudarte en todo lo que necesites.