Cómo acercarme a mi pareja después de una discusión

Después de exponer claramente vuestras posturas habéis discutido y os habéis distanciado. Este rechazo no tiene por qué ser para siempre si aprendes cómo acercarte a tu pareja después de vivir estos instantes difíciles pero, a su vez, normales en cualquier tipo de relación.

Gestionar las discusiones es uno de los temas que se trata en las terapias de pareja. En nuestro blog te hemos ofrecido algunos post sobre este tema como:

En esta ocasión vamos a centrarnos en diferentes pautas que debes seguir para recuperar la confianza en la pareja y, por tanto, volveros a acercar y conseguir que vuestra relación se estabilice

7 consejos sobre cómo acercarme a mi pareja

Lo primero que debes plantearte es que las discusiones de pareja son comunes y que no son problemáticas siempre y cuando no se conviertan en una rutina.

Es completamente normal que tengáis formas diferentes de ver el mundo y que a veces choquéis, pero es importante que le pongáis freno y aprendáis como acercaros a vuestra pareja después de una discusión.

Cada relación es un mundo. No obstante, te damos algunas pautas que suelen funcionar.

Nunca ignores a tu pareja

Cuando estamos enfadados es cierto que tendemos a alejarnos de la otra persona, pero es lo peor que podemos hacer, ya que un pequeño problema puede hacerse una gran bola de nieve si no se frena a tiempo.

Esperar a estar más tranquilos y entonces hablar del tema. Deciros todo lo que sentís y qué os ha molestado, guardar rencores durante mucho tiempo puede ser la causa de una futura ruptura.

Reprocharle al otro sus palabras

Cuando nos planteemos cómo acercarnos a nuestra pareja debemos tener claro que debemos dejar a un lado aquellas palabras hirientes que os dijisteis en plena discusión.

Es normal que se digan cosas que no sentimos cuando nos enfadamos, por lo que lo mejor es no darles demasiado relevancia a ciertos comentarios.

Si en algún momento algo te ha hecho daño díselo pero sin reproches, simplemente para que te entienda y sepa cómo te sientes.

Profundizar en los motivos de la discusión

Antes de ver cómo acercarte a tu pareja, es importante que pienses por qué habéis discutido realmente. Y es que es bastante común que el motivo de vuestro enfado no sea ese realmente y haya algo detrás.

Las discusiones cotidianas muchas veces enmascaran problemas mayores como los celos, la falta de comunicación o la insatisfacción en la pareja. Una vez des con el problema comentaselo  y hablar de ello antes de que sea demasiado tarde.

Pide perdón

Para aprender cómo acercarnos a nuestra pareja en estos momentos tan complicados lo primero que debemos saber es pedir perdón.

El orgullo no va a llevarte a ningún sitio y seguro que parte de culpa tienes por lo que da el primer paso y pídele disculpas por lo ocurrido.

Con esta actitud seguro que tu pareja se relaja y acaba disculpándose también por lo que ha hecho mal, fuera rencores y orgullo, no llevan a nada bueno.

No hablar durante días

Una actitud bastante común en parejas que discuten es dejarse de hablar durante días e incluso semanas.

Esto es un claro error, ya que según pasa el tiempo te vas alejando cada vez más de tu pareja y cuesta cada vez más recuperar la confianza que antes teníais.

Te recomendamos que no te vayas nunca a la cama tras una discusión, no hay nada peor que los sentimientos se enquisten y finalmente saquemos conclusiones derivadas de una versión de los hechos que ha ido cogiendo forma con el paso de los días.

Haz una pausa

Para acercarte a tu pareja tras una discusión es inteligente hacer una pausa cuando el clima se acalora demasiado y solo se repiten ideas en bucle.

Tranquilizaros, tomaros un respiro, salir a dar un paseo y cuando tengáis las ideas más claras hablar de ello.

De esta forma, será más sencillo desconectar de la negatividad que os ha producido esta discusión y podréis interpretarla desde un punto de vista más racional.

Con esto no me refiero que tomes distancia durante días ya que, como hemos dicho antes los sentimientos se enquistan y podría ser mucho peor, con un rato es suficiente.

Mejora tu actitud

Un error bastante común es pensar que nosotros no tenemos la culpa. Si queremos aprender cómo acercarnos a nuestra pareja lo primero que debemos de hacer es mirar hacia dentro y ver qué hacemos que pueda molestarle.

Intenta ponerte por un momento en su piel y cambia aquellas actitudes que han dado lugar a esa discusión tan desagradable.

Piensa que, en la mayoría de los casos, no existe una única realidad y ambos sois culpables de ese enfrentamiento.

Qué es lo que nunca debes hacer después de una discusión

Ahora que ya hemos hablado sobre cómo acercarte a tu pareja te vamos a comentar aquellas conduzcas que debes evitar a toda costa después de haber discutido.

  • Hablar de temas pasados. Los reproches sobre antiguos conflictos son una lacra muy pesada que te impedirá reconciliarte.
  • Decir todo según lo pienses. Con esto no quiere decir que ocultes tus sentimientos pero hay formas de decir las cosas menos hirientes.
  • Ser el juez de la discusión. Lo más probable es que la culpa sea de los dos, por lo que no deberías sacar un veredicto sin pensarlo bien antes.
  • Castigar a la otra persona con el látigo de la indiferencia. Si adoptas esta actitud las discusiones cada vez serán más frecuentes.
  • Compartir vuestra discusión con amigos. Lo que pasa dentro de una pareja debe de quedar entre vosotros.

¿Ya sabes cómo acercarte a tu pareja después de haber discutido? Dicen que las reconciliaciones son dulces así que merece la pena intentarlo.

¿Te está costando? Si necesitáis ayuda a lo mejor es el momento de acudir a terapia de pareja. Ponte en contacto conmigo y revisaremos cuál es vuestro caso en concreto.