¿Cómo saber cuándo ir al psicólogo? Síntomas a tener en cuenta para necesitar ayuda profesional

Son muchas las personas que ante situaciones desbordantes se plantean la posibilidad de pedir ayuda psicológica, pero no se deciden porque no tienen claro cuándo ir al psicólogo, o cuándo se puede alargar la espera y seguir afrontando en solitario los difíciles obstáculos que muchas veces nos plantea la vida.

Por eso, en este artículo te vamos a hablar de las señales de alarma que te ponen sobre aviso y te alertan sobre cuándo ir al psicólogo.

Ante las situaciones desbordantes casi todo el mundo suele recurrir al consejo de las personas más próximas de su entorno, como pueden ser los padres o amigos muy íntimos, para así conseguir ver el problema desde otro ángulo diferente y obtener algún tipo de solución ante el bloqueo propio.

Pero en algunas ocasiones las respuestas obtenidas no son adecuadas o completas para conseguir una solución al sufrimiento, o al menos aprender a paliarlo.

En cualquier caso, negar el problema y continuar conviviendo con él supone entrar en un bucle que puede ser muy autodestructivo, mientras que plantearte si necesitas ayuda psicológica urgente, te pone en el buen camino.

Deberás de tener claro que quizá tengas que someterte a una psicoterapia adecuada que primero te ayude a identificar y reconocer el problema, para después aprender las herramientas psicológicas que te harán salir más fortalecido.

cuando ir al psicólogo

Situaciones en las que debes pedir ayuda psicológica

  • Cuando aparece una situación conflictiva en tu vida en la que notas que te faltan los recursos para su resolución, debes hacerte la pregunta ¿necesito un psicólogo?
  • Ante la aparición de una serie de síntomas que empiezan a deteriorar tu calidad de vida, tales como el desinterés por cuestiones y actividades que siempre te han motivado.
  • Cuando comienzas a tener insomnio, falta de lívido, sensación de agobio, y ansiedad continua entre otros trastornos, es el momento de ir a psicólogo.
  • Si la sensación de vulnerabilidad ante tu entorno resulta tan amenazante que te impide llevar una vida normal, favoreciendo tu aislamiento total.
  • También hay que ir al psicólogo, cuando has tratado de enfrentar los problemas con distintas soluciones, sin encontrar una salida.
  • Si sientes que la vida ya no tiene sentido para ti y los problemas que te abruman no tienen solución, tienes que hablar con un psicólogo.
  • Para conseguir nuevas herramientas, que favorezcan tus habilidades sociales, tienes que ir a un psicólogo particular.
  • Si comienzas a sentirte mal y cada día te cuesta más continuar con tus actividades cotidianas, sean laborales domésticas, académicas, o sociales, tienes que empezar a pensar cuándo ir al psicólogo y pedir la primera cita.
  • Cuando eres incapaz de mantener el control de tus emociones, dando rienda suelta a tu irritabilidad, tristeza, o ansiedad, necesitas un psicólogo urgente.
  • Si te estás castigando continuamente por un trauma del pasado, que te bloquea, e impide seguir adelante.

De forma general, la respuesta sobre cuándo ir al psicólogo es: siempre que notes que algo ha cambiado dentro de ti, y te hace sentir bloqueado e infeliz, es el momento de pedir ayuda profesional, porque cualquier circunstancia que provoca sufrimiento dependerá mucho de nuestro punto de vista, esto es de la forma en que afrontemos esas circunstancias adversas.

cuando ir al psicólogo

Algunos conflictos personales requieren de la ayuda de un especialista, porque las técnicas profesionales están fuera del alcance de tus familiares y amigos, que además siempre estarán condicionados por una visión subjetiva afectiva, y por intereses particulares, a diferencia del psicólogo.

Un psicólogo es un profesional con estudios universitarios específicos, por lo que dispone de todos los conocimientos científicos para ayudarte a superar todos los trastornos psíquicos y conflictos que atormentan la mente, e incluso aquellos que puedes estar somatizando con manifestaciones a nivel orgánico, como pueden ser problemas de prurito en la piel, trastornos gastrointestinales, u otros.

La ayuda psicológica te fortalecerá, y te dará herramientas no sólo para superar el momento presente, sino cualquier otro conflicto que se te pueda presentar en el futuro.

Problemas más comunes que atienden los psicólogos

Para que tengas más claro cuándo ir al psicólogo, además de las causas generales que hemos mencionado más arriba, a continuación, enumeramos otras causas concretas muy habituales:

  • Cuándo te sientes muy presionado y con mucho estrés.
  • Si sientes cambios importantes en tu estado de ánimo, porque quizá estás padeciendo depresión, estas señales de tristeza, y mal estar vital te están indicando cuándo ir al psicólogo.
  • También tienes que plantearte cuándo ir al psicólogo, si has sufrido un ataque de pánico.
  • Cuando sientes ansiedad.
  • Las personas que quieren superar sus adiciones no sólo a sustancias nocivas como el alcohol, tabaco o drogas, sino también al juego, compras compulsivas, u otras dependencias.
  • Si crees que estás padeciendo anorexia, o bulimia.
  • Cuando necesitas mejorar tus habilidades sociales, o tienes problemas de relación por timidez, o fobia social.
  • Cuando sientes que no te quieres lo suficiente, y además no confías en tus posibilidades, ir al psicólogo te ayudará a recuperar la autoestima.
  • También hay que ir al psicólogo para terminar con fobias y miedos que están frenando tu avance en la vida.
  • Si tienes trastorno de personalidad, o eres incapaz de controlar tus impulsos y emociones.
  • Un psicólogo también te puede ayudar a solucionar todo tipo de trastornos en el ámbito sexual.
  • En el caso de separaciones de pareja, pérdida de seres queridos, o conflictos de familia.
  • Si has sufrido una situación muy traumática en tu vida, como malos tratos, has sido víctima de terrorismo, protagonista de una catástrofe, o violación, necesitas la ayuda psicológica lo antes posible para superar el trauma.
  • También en muchos casos los problemas laborales pueden producir importantes trastornos psíquicos que requieren de la intervención profesional de un psicólogo.
  • En el caso de estar sufriendo algún tipo de enfermedad física cuyo origen está en tu mente, tu médico te mandará a un psicólogo para mejorar, o terminar con la causa de estas enfermedades psicosomáticas, a través de las necesarias sesiones de terapia psicológica.

En qué consiste la Terapia Psicológica

Muchas personas piensan que quizá deberían acudir a la consulta de un psicólogo, pero no saben que conseguirán allí, ni en qué consistirán las sesiones, así que si estás en esta situación te explicamos algunas cuestiones para intentar aclarar tus ideas.

En principio cuando hay que ir al psicólogo, se realizará una evaluación inicial para poder establecer un diagnóstico y ver si resulta necesario un tratamiento, dependiendo del origen que generó el conflicto y en ese caso qué tipo de terapia es la más adecuada.

Existen diferentes tipos de tratamiento, dependiendo del problema, por lo que en algunos casos con tres o cuatro sesiones se pueden establecer unas nuevas pautas que orientarán a la persona y ayudarán a la resolución del problema.

cuando ir al psicólogo

Por tanto, se puede tratar de una intervención psicológica breve, dirigida a solucionar conflictos concretos, cuando ir al psicólogo es para conseguir una orientación, pero la persona cuenta con sus propias herramientas para superar el problema, sin necesidad de abordar un cambio importante.

Este tipo de sesiones con el psicólogo, se utilizan cuando el problema no ha generado un trastorno profundo, por lo que más bien tienen una función preventiva.

Sin embargo, cuando el problema es muy complejo y ha producido un trastorno en el paciente, el abordaje se orienta a través del cambio, o la forma de enfocar mentalmente los pensamientos, por lo que la solución pasa por recibir las sesiones de psicoterapia que sean necesarias para conseguirlo.

Dentro de las sesiones de psicoterapia se busca primero el origen del trastorno, para posteriormente trabajar recursos y pautas que generen el cambio, por tanto, solucionen el problema.

En muchos casos, se pueden solucionar los trastornos psíquicos, con terapias más breves como el EMDR, y la hipnosis, mientras que en otros casos son necesarias intervenciones con mayor duración.

También cuando se quieren potenciar determinadas habilidades, o mejorar los recursos personales potenciales, ir al psicólogo ayuda a conseguir objetivos que a priori resultan poco alcanzables.

En cualquier caso, si estás sufriendo una situación que afecta a tu equilibrio mental, y no te sientes capaz de decidir y actuar con seguridad, o directamente ni siquiera sabes por qué te encuentras así, es el momento de hablar con un psicólogo para que te ayude a reestablecer los mecanismos que gobiernan la mente.

El hecho de ser capa de decidir, cuando ir al psicólogo en un acto de valentía, porque quién pide ayuda cuando la necesita demuestra interés por la superación personal sin esconder ni apartar determinados problemas que por sí solo lejos de mejorar habitualmente solo bloquean y arruinan la vida de las personas.

Cuando ir al psicólogo se convierte en una necesidad prioritaria, da el paso, y pide una cita sin compromiso en nuestro gabinete psicológico de Sevilla, o en la ciudad en la que vivas.