¡No quiero depender de mi pareja! 10 claves para superar la dependencia emocional

¿Sientes que tu felicidad, bienestar e identidad dependen de la relación con tu pareja? Entonces debes plantearte tu estado y comenzar a superar la dependencia emocional que tienes hacia la otra persona.

Una relación cercana, de afecto y cariño, donde exista el cuidado y la atención, así como la realización de actividades y pasar tiempo en pareja y en soledad, es sinónimo de una relación sana.

En cambio, si dejas de ser tú, no te sientes bien cuando estás sin la otra mitad y todo tu mundo gira en torno a él o ella, entonces eres una persona con claros síntomas de dependencia emocional.

Con este post de Patricia Garzón, desde nuestra consulta psicológica de Sevilla, queremos ayudarte a que aprendas a decir: “¡no quiero depender de mi pareja! Y te ofrecemos una guía para vencer la dependencia emocional, para que comiences a recuperar tu esencia y puedas vivir en una relación de pareja saludable.

Beneficios de superar la dependencia emocional

Todas las adicciones, incluida la afectiva, esclavizan a quienes la sufren. Lograr el equilibrio personal, para saber disfrutar de la soledad, a la vez que se generan y mantienen relaciones afectivas de pareja, sin adicción, hará que nos sintamos muy bien con nosotros mismos.

Es importante disponer de la suficiente autonomía emocional para encontrar espacios propios en los que poder ser uno mismo y disfrutar individualmente la vida. Ya que el trastorno de dependencia emocional se manifiesta con una falta de funcionalidad y voluntad propia.

Superar la dependencia emocional hará que mejore esa falta de autoestima, porque en el proceso de superación, consciente o inconscientemente, se habrá trabajado justamente ese punto de amor propio y autorrealización.

Así mismo, si consigues mantener la relación de pareja y superar o evitar la dependencia emocional, habrás aprendido a querer de forma saludable y devolverás a tu relación la armonía que necesitaba, dotándola incluso de mayores vínculos y respeto.

dependencia-emocional-como-superarla

Síntomas de la dependencia emocional

Las personas que padecen dependencia emocional hacia sus parejas, realmente, no están tomando las riendas de su vida. Este problema afectivo las tiene sometidas a la voluntad y afecto del otro, incluso cuando no se sienten compensados ni felices con ese tipo de relación. Pero son incapaces de ver la realidad y romper esos lazos.

¿Te identificas con alguno de estos síntomas?

  • Baja tolerancia para encajar las frustraciones, buscando el alivio con el apego afectivo.
  • Poca autoestima, valorando muy poco las capacidades personales.
  • Centrarse exclusivamente en la pareja, sin prestar atención a las necesidades propias.
  • Aislamiento
  • Ser incapaz de disfrutar, tomar decisiones o responsabilidades sin el otro.
  • Estado de ánimo variable y dependiente del trato o la atención que ofrezca la pareja.
  • Idealización de la realidad y de la pareja, justificando todos sus actos aunque produzcan daño personal.
  • Excesivo miedo a la soledad, que incapacita a la persona a finalizar una relación.
  • Imposibilidad de romper lazos de dependencia con la otra persona y en caso de que la otra parte anule el compromiso, insistir para retomar la relación una y otra vez.
  • Padecer celos y pensamientos obsesivos.
  • Necesidad excesiva y ansiosa de que la pareja muestre afecto.

Si te has identificado en alguno de estos síntomas, te recomendamos que empieces a trabajar en romper esa dependencia emocional. Para ello, a continuación, te proporcionamos una serie de pautas, que creemos que te serán de mucha utilidad.

Claves para la superación de la dependencia emocional

La superación de la dependencia emocional comienza por darse cuenta y reconocer que existe un problema. Es necesario asumir la responsabilidad de nuestras actitudes y tomar el control sobre las mismas, para vivir y convivir en armonía con nuestro ser querido.

Así mismo, el primer paso para vencer la dependencia emocional es intentar comprender de dónde procede esa actitud, es decir, qué etapa de nuestra vida ha suscitado la aparición de la dependencia emocional y cómo se ha producido.

El apego emocional  se va desarrollando desde pequeños. El niño o la niña necesitan sentirse seguros y protegidos y se refugian con las personas que más quieren. Y lo cierto es que servirte de tus seres queridos para conseguir afecto, protección y cuidados no es algo negativo, siempre y cuando este apego no se vuelva disfuncional y perjudicial.

No obstante, la dependencia emocional puede aparecer en cualquier etapa de la vida, por circunstancia variables que hayan causado en la persona que lo sufre un trastorno de vulnerabilidad, como problemas de autoestima o miedo a la soledad, que necesite suplir con un apego exacerbado para sentirse mejor.

Si has conseguido sacar a la luz tus sentimientos, inquietudes, miedos, dudas y demás cuestiones, que te han llevado a darte cuenta que no quieres depender de tu pareja, es hora de que empieces a establecer soluciones.

superar-dependencia-emocional-pareja

Abandona tu zona de confort

¿Tienes miedo a la soledad? ¿Te has sentido abandono por amigos y familia? ¿Te han hecho daño en el pasado? Sea cual sea la razón de tu aislamiento y tu excesivo apego a tu pareja, es hora de que comiences a trabaja en tu propio desarrollo personal y en tu autorrealización.

Salir de tu zona de confort es difícil y al principio te va a costar. Es posible que experimentes sensaciones incómodas y dolorosas. Te inundarán momentos de inseguridad y vas a querer huir y volver a lo conocido, pero debes darle una oportunidad a disfrutar de la vida y encontrar tu lugar, como persona individual.

Este esfuerzo te ayudará a fomentar tu autonomía y mejorar tu autoestima, aprendiendo a superar frustraciones y a afrontar incertidumbres.

Pon en valor a tu persona

¿Recuerdas como era tu vida antes de comenzar la relación con tu pareja? ¿Alguna vez tu relación estuvo exenta de tu dependencia emocional? Recupera esos recuerdos, piensa en cómo era tu vida, qué echas de menos, piensa en ti y en lo que te gusta.

Pon en valor tus puntos fuertes, tus habilidades y comienza a utilizarlos para reconciliarte contigo mismo, busca un camino para salir de la codependencia.

Evita pensamientos pesimistas

Acepta los pensamientos pesimistas que alimentan tu dependencia, entiéndelos y dales otra salida. Busca estímulos positivos cuando las ideas negativas comiencen a aflorar: leyendo un buen libro, escuchando tu música favorita, saliendo a pasear, o llama a algún amigo y mantén una buena conversación.

Cuestiona tus creencias

En este tipo de comportamientos disfuncionales tienen mucha importancia las creencias y teorías personales, sobre cómo tiene que ser una relación, cómo debe comportarse la pareja, sobre qué es el amor, etc.

Pensamientos aprendidos de experiencias pasadas, de los comportamientos que se veían de pequeños en el hogar, lo que nos han enseñado en casa, en el colegio, comportamientos que vemos en películas, series, la cultura en la que vivimos, lo que nos venden como valores en la sociedad de lo que debe ser una pareja, la religión, y por lo general, creencias que se toman prestadas de un concepto de amor equivocado.

Debes asumir la responsabilidad de tus emociones y empezar a cuestionarte si esa actitud hacia tu pareja es correcta. Intenta hablar con otras personas y pide ayuda a un profesional, para intentar descubrir otros puntos de vista más saludables sobre la relación de pareja.

No quiero depender de mi pareja, pero no sé solucionarlo

Si has intentado vencer la dependencia emocional, pero no has obtenido resultados, es posible que necesites trabajarte y requieras de la adecuada ayuda de profesionales, para revisar a fondo tu enfoque mental.

Pedir ayuda profesional en ninguna circunstancia debe darte reparo. La vida de muchas personas sería mejor si asumiéramos que, prácticamente, todos necesitamos de ayuda psicológica en algún momento de nuestras vidas.

No te limites y acude a un psicólogo e, incluso, si tu pareja está de acuerdo, podéis acudir a  terapia de pareja y demostrarle, así, tu intención de cambiar y de mejorar la relación.

¿Vives en Sevilla? Entonces la solución es muy fácil: ponte en contacto con nosotros, pide tu primera cita y consigue el cambio que necesitas.