10 Claves para acabar con la dependencia emocional

Desde Patricia Garzón Psicólogo en Sevilla , sabemos que cada ser humano es individual y único, por lo tanto, pese a que necesitamos la relación con los demás, debemos practicar la autonomía e independencia personal que nos hace libres, para no caer en la dependencia emocional.

Lograr el equilibrio para saber disfrutar de la soledad, a la vez que se generan y mantienen relaciones afectivas de pareja, amigos y familia, sin adición, hace que nos sintamos muy bien con nosotros mismos. Todas las adiciones incluida la afectiva o dependencia emocional, esclavizan a quienes las sufren.

El trastorno de dependencia emocional se manifiesta con un bajo desarrollo de la personalidad y autoestima, que queda eclipsada y anulada por la de otra u otras personas a las que se vincula el afecto, sin las que no se puede vivir, produciendo una falta de funcionalidad y voluntad propia.

Aunque la dependencia emocional más habitual se suele dar en pareja, también existe éste tipo de adición afectiva hacia una determinada amistad, hacia la familia, o entre madres e hijos.

Las personas que padecen adición afectiva, realmente no toman las riendas de su vida, están sometidas a la voluntad y afecto de otros por miedo al rechazo y la soledad, pese a no sentirse generalmente compensados ni felices con ése tipo de relación, pero son incapaces de romper esos lazos que pueden resultar muy asfixiantes y nocivos para ellas.

Problemas psicológicos y síndromes desadaptativos entorno a las conductas afectivas

De forma general, existen tres tipos de niveles de vinculación afectiva entre las personas. El primero es el vínculo afectivo sano, en el que se da afecto y también se recibe. El segundo, en polos opuestos se da las manifestaciones psicopatológicas en las que por un lado, existe una desvinculación afectiva exagerada con una gran frialdad e incluso hostilidad hacia las relaciones. Por último, están quienes establecen vínculos de apego emocional enfermizos, que hacen que la vida no tenga sentido si no hay una relación constante y se está en todo momento junto a aquellos que ocupan todos los pensamientos, con actitudes y conductas típicas de las personas con dependencia emocional.

Dentro de los trastornos de por dependencia emocional a su vez, se puede hablar de varios tipos:

  • La sociotropía, consiste en una exagerada dependencia de las relaciones interpersonales, condicionadas por el temor al rechazo y la necesidad afectiva.
  • Doble adición, con adicción afectiva y de otro tipo, como consumo de drogas o alcohol.
  • Dependencia instrumental, que vincula la parte sentimental con cuestiones de salud, económicas, o de otros tipos de intereses.
  • Codependencia emocional, adoptando un papel de cuidador/salvador, en el que se antepone el bienestar del otro a las propias necesidades personales.
  • Trastorno de personalidad dependiente, es aquel en que las personas necesitan de forma imprescindible de la protección de otros, por falta de autonomía y capacidad funcional independiente. Compartiendo con la dependencia emocional rasgos de sumisión, miedo a la soledad y el abandono hasta el punto de consentir situaciones de humillación y malos tratos, por incapacidad de tomar decisiones o asumir responsabilidades.

 

Dependencia emocional

Síntomas de dependencia emocional

Aunque las relaciones afectivas no son siempre fáciles, hay que saber tanto tolerar, empatizar y mostrar generosidad cediendo en algunas ocasiones, como poner límites cuando éstas presentan más dificultades que satisfacción, terminando si es necesario para no caer en la dependencia emocional. Es importante disponer de suficiente autonomía emocional para encontrar espacios propios en los que poder ser uno mismo y disfrutar individualmente la vida.

Algunos síntomas de dependencia emocional son:

  • Un excesivo miedo a la soledad, que incapacita a la persona para finalizar una relación vacía o nociva, cerrando la puerta a otras posibilidades que pueden enriquecer más personalmente.
  • Baja tolerancia para encajar las frustraciones, buscando el alivio en el apego afectivo.
  • Poca autoestima, valorando muy poco las capacidades potenciales personales.
  • Estado de ánimo variable en función del trato dado en cada momento por la persona que ocupa el centro de los pensamientos.
  • Idealización del otro, desvirtuando la realidad y justificando todos sus actos aunque produzcan daño personal, es una situación que requiere de una inmediata ayuda psicológica y terapia emocional.
  • Imposibilidad de romper lazos de dependencia con otra persona y en caso de que la otra parte anule el compromiso, insistir para retomar la relación una y otra vez.
  • Enlazar una ruptura de pareja con sustituciones inmediatas, buscando ansiosamente sin darse tiempo para valorar el tipo de persona con que se inicia una nueva relación, es un síntoma evidente de adición a las relaciones.
  • Centrarse exclusivamente en los demás, sin prestar primero atención a las necesidades propias.
  • Ser incapaz de disfrutar, tomar decisiones, o responsabilidades sin el otro.
  • Padecer celos y pensamientos obsesivos, implica estar padeciendo dependencia afectiva.
  • Necesidad ansiosa de confirmar constantemente que la otra persona te quiere.
  • Aislamiento social, limitando la relación solo entre novios, o esposos, supone una clara adición a la pareja, que puede llegar a ser muy nociva.

Claves para acabar con la dependencia emocional

Para poder superar cualquier dependencia emocional, lo primero es poner todas las cartas sobre la mesa, para averiguar realmente cuál es la causa para poder poner en marcha las posibles soluciones.

  • Puede que el problema de adicción a las relaciones esté en el miedo a la soledad y en ese caso, hay que esforzarse por buscar actividades personales que ayuden a liberarse a través de otras ocupaciones y el contacto social, para fomentar tu autonomía y mejorar la autoestima. Sé valiente y márcate pequeños objetivos a cumplir ya.

Buscar una clase de idiomas, un grupo de senderismo, ir al gimnasio o yoga, apuntarte a una asociación benéfica y miles de opciones más. Todo menos continuar las 24 horas del día pendiente de lo que haga o piense otra persona, es un aspecto importante a desarrollar para conseguir la superación de la dependencia emocional.

  • Piensa en tus puntos fuertes, tus valores y habilidades, comienza a utilizarlos para salir de la adición sentimental.
  • Recuerda como era tu vida antes de conocer a la persona que te está generando un insano apego afectivo, para reconciliarte contigo mismo y buscar cómo salir de la codependencia.

Revisa los buenos momentos y la capacidad que entonces tenías para decidir y actuar, quizá cuando buscaste tu primer trabajo, o cuando te matriculaste en la universidad y piensa que si entonces pudiste, ahora también. Rechaza los pensamientos pesimistas que alientan tu dependencia. Piensa que siempre se sigue adelante. Busca estímulos positivos cuando las ideas negativas comienzan a aflorar, leyendo un buen libro, escuchando tu música favorita, saliendo a pasear, o llamando a alguien para conversar.

Si quieres saber cómo salir de una adición amorosa, trabaja en tu propio desarrollo personal y en tu autorrealización, aunque esto suponga tener que salir de la zona de confort, aprendiendo a superar frustraciones y a afrontar incertidumbres.

Dependencia emocional

  • Si después de analizar la situación, el principal problema es la dependencia económica, busca alternativas, aunque tengas que reducir tus comodidades y seguridad en éste sentido. Lucha por conseguir ayuda emocional, buscar trabajo si no lo tienes, ajusta tu presupuesto, recurre a amigos, familiares, asociaciones, si te encuentras en una grave situación de dependencia emocional y material, porque aunque lo veas muy negro, de todo se sale, si eres capaz de tomar las riendas de tu vida.
  • Rompe los lazos si una relación te hace daño y cierra totalmente la puerta a quién te domina emocionalmente, evitando todo tipo de contacto para no caer nuevamente en la misma situación de dependencia emocional.
  • Date tiempo antes de comenzar una nueva relación de pareja y pon límites a tu afecto frente a quienes te estén ayudando en momentos difíciles. Piensa que se trata de una situación transitoria, aunque manifiestes tu agradecimiento, para no volver a caer en un exagerado apego emocional.
  • Revisa tus creencias imaginarias sobre el amor y la amistad. Las relaciones interpersonales en la vida real no se parecen a la ficción que se presenta en cuentos y películas, por eso la sumisión y sufrimiento no conducen a un final feliz.

Puede que en tus relaciones estés utilizando conceptos inadecuados que hacen que resistas situaciones inadmisibles en un afecto recíproco sano, y requieren de una adecuada ayuda emocional para revisar y cambiar tu enfoque mental en este sentido.

Si aun así, te sientes incapaz de liberarte de la adición a las relaciones tóxicas, o la dependencia emocional ha sido una constante en tu vida desde siempre, recurre a la ayuda de un psicólogo que te brindará pautas y te acompañará en la superación de éste y otros tipos de trastornos psicológicos.

Y si vives en Sevilla, y buscas psicólogos de confianza que te enseñen como salir de una adición amorosa, no dudes en solicitar tu primera cita.