¿Qué es la depresión y cuáles son sus síntomas?

en qué consiste un trastorno por depresión

En la actualidad vivimos sometidos a situaciones que, en muchos casos, nos generan estrés o ansiedad. Los motivos por los que nos sentimos así tienen orígenes diversos, puede ser por trabajo, familia, amigos, pareja o incluso por uno mismo.

Cuando se juntan varios síntomas en un período de tiempo y con determinadas características, podemos decir que estamos ante un posible trastorno depresivo. Aunque en algunos casos puede ser pasajera, en otros puede durar un largo periodo de tiempo o volverse crónica, siendo así recomendable acudir a un especialista para que nos ayude a localizar el origen y acabar con ella.

A continuación, vamos hablar de ¿Qué es la depresión? Y ¿Cuáles son sus principales síntomas?

Actualmente muchas personas la sufren y ni ellos mismos son conscientes del a gravedad del problema. Vamos a infórmate sobre ello para que seas capaz de reconocer en que situación te encuentras ¿sufres una depresión puntual o estás sufriendo una depresión profunda y no te has dado cuenta?

¿Qué es la depresión?

La depresión se define como un trastorno emocional, el cual provoca un sentimiento de tristeza permanente, produciendo apatía y desgana en todas las labores de tu vida cotidiana haciendo un mundo todo lo que sea estar fuera de la cama.

Afecta normalmente a los sentimientos, a los pensamientos, al comportamiento y en algunos casos puede causar problemas físicos y emocionales. En las situaciones más extremas, la persona que la sufre puede sentir que no vale la pena vivir y tener ganas de quitarse la vida.

La depresión no es algo que se solucione de un día para otro. Cuando sufres depresión, prevalece sobre ti un sentimiento de tristeza y desazón por y para todo, en algunos casos se puede despertar en ti un sentimiento de culpa hacia las cosas o puedes desarrollar una susceptibilidad desmesurada.

que es la depresión y cómo se detecta

¿Cuáles son los distintos tipos de depresión?

Existen diferentes grupos en los que podemos clasificar el grado de depresión de una persona. En función del grupo al que pertenezcan, se detectara un cuadro depresivo leve, moderado o grave.

A continuación vamos a enunciar los distintos grupos en los que podemos clasificar a una persona que sufre depresión:

Grupo A: La duración del trastorno psicológico no supera las dos semanas y el paciente no consume sustancias psicoactivas y no sufre trastornos mentales orgánicos.

Grupo B: La duración supera las dos semanas y el paciente presenta un humor depresivo no habitual anteriormente y que persiste durante todo el día. Las condiciones ambientales del sujeto no sufren variaciones. Se observa una pérdida de interés a la hora de realizar actividades placenteras, como el sexo o actividades fuera de la rutina diaria. Se produce una pérdida de la vitalidad.

Grupo C: El paciente tiene un sentimiento de inferioridad no justificado que se prolonga en el tiempo. Existe una pérdida de la autoestima y de la confianza en uno mismo. Se observa un sentimiento de culpa excesiva y auto-reproches de forma constante. El paciente tiene pensamientos de muerte o suicidio. Hay una disminución de la capacidad de concentración y pensamiento del paciente, junto con una incapacidad de tomar decisiones. Aparece una lentitud de las funciones motoras. Se producen alteraciones del sueño. Se observa una variación del peso corporal debido a un desajuste en la alimentación.

Grupo D: Existe la presencia de un síndrome somático, el cual se  puede componer de alucinaciones, delirios, retardo psicomotor o estupor grave. Pueden concordar o no con el estado anímico del paciente.

¿Qué es un cuadro depresivo?

tratamiento para un cuadro depresivo

En función a los criterios anteriores, a través de los cuales podemos detectar la gravedad o el nivel depresivo en el que se encuentra el paciente, hay que determinar en qué cuadro depresivo se encuentra. Los cuadros depresivos son los siguientes:

  • Episodio depresivo leve: Por lo general, estos pacientes puede continuar con su vida cotidiana. Presentan algunos síntomas ubicados en el Grupo B.
  • Episodio depresivo moderado: Los pacientes que se encuentran dentro de un cuadro depresivo moderado, tienen cierta dificultad para desarrollar su vida normal, ya que, según los especialistas presenta síntomas del Grupo B y C hasta hacer un total de seis o más.
  • Episodio depresivo grave: Este tipo de pacientes se encuentran en un estado emocional ligado a la angustia. Normalmente sufren una pérdida de autoestima y tienen gran sentimiento de culpabilidad e inutilidad.

Los síntomas que presentan este tipo de pacientes son todos los que se encuentran en el Grupo B y otros tantos del Grupo c hasta llegar a sumar un total de ocho o más.

Habitualmente, a las personas que sufren este tipo de cuadros depresivos graves pueden llegar a intentar suicidarse, principalmente los pacientes masculinos. Es conveniente que cuando se observen este tipo de síntomas el paciente se encuentre controlado, ya sea por la familia o por un especialista. En algunos casos, suelen sufrir alucinaciones o delirios.

¿Cuáles son los síntomas que nos ayudan a identificar que estamos ante una posible depresión?

En algunos casos, los pacientes que sufren trastornos depresivos no son conscientes de la situación en la que se encuentran. Para saber cómo manejar una depresión tenemos que detectar primeramente los síntomas y sí crees que es posible que lo sea, acudir a un profesional que te ayude a encontrar el origen del problema y arrancarlo de raíz, así como darte herramientas para que no vuelvas a sentirte así.

Si tienes unos días de tristeza u apatía no debes agobiarte, las emociones negativas forman parte de nosotros y es normal que aparezcan de vez en cuando.

Los síntomas más habituales son:

Cambios bruscos de humor: El paciente sufre irritabilidad o frustración aun tratándose de temas que no tienen importancia.

Sentimiento de tristeza: El paciente se encuentra en una situación emocional en la que se siente vació o desesperado. También se manifiestan ganas de llorar.

Insomnio: El paciente sufre alteraciones del sueño, puede dormir más de lo habitual o no pegar ojo en toda la noche.

Pérdida de interés: El paciente manifiesta una pérdida de interés por actividades ajenas a la rutina habitual. En algunos casos existe un desinterés por las relaciones sexuales o los deportes.

Cansancio y falta de energía: Existe una fatiga  y  cansancio a la hora de realizar tareas diarias, aunque sean pequeñas, requieren un esfuerzo mucho más grande de lo habitual.

Desajustes en la alimentación: El paciente puede presentar ansiedad por la comida o falta de apetito. Esto se detecta porque vemos que la persona adelgaza o coge peso de en muy poco tiempo.

Ansiedad o nerviosismo.

Sentimiento de culpa: El paciente padece sentimientos de culpabilidad o fracaso con respecto a determinadas situaciones. Esto puede dar lugar a una pérdida de autoestima.

Problemas físicos: El paciente sufre o siente problemas físicos que no se han producido por ningún motivo, es psicológico.

Dificultades para expresarse: El paciente puede presentar lentitud para razonar o hablar, incluso para hacer movimientos corporales.

Pensamientos suicidas: El paciente puede verse sometido a un trastorno depresivo bastante desarrollado que le puede llevar a pensar en la muerte o en suicidarse. En algunos casos aparece el síndrome somático, el cual puede dar lugar a alucinaciones o delirios.

Estos son algunos de los síntomas que nos pueden ayudar a detectar que un paciente sufre un trastorno depresivo, luego, en función de la gravedad de  los mismos, se determinara un tratamiento u otro.

síntomas de la depresión por edades

 

Si crees que sufres alguno de los síntomas o te encuentras en alguna de las situaciones que te hemos mencionado en este post y consideras que necesitas ayuda psicológica, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de nuestra web. Somos especialistas en trastornos depresivos de cualquier nivel y podremos ayudarte a terminar con este problema, ya que realizamos tratamientos terapéuticos personalizados en función de la gravedad de cada paciente. Si consideras que estás pasando por una dificultad emocional que no te hace sentirte igual que siempre ¡Contáctanos! Estaremos encantados de poder ayudarte.