¿Sabes cuáles son las diferencias entre estrés y ansiedad? Es el momento de descubrirlas

Si la sensación de tensión es una constante en tu vida, ha llegado el momento de descubrir cuál es la diferencia entre estrés y ansiedad y cómo te afecta cada uno de estos conceptos en el momento presente, junto a sus potenciales consecuencias futuras.

Conoce en este artículo las diferencias entre estrés y ansiedad, aprendiendo a identificar cuando se encuentran fuera de control.

➞ ¿Qué es el estrés?

El estrés es un mecanismo de supervivencia en el que intervienen diferentes reacciones fisiológicas que   preparan y activan el organismo frente a una amenaza real o imaginaria.

Por tanto el estrés es una herramienta muy útil para ayudarnos a sobrevivir frente a los peligros físicos que pueden amenazar nuestra integridad y que también actúa en contextos que desafían el bienestar personal o implican la superación de nuevos retos.

El estrés desata una serie de reacciones físicas que preparan al individuo para la acción, liberando las hormonas encargadas de tensar la musculatura, acelerar el ritmo cardiaco y la respiración, concentrando la atención en los estímulos amenazantes y desencadenando pensamientos adaptados al contexto, entre otras manifestaciones.

Pero este conjunto de recursos mentales y físicos implicados en el estrés, actúan de una forma en que intensifica su esfuerzo por lo que solo deben intervenir en situaciones transitorias para volver al estado de relajación una vez que la situación potencial de peligro está controlada.

Por eso cuando el estrés se mantiene de forma ininterrumpida, produce señales de que algo no va bien, materializándose en trastornos físicos y mentales.

En este sentido hay que distinguir un estrés agudo que sería el que activa mecanismos de alerta en momentos puntuales frente al reconocimiento de contextos amenazantes objetivos, desactivando después las alteraciones desencadenadas.

Y un trastorno conocido como estrés crónico, derivado de una distorsionada percepción de la realidad, una incorrecta interpretación mental, una vida en la que se suceden los eventos problemáticos, unos traumas no curados o producido por anomalías fisiológicas.

Este tipo de estrés desencadena alteraciones que afectan a la salud física y psíquica, causando problemas cardio vasculares, desajustes del sueño y apetito, dolores de cabeza, desarreglos menstruales, erupciones cutáneas, disminución de las defensas frente a infecciones, problemas de memoria, desorientación, inseguridad y desarrollo de dependencias.

salud física y psíquica

Reserva aquí tu cita

➞ ¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es un estado emocional que se produce como consecuencia de ideas que anticipan posibles amenazas futuras, desencadenando síntomas físicos y una sensación muy tensa y desagradable.

La ansiedad tiene una justificación funcional en determinados contextos de exigencia estresante en los que ayuda a mantener el estado de vigilancia necesario para generar respuestas adecuadas.

Como en el caso anterior, el problema aparece cuando los miedos anticipatorios predominan de forma recurrente y sin que se pueda controlar la ansiedad patológica que generan, conduciendo a la persona a una serie de respuestas limitadas frente a determinadas ideas preconcebidas.

En cuanto a las diferencias entre estrés y ansiedad para poder reconocer sus síntomas, en el Trastorno de ansiedad destaca la opresión que se suele sufrir en el pecho, la sensación de irrealidad y el temor de perder totalmente el control hasta enloquecer, desencadenando los temidos ataques de pánico.

En muchos casos esas diferencias entre estrés y ansiedad no estén muy claramente delimitadas al compartir síntomas como aceleración de la respiración y el ritmo cardiaco, tensión y rigidez muscular, aumento de la sudoración, temblores, visión borrosa o problemas para comunicarse.

estados de ansiedad

Contacta aquí con nosotros

La sensación de peligro, vulnerabilidad e indefensión está presente en los estados de ansiedad, aunque esta se manifiesta de diferentes formas.

Cuando las causas de la ansiedad se encuentran en fundamentos poco objetivos y racionales, entramos en el campo de los diferentes trastornos psicológicos que se pueden manifestar en forma de fobias, hipocondría, obsesiones y compulsiones.

➞ ¿Cómo solucionar tus problemas de estrés y ansiedad?

Las diferencias entre estrés y ansiedad patológicas no evitan la necesidad de solucionar los desajustes que cualquiera de estos trastornos te puede producir a corto o largo plazo, a la hora de mejorar la calidad de vida a nivel personal, social, familiar, académico y laboral.

Frente a esos procesos de la mente que provocan respuestas desadaptadas y excesivas, generando una constante preocupación, inseguridad, miedo e imposibilidad para relajarte, la solución está en ti mismo, dejando a un lado esos pensamientos que provocan la tensión.

Pero si te encuentras desbordado por este tipo de trastornos, es muy probable que aunque reconozcas las diferencias entre estrés y ansiedad, no seas capaz de encontrar personalmente la forma de afrontar los cambios necesarios en tu manera de procesar ideas negativas.

En este caso la solución también está en ti, dando el paso para pedir ayuda y recibir un tratamiento psicoterapéutico que te permita adquirir herramientas para modificar esos patrones de pensamiento poco adaptativos, ajustar tu vida a unos hábitos saludables y reorganizarte para conseguir unas experiencias vitales plenas y relajadas.

tratamiento psicoterapéutico

Aparta aquí tu consulta

➞ Beneficios de la psicoterapia

Con independencia de las diferentes entre estrés y ansiedad, el psicólogo, evaluará tus síntomas, estableciendo el diagnóstico necesario para desarrollar tu plan de intervención personalizado, con el que aprenderás a

  • Identificar el origen inconsciente (o consciente) de tus temores y miedos.
  • Relativizar determinadas creencias subjetivas que son las responsables de tu estrés y ansiedad.
  • Cambiar el enfoque de tus pensamientos negativos, con herramientas que te ayudarán a mantener una actitud más positiva en tu día a día.
  • Reducir las conductas que te dañan.
  • Utilizar nuevos recursos personales para conseguir confianza y seguridad, sabiendo como controlar de forma autónoma los momentos de tensión.
  • Aumentar tu crecimiento personal
  • Superar tus miedos y fobias a través de unos cambios definitivos.
  • Descubrir y potenciar tus habilidades sociales

Piensa que tu caso no es único, porque cada día son muchas las personas desesperadas que visitan la consulta de los psicólogos para plantear sus problemas y situaciones con distintas diferencias entre estrés y ansiedad, buscando una ayuda definitiva.

Soy Patricia Garzón, psicóloga especializada en EMDR para reducir la tensión personal con independencia de las diferencias entre el estrés o la ansiedad que la generan, por ello, te invito a mi consulta en la que podré establecer tu diagnóstico concreto para explicarte qué tipo de intervención será más eficaz en tu caso.