Las 6 enfermedades psicosomáticas más habituales

El cuerpo muchas veces envía señales para alertarnos sobre los límites admisibles que podemos soportar. Estas alertas pueden llegar a desencadenar problemas orgánicos que tienen su origen en nuestra mente dentro de una respuesta emocional mal canalizada, lo que causa las denominadas enfermedades psicosomáticas.

En nuestra sociedad de las prisas, una de cada tres personas sufre algún tipo de dolencia psíquica principalmente relacionada con trastornos de ansiedad, depresión, demencia o enfermedades psicosomáticas.

Por esta razón, si llevas una vida dominada por el estrés, tienes que aprender a reconocer las señales de alerta que te envía tu cuerpo, dominando algunas herramientas que te ayuden a canalizar bien la energía activada y evitar así la aparición de enfermedades psicosomáticas.

Las enfermedades psicosomáticas: Cómo te avisa tu organismo de que algo no va bien

A menudo el cuerpo responde ante situaciones de gran estrés emocional con diferentes síntomas como:

  • Sensación de ahogo.
  • Presión en el pecho.
  • Sudoración excesiva, aunque se sienta frío.
  • Cansancio permanente.
  • Agarrotamiento muscular.
  • Taquicardia.

No obstante, existen otras muchas sensaciones desagradables a las que debemos prestar atención.  Estas  pueden suponer el origen de otros problemas de salud, desencadenando enfermedades psicosomáticas temporales o crónicas, siendo también la principal causa de muchos accidentes cardiovasculares.

✍ Las enfermedades psicosomáticas combinan componentes de origen psíquico con manifestaciones físicas.

enfermedades psicosomáticas

Clasificación de los trastornos psicosomáticos más habituales

En este apartado puedes ver una clasificación de los tipos de trastornos psicosomáticos más habituales, en base a distintas zonas diferenciadas del organismo:

Trastornos respiratorios

Muchas bronquitis, alergias y asma tienen un componente psicosomático que reduce la capacidad inmunológica, dejando al organismo sin defensas para hacer frente a infecciones, lo cual a la larga favorece la aparición de cuadros frecuentes de esta tipología.

Problemas cardio vasculares

El excesivo trabajo del corazón en situaciones de continuo estrés puede llevar a los temidos infartos de miocardio y cerebrales, favoreciendo la aparición de fuertes dolores de cabeza e hipertensión. Dentro de este apartado también se han comprobado otros efectos como variaciones en la composición sanguínea y linfática.

enfermedades psicosomáticas

Trastornos Gastrointestinales

Entre los problemas producidos por trastornos psicológicos como el estrés y ansiedad, es muy común la pérdida de apetito o la ingestión desordenada y masiva de alimentos.  Este tipo de enfermedades también provocan náuseas, vómitos, diarrea o estreñimiento agudo, junto a otros problemas digestivos.

Afecciones de la piel

La piel es uno de los órganos en los que más fácilmente aparecen los trastornos psicosomáticos. Estos se pueden manifestar con dermatitis, prurito, herpes, alopecia o problemas circulatorios que generan enrojecimiento, entre otros muchos otros trastornos.

enfermedades psicosomáticas

Trastornos musculares y óseos

Entre las manifestaciones más habituales de quienes padecen problemas psicosomáticos están los típicos dolores de cuello y espalda, la aparición de calambres o algunos tipos de artritis y dolores reumáticos.

Problemas del sistema nervioso

Muchos problemas de insomnio o sueño excesivo y cansancio crónico tienen su causa en enfermedades psicosomáticas, junto a otros trastornos como la neurastenia o la neuritis.

enfermedades psicosomáticas

Cambios endocrinos

Algunas enfermedades psicosomáticas se pueden manifestar con cambios que producen hipertrofia de tiroides y problemas de excesiva delgadez u obesidad.

Trastornos en órganos sexuales

Los trastornos psíquicos pueden derivar en problemas de disfunción sexual, menstruaciones irregulares y dolorosas o faltas no justificadas por causas orgánicas.

Muchos problemas psíquicos se manifiestan con señales físicas que no se pueden desatender, haciendo necesaria una visita a tu médico. Tras realizar las pruebas necesarias puede derivarte a un psicólogo, un profesional que te ayudará  a tratar la parte mental de tu enfermedad.

Ahora que ya hemos visto cómo las distintas partes del organismo se pueden ver afectadas por las enfermedades psicosomáticas, pasaremos a ver cuáles suelen ser las más habituales. Si te sientes identificado con alguna de ellas, acude ya a la consulta de tu médico sin esperar a que se produzcan más complicaciones.

enfermedades psicosomáticas

6 Enfermedades de origen psicosomático muy comunes

A continuación te explicamos las 6 enfermedades psicosomáticas más diagnosticadas a día de hoy.

1.      Colon irritable

Un abdomen permanentemente hinchado, gases, náuseas, vómitos, estreñimiento o diarrea pueden estar producidos como consecuencia de un cuadro continuo de estrés y ansiedad. Para reducir estos desagradables trastornos, la psicoterapia nos puede ayudar a canalizar mejor las emociones en nuestro día a día.

2.      Afecciones de origen inmunitario

Como hemos visto anteriormente, el estrés y el excesivo nerviosismo pueden variar nuestro sistema inmunitario. Esto puede hacer que desaparezcan las defensas que nos protegen contra el ataque de microorganismos nocivos y alergias que afectan a la piel, al aparato digestivo o el sistema respiratorio.

Disponer de mecanismos para gestionar el estrés y la ansiedad ayuda a mejorar el sistema inmunitario y nos ayuda a evitar muchas enfermedades de carácter psicosomático.

3.      Dolores de cabeza

La angustia frente a un exceso de responsabilidad, prisas o sensación de culpa, son el origen de la mayoría de dolores de cabeza. Estos son causados por una excesiva contracción muscular en la zona del cuello, la mandíbula y los hombros.

Por ello, si padeces frecuentes dolores de cabeza debes aprender técnicas de relajación y en ese sentido la psicoterapia te puedo ayudar de forma muy positiva.

4.      Dermatitis

El estrés y la ansiedad se hacen patentes en el organismo muy frecuentemente presentando efectos sobre la piel, con manifestaciones como urticaria, acné, psoriasis o herpes.

La mejor forma de reducir estos problemas pasa por acudir al médico para averiguar la causa, reduciendo los niveles de estrés y ansiedad con herramientas que te ayuden a sentir bienestar en tu rutina del día a día.

5.      Fibromialgia

Esta enfermedad puede llegar a ser tremendamente invalidante. Puede tener entre sus orígenes algunos componentes psíquicos, provocados por la tensión física que producen determinadas reacciones emocionales mal canalizadas.

En cualquier caso, quienes padecen esta enfermedad tienen que desarrollar la autoconfianza y reforzar su autoestima, aprendiendo a relajar el cuerpo siguiendo terapias que ayuden a defenderse vitalmente sin aumentar la tensión corporal de nuestro organismo.

6.      Histaminosis alimentaria

La histaminosis es una enfermedad muy compleja caracterizada por una falta de apego vital que lleva a dejar de comer y que también puede estar asociada a fibromialgia y fatiga crónica.

Este grave problema de salud con un gran componente mental debe ser diagnosticado y tratado cuánto antes por un adecuado equipo médico en el que el tratamiento a través de la psicoterapia es totalmente imprescindible.

enfermedades psicosomáticas

Hasta aquí nuestro post de hoy, en el que hemos visto cómo nuestra mente no solo nos puede jugar malas pasadas a nivel de pensamiento haciéndonos sufrir emocionalmente, sino que también puede producir un malestar que se traduce en diversas manifestaciones físicas conocidas como enfermedades psicosomáticas.

✅ Mi nombre es Patricia Garzón y cuento con una larga experiencia ayudando a pacientes que padecen enfermedades psicosomáticas.

Si tienes problemas de salud o sientes un gran estrés en tu día a día, puedes solicitar una consulta para contarme tu caso y así poder comenzar a enseñarte a manejar algunos mecanismos con los que conseguirás alcanzar el bienestar que mereces en tu vida.