El estrés y las enfermedades autoinmunes

Tiempo de lectura: 4 minutos
¡Danos tu opinión!

La estrecha relación que guardan el estrés y las enfermedades autoinmunes es realmente conocida entre los especialistas en psicología, puesto que nuestras reacciones fisiológicas son unas de las causantes principales de estas afecciones. No obstante, aparte de ser un factor fundamental, también hay otro como la genética que es necesario tener en cuenta.

¿Quieres conocer más sobre el tema y revertir una enfermedad autoinmune? En este post te voy a facilitar toda la información que puedas necesitar para resolver tus dudas. Ten presente que si necesitas cualquier tratamiento profesional, la psicología por estrés postraumático siempre será la solución más acertada, y yo tengo las puertas de mi consulta abiertas para ayudarte.

¿Qué son las enfermedades autoinmunes?

Antes de adentrarnos en los aspectos que guardan en común el estrés y las enfermedades autoinmunes, es necesario dar una definición de dichas afecciones. Todo parte de la base de nuestro sistema inmunológico, el cual tiene la capacidad de diferenciar entre lo propio y lo ajeno, pero este puede fallar en determinados momentos.

En estas situaciones, nuestro organismo se encarga de crear anticuerpos que atacan a nuestras propias células por error y las células T regulatorias son incapaces de cumplir su función principal de proteger al sistema inmunológico. Por lo tanto, se trata de un ataque contra nosotros mismos que se conoce como enfermedad autoinmune, y existen más de 80 tipos diferentes.

El estrés y las enfermedades autoinmunes pueden afectar a cualquier persona, pero hay ciertos grupos que tienen mayores probabilidades de padecerlas, como las mujeres en edad reproductiva, las personas de diferentes razas o procedencias y también la herencia genética juega un papel fundamental.

Asimismo, cabe destacar que entre tantos tipos que existen hay algunos que se presentan de manera más común que otros, pero se puede decir que son habituales en líneas generales, ya que millones de personas de todo el mundo han pasado por ellas alguna vez.

enfermedades-autoinmunes-sistema-nervioso

¿Cómo afecta el estrés al sistema inmune?

Nuestro organismo está perfectamente preparado para hacer frente y soportar un cierto grado de estrés mediante la liberación de adrenalina y cortisol, pero cuando este se convierte en una enfermedad crónica por estar presente en nosotros durante más de tres meses hay un mayor riesgo de que pueda acabar repercutiendo de manera negativa en el funcionamiento del sistema inmunitario.

Algunos estudios han constatado esta relación entre el estrés y las enfermedades autoinmunes de la que venimos hablando, ya que cuando mostramos este tipo de reacciones fisiológicas de carácter crónico disminuye el número de células que crean anticuerpos y también disminuye la funcionalidad de otras células que juegan un papel fundamental en el sistema inmune.

¿Qué enfermedades autoinmunes pueden desarrollarse debido al estrés?

Hay varias enfermedades autoinmunes sistémicas (EAS) que pueden aparecer entre los seres humanos cuando los síntomas del estrés se manifiestan durante varios meses consecutivos. No obstante, este no es el único causante, ya que otros factores como el embarazo, la constante exposición al sol y algunas infecciones víricas también pueden originarlas.

  • Lupus eritematoso sistémico: Cuando se produce esta afección, nuestro sistema inmunitario daña por error nuestros propios tejidos, lo que da lugar a deterioros en la piel, en las articulaciones, el cerebro, los riñones y otros órganos. Puede presentarse a cualquier edad, pero es más habitual entre mujeres jóvenes de 15 a 44 años.
  • Síndrome de Sjögren: este síndrome es otra evidencia de la relación que existe entre el estrés y las enfermedades autoinmunes. Este trastorno crónico tiene como consecuencias la sequedad en los ojos y la boca, entre otras partes del cuerpo.
  • Esclerodermia: esta enfermedad tiene como consecuencia el crecimiento anormal del tejido conectivo, haciendo que este se endurezca y se ponga grueso. Incluso puede llegar a generar hinchazones y causar dolores en los músculos y articulaciones.
  • Miopatías inflamatorias: estas enfermedades musculares pueden hacernos sentir más débiles cuando el sistema inmunitario ataca a los músculos y se producen inflamaciones que no son habituales en el tejido que lo castigan en exceso.
  • Vasculitis: se trata de una inflamación de los vasos sanguíneos, lo cual impide que el flujo sanguíneo sea totalmente correcto y los órganos y los tejidos pueden llegar a dañarse.
  • Síndrome antifosfolipídico: el estrés y las enfermedades autoinmunes también encuentran un punto en común en esta afección, que consiste en la creación de anticuerpos que, de nuevo, atacan a los tejidos del cuerpo, de manera que es habitual que se generen coágulos de sangre y ocasionar un ataque cardíaco.

enfermedades-autoinmunes-estres

El trauma que generan el estrés y las enfermedades autoinmunes

Los estudios realizados en el campo de la neurología sobre el estrés y las enfermedades autoinmunes han determinado que los traumas que surgen habitualmente como consecuencia de estas reacciones fisiológicas aumentan las probabilidades de presentar las afecciones mencionadas anteriormente. Por lo tanto, su tratamiento en terapia con una especialista en psicología como yo es fundamental para frenar sus efectos.

Los autores de las investigaciones también han llegado a la conclusión que el uso de antidepresivos puede complementar la terapia de manera efectiva, pero a la hora de tratar con medicamentos es mejor que sea tu médico de cabecera quien te los recomiende y recete tras examinar que su efecto será beneficioso para enmendar tu situación.

Frenemos juntos los efectos de las enfermedades autoinmunes en tu sistema nervioso

Dar un paso al frente para poner fin a los efectos de las enfermedades autoinmunes en tu sistema nervioso es fundamental para que puedas disfrutar de tu mejor estado de salud. Me llamo Patricia Garzón y quiero abrirte las puertas de mi consulta en Sevilla para ayudarte a mitigar tus problemas con el estrés para evitar que estos den lugar a problemas físicos como los que hemos visto y que pueden llegar a ser un impedimento en tu día a día.

Estoy a tu disposición para cualquier cosa que necesites. Tan solo tienes que ponerte en contacto y estudiaré tu situación para dar con el método de tratamiento adecuado. En esta primera sesión está la base de todo el proceso que tenemos juntos por delante.

Y si quieres más información acerca de otros asuntos relacionados con la salud mental, puedes seguir leyendo los diferentes artículos de mi blog. Espero que este post sobre el estrés y las enfermedades autoinmunes te haya sido útil.