La luz de gas o gaslighting y psicópatas narcisistas: sobre abuso emocional

“Estás exagerando un poco, ¿no?”

“No me escuchaste bien porque yo no dije eso”

“Eres demasiado sensible, no tendría por qué afectarte tanto”

Estas son algunas frases que ejemplifican a la perfección cómo puede materializarse el gaslighting o la luz de gas. En este tipo de abuso psicológico no solo invalida las emociones de la víctima, sino que además busca culpabilizarla por ellas.

Podemos sufrir luz de gas en el trabajo, en nuestra famila, con nuestros amigos. Una de las situaciones en las que más suele repetirse es dentro de las relaciones de pareja.

¿Cómo podemos saber que estamos sufriendo gaslighting? ¿Hay alguna forma de salir? Cuando estamos en el centro del huracán es difícil ver la tormenta. En este artículo hablaremos de qué es la luz de gas, cómo se relaciona con los psicópatas narcisistas y cómo hacer para salir de esta situación.

¿Qué es el gaslighting?

El gaslighting es un tipo de abuso emocional que busca manipular la percepción de la realidad de la víctima con el objetivo de sembrar poco a poco la duda en sus juicios y decisiones, haciéndola más vulnerable y fácilmente controlable.

Este tipo de abuso psicológico es típico en psicópatas narcisistas. En las relaciones, la manipulación emocional es el medio que utilizan para mantener a una pareja o una amistad. Esto lo lograrán haciéndoles sentirse inferiores  y haciéndoles creer que no se esfuerzan lo suficiente para cuidar de la relación.

El típico comportamiento de las personas que aplican luz de gas sobre sus parejas es, por ejemplo, negar algo que ocurrió o invalidar las emociones de una persona, pero también hay otro tipo de señales, las cuales detallamos a continuación.

>  Características y tipos de maltrato

Señales de que sufres luz de gas

Darse cuenta de que estamos sufriendo gaslightig no es sencillo. A esto se le suma el sentimiento de insuficiencia, una gran confusión y además miedo al enfrentamiento, ya que esto podría suponer el final de la relación 𑁋algo para lo que no estamos emocionalmente preparados.

Darse cuenta de que estamos sufriendo gaslightig no es sencillo. A esto se le suma el sentimiento de insuficiencia, una gran confusión y además miedo al enfrentamiento, ya que esto podría suponer el final de la relación 𑁋algo para lo que no estamos emocionalmente preparados. 

Señales de que en tu relación de pareja, trabajo o de amistad hay gaslighting:

  • No confías en tu criterio, dudas de si aquellas cosas que te molestan son lícitas o si estás exagerando los hechos.
  • Pides perdón o estás constantemente disculpándote.
  • Sentimiento de inferioridad: te sientes insuficiente y tienes una gran falta de autoestima.
  • Cada parte de tu comportamiento debe ser justificado con el propósito de no hacer enfadar a la otra persona. Queremos evitar el conflicto.
  • Miedo al enfrentamiento o manifestar aquello que nos hace sentir mal en la relación porque aquello conllevará a una discusión.
  • Cuando finalmente reunes las fuerzas para hacerle frente, esto es correspondido con ataques más fuertes. “¿Por qué te pones a la defensiva?” “ Estás loca, te estás imaginando cosas”
  • Vives a partir de la nostalgia de los primeros meses de relación con esa persona.
  • Sientes que la relación que tenías con tus amigos y familiares ha empeorado o te has distanciado de ellos por no dar explicaciones.
  • Le atribuyen un significado diferente a las intenciones iniciales de tus acciones.
  • Te da una de cal y otra arena. La misma persona que nos rompe en pedazos es la que luego trata de recomponerlos ⎼aunque falsamente.

Conducta de un psicópata narcisita: fases del gaslighting

Dentro del proceso de gaslighting, podemos definir distintas fases que también pueden ayudarnos a detectar que estamos sufriendo luz de gas. La conducta de un psicópata narcisista se ve marcada por las siguientes estapas:

>  ¿Qué es y en qué consiste la terapia cognitivo conductual?

Idealización de la relación

En esta fase del gaslighting la persona que hace luz de gas “adora” a la víctima, y esta proyecta la imagen de pareja ideal. En esta fase, la persona que es abusada se engancha o enamora de la otra.

Comienza la desconfianza

La víctima todavía no duda de su criterio, pero no es consciente del abuso psicológico que está recibiendo y se pregunta qué es lo que está ocurriendo y qué puede hacer para lograr la aprobación de la persona abusadora.

Enfrentamiento

La víctima comienza enfrentándose y rebatiendo las acusaciones de la persona psicópata narcisista, pero es contradicha por excusas, mentiras y justificaciones que acaban por culpabilizar su comportamiento. Poco a poco empieza a sentirse insuficiente y su autoestima disminuye. Busca cómo conseguir volver a esa situación inicial de “idealización”. En este caso, buscamos una “explicación” al comportamiento de la persona abusadora, pero esta no es proporcionada.

Dependencia y depresión

La autoestima de la víctima está tan mermada que necesita a la persona narcisista para sentirse mejor. Tras comportamientos manipulativos y comentarios abusivos, estos son compensados con un “premio” (un cumplido, tener un detalle especial, comprar un regalo). El daño causado se “tapa” y se pasa a agradecer la paciencia de la persona abusadora, creyendo que nadie más sería capaz de lidiar con sus errores y meteduras de pata.

¿Cómo puedes salir de ahí?

luz-de-gas-que-es

En primer lugar, quiero ofrecerte mi más sincera ayuda. Si crees que te encuentras en una situación parecida, no tienes por qué luchar contra ella por tu cuenta. Puedes contar con la ayuda de una persona experta en psicología que te aporte la fuerza que necesitas.

>  Descubre los mejores consejos para superar traumas infantiles

Desde fuera, parece muy obvio cuando una relación nos está perjudicando o es dañina para nosotros. Parece fácil salir de ella, solucionarlo. “Déjala y ya está”, “No le hagas caso”, “Corta con la relación”.

Pero no es tan sencillo.

El vínculo que se establece entre víctima y persona abusadora es demasiado fuerte en ocasiones.

Desde aquí te doy algunas pautas que te ayudarán a recuperar la seguridad en ti y reforzar tu autoestima en estas circunstancias:

  1. Vuelve a escuchar tu instinto y comienza a tenerlo en cuenta a la hora de tomar decisiones
  2. Comunica cómo te sientes a alguien de confianza. Hablar con personas alejadas de la situación aporta un punto de vista más objetivo de la situación.
  3. Recupera, poco a poco, tus relaciones. Aquellas personas que de verdad te aprecien sabrán entender tu situación y no te culparán. Mejorará tu autoestima y perderás el miedo a la soledad.
  4. Detectar las señales que te he indicado y ser conciente de que esto es un problema.
  5. Entender que tus emociones son tuyas y que no pueden culpabilizarte por ellas ni manipularlas. Comprender, desde el respeto al otro y el autoconocimiento, que la forma en la que te sientes es lícita tras dererminados comportamientos y que tienes derecho a sentirte mal por ello.

Finalmente, el último punto es que acudas a la ayuda de una persona especialista en psicología. Como bien he expresado anteriormente, una opinión ajena y además experta te dará el refuerzo que necesitas para recomponer tu autoestima y salir de una situación como esta.

Una vez más, te invito a que te pongas en contacto conmigo para que podamos comenzar a trabajar en tu bienestar.