¿Qué es y cómo superar el miedo a la gente?

Cualquier tipo de miedo a la gente, a la soledad, al sexo, a viajar u otro tipo de fobias producen inseguridad, ansiedad y suponen un freno para el desarrollo personal.

El miedo es un mecanismo mental de autoprotección y puede ser instintivo, es decir surgido de forma natural o por experiencias traumáticas vividas, pero también puede aparecer asociado a un tipo de educación, convencionalismos sociales, o religiosos.

Cuando el miedo no tiene una causa fundamentada en una respuesta natural, y genera una ansiedad social desmedida, nos podemos encontrar ante afecciones de tipo neurótico.

En este artículo nos vamos a centrar en distinguir la timidez del miedo a la gente o fobia social, y cómo superar este grave condicionante tan limitante.

¿Qué es el miedo a la gente o fobia social?

El miedo a la gente o fobia social es un terror desproporcionado y anticipado a presentarse ante los demás por temor a ser humillado y rechazado por personas a las que aún no se conoce, que genera una intensa ansiedad ante el simple hecho de su planteamiento.

La intensidad de la ansiedad que genera un problema de timidez, es siempre mucho menor que el que desarrollan las personas con fobia social, o auténtico miedo a la gente, que hace que se eviten a toda costa los encuentros con los demás, hasta el punto de evitar salir de casa, ir a trabajar, estudiar, o reunirse con amigos.

Así que si en ocasiones has pasado cierto apuro al tener que presentarte ante tus compañeros de trabajo o clase, se trata de un problema de timidez, mientras que si has llegado al punto de evitar la simple posibilidad de que esto suceda, puede que realmente tengas un problema de miedo a la gente o fobia social que necesitas solucionar cuanto antes.

Si te sientes capaz, puedes seguir algunas pautas y consejos que te vamos a dar más adelante, pero es muy posible que necesites el apoyo que te puede brindar una adecuada terapia psicológica.

miedo a la gente

¿De dónde surge el miedo a la gente?

Problemas de autoestima e inseguridad

El hecho de intentar encontrar seguridad no solo en nuestra integridad física y mental, sino en todas las facetas de nuestra vida, puede llegar a generar tal temor que progresivamente uno se va encerrando cada vez más en sí mismo al no saber cómo enfrentar el miedo, evitando el contacto con los demás, adentrándose en una situación muy nociva e incapacitante.

En el fondo de todos los miedos está el primer gran miedo, que es el temor al sufrimiento y a la muerte.

Pero realmente la simple existencia en sí misma es una completa incertidumbre, a la vez que una oportunidad potencial para desarrollar metas y objetivos, por lo que irremediablemente hay que correr algunos riesgos para llegar a una cierta plenitud que de sentido a la vida.

Las personas que tienen miedo a los demás suelen sentir esta sensación porque constantemente utilizan la comparación con resultados en los que siempre los demás resultan más exitosos en cualquier plano.

En este caso, quizá no se han parado a pensar que los logros que vemos desde fuera pueden ser aparentes, y que en cualquier caso siempre implican un riesgo, por pequeño que sea.

Todos tenemos nuestros fantasmas, pero para avanzar y conseguir metas hay que enfrentarse a los miedos e inseguridades, planteándose retos que pueden llevar en muchos casos al fracaso, pero que nos enseñan otros caminos a seguir para conseguir nuestros propósitos.

Excesiva responsabilidad y perfeccionismo

Por otra parte también es habitual que quienes padecen un trastorno de ansiedad social, se sientan responsables de todo lo que sucede en su entorno, asumiendo determinadas cargas que no son propias.

Al excesivo sentido de la responsabilidad, se suele añadir un excesivo espíritu perfeccionista adquirido durante la niñez o la adolescencia, en un ambiente de exigencia y excesiva rectitud, o un entorno hostil en el que se ha experimentado previamente la humillación.

miedo a la gente

Exceso de sensibilidad y empatía

Algunas corrientes de investigación apuntan a que el problema del miedo a la gente o fobia social puede estar relacionado con un exceso de empatía, originada por la extrema sensibilidad, que hace que quienes disponen de esta cualidad, sean capaces de captar de tal manera el estado emocional ajeno, que ello les produce un shoc emocional incontrolable.

Tipos de fobia social

La fobia social o el miedo a la gente, es uno de los trastornos más habituales en adultos, y se trata de un trastorno que afecta más especialmente a las mujeres, pudiendo presentarse en algún momento de la vida.

Dentro del trastorno de ansiedad social existe un tipo de trastorno general que se manifiesta con miedo y ansiedad ante cualquier situación que suponga estar frente a todo tipo de gente, y otro tipo de trastornos más específicos, como puede ser el pánico escénico, que impide a la persona poder hablar en público.

El miedo a la gente o trastorno de ansiedad social, viene acompañado de síntomas físicos entre los que se encuentran: una sudoración desproporcionada, taquicardia, dificultad respiratoria, problemas a la hora de proyectar la voz y vocalizar, sequedad de boca, vista nublada, subida de temperatura, temblores, paralización corporal, desorientación, y mente en blanco.

miedo a la gente

Cómo superar la fobia social o el miedo a la gente

Superar de forma individual este tipo de trastorno no resulta especialmente fácil, porque el miedo a la gente ligado a la sensación de constante humillación impide habitualmente realizar un cambio de pensamiento para conseguir unas ideas más optimistas.

En cualquier caso existen estrategias que ayudan a superar la fobia social a través de la psicoterapia:

EMDR

Este tratamiento tiene excelentes resultados en el tratamiento de fobias.

Todas las fobias son aprendidas, existen los miedos naturales como podía ser antiguamente el miedo al ataque de un león porque ahí tu vida corre un peligro real. Para ello tu cuerpo se preparaba para la lucha o la huida. Actualmente nuestros miedos rara vez están asociados a un peligro de muerte real, por lo tanto lo aprendemos, o porque lo vemos en algún lado, porque le ha pasado a alguien o por experiencia propia hemos sufrido un hecho traumático que nos ha condicionado negativamente y nos ha enseñado a tenerle miedo a aquello por lo que ya hemos sufrido.

Es importante que sepamos que ese miedo aprendido tiene un origen y que al trabajar con ese origen, entenderlo, procesarlo y aceptarlo, “arrancamos de raíz” el problema, mejoramos nuestra autoestima y aprendemos herramientas de superación y afrontamiento de futuras situaciones.

Terapia cognitivo conductual

Este tipo de terapia ayuda a las personas que tienen miedo a la gente a cambiar sus pesimistas pensamientos por otros más resolutivos y optimistas.

Se trata de una terapia que consigue muy buenos resultados en el tratamiento de trastornos específicos principalmente, dentro de la fobia social, de tal manera que al cambiar el tipo de pensamiento, también varían las emociones y con ello se produce una nueva respuesta conductual.

La repetición de pensamientos más positivos genera un aprendizaje de nuevos hábitos abriendo otras vías de conexión con los demás, en la que es fundamental revisar e identificar todos los pensamientos equivocados, y las interpretaciones habituales, a la vez que se va aceptando progresivamente la necesidad de exponerse a nuevas situaciones, sin que ello genere la temida ansiedad.

miedo a la gente

Dentro de la terapia cognitivo conductual se trabaja en diferentes pasos:

Primero hay que identificar todos los pensamientos que conducen al estado de ansiedad y miedo a la gente, y una vez que estos estén identificados el terapeuta orientará al paciente a través del diálogo para que analice en que fundamenta sus interpretaciones y suposiciones, para finalmente sustituir esos pensamientos negativos por otros más reales y ventajosos.

La segunda parte de la terapia está enfocada a enfrentar de forma sistemática y paulatinamente esas situaciones que se han tratado de evitar anteriormente, en las que el paciente se debe dar tiempo suficiente para comprobar que al cambiar su pensamiento, la ansiedad disminuye y da lugar a nuevas experiencias más positivas en las que el sujeto comprueba personalmente que no hay fundamento real para tener miedo a la gente sin un motivo real.

Y ahora que ya sabes que es y cómo superar la fobia social, no permitas que este trastorno te impida relacionarte con los demás para conocer amigos, desenvolverte cómodamente en tu trabajo o clase, o conocer a alguien muy especial.

Solicita ahora una primera consulta en la que te explicaremos cómo superar tu miedo a la gente.