¡No puedo trabajar por ansiedad! ¿Qué debo hacer?

¿Sientes qué te cuesta realizar tu trabajo y que tus capacidades estás mermadas? Nuestro estado emocional también puede afectar a nuestra vida laboral, por lo que es lógico que en diferentes etapas en las que te encuentres estresado no puedas trabajar por ansiedad.

En nuestro blog te hemos hablado en otras ocasiones sobre el trastorno de ansiedad en diferentes facetas en post como:

En esta ocasión vamos a centrarnos en la ansiedad en el trabajo y definir claramente por qué sufrir este tipo de trastorno puede llegar a ser una gran muralla dentro del entorno laboral.

¡Vamos a ello!

¿Qué es la ansiedad?

Antes de explicarte porque no puedes trabajar por ansiedad, queremos que tengas claro qué es exactamente.

La ansiedad es una repuesta fisiológica ante una situación compleja en la que las alarmas se nos disparan, dándonos ganas de luchar ante ella y de escapar.

Una cierta dosis de ansiedad puede ser ese empujón necesario que a veces necesitamos para incentivarnos a realizar nuestras tareas y luchar para conseguir un objetivo difícil. El problema surge cuando este tipo de pensamientos se adueñan de ti, son recurrentes y te merman a la hora de crecer y por tanto sientes que no puedes trabajar por ansiedad.

Para valorar si la sombra de la ansiedad ha entrado en tu vida para llegar a convertirse en un problema, tienes que valorar si esa sensación de angustia se centra en una tarea y cuando esta finalice acabará o si, por el contrario, marca tu vida y todo lo  que enfrentas está  dominado por ella.

>  Procrastinación en Psicología, ¿qué es, cuáles son sus causas y qué tipos tratamiento hay para superarla?

Síntomas del trastorno de ansiedad laboral

La delgada línea que separa tener cierto estrés ante determinadas circunstancias con que llegues a firmar que no puedes trabajar por ansiedad y que esto sea una realidad, a veces es difusa por lo que es conveniente que examines cómo te sientes antes de tomar una decisión precipitada sobre tu futuro laboral.

A continuación te damos algunas pistas de lo que puedes llegar a sufrir si el fantasma de la ansiedad ha cruzado las puertas de tu oficina:

  • Sensación constante de que algo malo va a suceder.
  • Control excesivo de tus tareas o responsabilidades.
  • Incapacidad de concentrase en una tarea en concreto.

Consecuencias de la ansiedad en el trabajo

Que llegues a pensar que no puedes trabajar por ansiedad es bastante grave. Piensa que, cuando tienes esa sensación, cualquier problema del día a día será para ti una gran barrera difícil de superar, ya que no estás percibiendo la realidad tal como es.

no puedo trabajar por ansiedad

En resumen, es como si vieras la realidad a través de una máscara que apenas te deja avanzar.

Te estarás preguntando cómo puede afectar este trastorno a tu desarrollo profesional. A continuación te lo contamos.

Comprobación excesiva de las tareas

Miras una y otra vez lo mismo, ya que no confías en que el resultado sea perfecto. Esa inseguridad y ese miedo a equivocarte no son positivos, ya que están mermando tu creatividad y posiblemente se te estén pasando soluciones más sencillas al problema que enfrentas.

Todo error es una oportunidad para aprender, por lo que a veces, cuando ya hemos puesto todo de nosotros mismos, es mejor dejarlo estar y esperar un resultado.

>   Cómo sanar heridas emocionales y recuperar la alegría de vivir

Excesiva preocupación

Exigirse demasiado puede llegar a ser un problema, ya que si no alcanzamos el nivel deseado nos frustramos y lo vemos todo negro cuando en realidad no es así.

Zamora no se ganó en una hora, por lo que todo progreso y aprendizaje lleva su tiempo.

no puedo trabajar por ansiedad

Eres más lento

Una de las consecuencias de los dos puntos anteriores es que te retrasa demasiado a la hora de entregar tus tareas.

Este es uno de los aspectos por lo que llegarás a pensar que no puedes trabajar por ansiedad, ya que sientes que no avanzas y que constantemente estás estancado en un mismo punto.

Eres inseguro

La humildad no siempre es una virtud, a veces para enfrentar la vida tienes que creer en lo que haces y tienes que verte a ti mismo como alguien que sabe realizar su trabajo a la perfección.

Cuando la inseguridad se adueña de ti, eres incapaz de tomar decisiones porque no crees en ti. Valora tus cualidades y piensa si el trabajo te está sobrepasando o si todo procede de una infravaloración personal.

Está sensible e irascible

Si trabajas en equipo esto es un problema. A veces estamos tan presionados que nos vemos incapaces de relacionarnos con nuestros compañeros manteniendo una cordialidad mínima.

A la primera les contestamos mal y no les ayudamos en lo que nos piden lo que genera un mal ambiente en el entorno laboral.

Pierdes tu creatividad

La ansiedad es la culpable de que no dejes ver tu propia esencia. No nos concentramos en lo que hacemos y, por tanto, no le ponemos el cariño que se merece queremos hacerlo bien y ya.

>  ¿Qué es y en qué consiste la Terapia EMDR?

Lo mejor que puedes hacer en estos casos es vivir el aquí y el ahora. Concéntrate en lo que haces, pon lo mejor de ti y ve afrontando cada una de las tareas o problemas conforme van llegando. Seguro que así se te ocurren mejores soluciones que si quieres atender todo a la vez.

Cómo eliminar la ansiedad para siempre

Ojalá hubiera una varita mágica que nos ayudase a decirle adiós a este trastorno, pero lamentablemente no es así. Trabajar en ti mismo y aprender a enfocar la vida de otra manera van a ser las llaves que te abran la puerta de la libertad, dejando a un lado el fantasma de la ansiedad para siempre.

Algunos consejos que podemos darte para salir de esa sensación de no poder trabajar por ansiedad son:

  • Analiza el origen de tu ansiedad: mira ver qué emociones están detrás de ella.
  • Organiza las tareas de tu día a día por orden de prioridad.
  • Define si tu ansiedad tiene fecha de caducidad por ser fruto de un pico de trabajo o si es algo permanente que te empuja a cambiar de trabajo.
  • Realiza ejercicio
  • A veces parar es aderlantar, descansa, desconecta y mañana será otro día.
  • Piensa en tus propias metas profesionales: la clave está en saber si lo que estás realizando te aporta, si es así coge el toro por los cuernos y demuestra lo que vales.

Nos te fustigues, deja de pensar que no puedes trabajar porque tienes ansiedad y pide ayuda. Ponte en contacto conmigo y juntos conseguiremos que nada te límite para sacar ese potencial que llevas dentro.