Perfeccionismo y ansiedad ¿Cómo se relacionan?

¿Te consideras una persona perfeccionista? ¿Te lleva ese nivel de perfección a experimentar algún rasgo de ansiedad, y no sabes por qué se relacionan o cómo controlarlo? El perfeccionismo y la ansiedad tienen más conexión de la que piensas.

En este post vamos a explicarte la relación entre estos dos conceptos, y cómo tratar el perfeccionismo para reducir la ansiedad derivada del mismo.

Trastorno perfeccionista

El perfeccionismo o Síndrome del perfeccionista, puede definirse como un rasgo de la personalidad que se caracteriza por creer que todo lo que se realiza debe hacerse de forma extraordinaria, que no hay cabida al error o la equivocación, debido a la imposición de uno mismo (normalmente por lo aprendido o adquirido a lo largo de la vida de forma inconsciente) por establecer estándares imposibles de alcanzar.

Este nivel de exigencia que experimentan las personas perfeccionistas acaba desembocando en ansiedad, frustración y sufrimiento, de forma ininterrumpida, como consecuencia de la obsesión constante por perseguir metas poco razonables, unido a la inseguridad personal.

Lo cierto es que el perfeccionismo está estrechamente relacionado con la falta de seguridad y confianza en uno mismo, sintiendo siempre una gran presión, que lleva a no estar nunca conforme con los resultados obtenidos.

Cualquier error o resultado que consideren por debajo del estándar de calidad que hayan establecido lo consideran una falta de valía personal, con la que perpetúan su inseguridad y su ansiedad.

>  ¡No puedo trabajar por ansiedad! ¿Qué debo hacer?

También puede relacionarse con actitudes como la excesiva responsabilidad o la falta de disposición para cambiar de punto de vista o encontrar alternativas. Además, derivado del perfeccionismo, pueden aparecer otras alteraciones relacionadas con la somatización, que desencadena la sensación de padecer dolores físicos, como: mayor cansancio, problemas intestinales, dermatitis o cefaleas, etc.

Por tanto, el perfeccionismo y la ansiedad se relacionan estrechamente, y esta ansiedad no desaparecerá si no se combate el trastorno perfeccionista.

perfeccionismo y ansiedad

Perfeccionismo y ansiedad: cómo tratarlos

Las personas perfeccionistas deberán tratar este rasgo de la personalidad si quieren reducir sus niveles de ansiedad y sufrimiento. Para ello, será necesario trabajar en la forma que tienen de percibir la realidad y enfrentarse a ello.

Encontrar el desencadenante

El primer paso para combatir el perfeccionismo y la ansiedad será identificar la razón que lleva a ser tan perfeccionista. Pensar en etapas anteriores de la vida en las que no existiera el trastorno perfeccionista, sopesando el estado anímico menos exigente experimentado en esos momentos y continuar hasta el detonante que desencadenó el ser más exigente con uno mismo.

Reconocer el desequilibrio

Tratar el perfeccionismo y la ansiedad derivada no tendrá sentido si uno no es verdaderamente consciente de que existe un trastorno latente, que imposibilita vivir tranquilo y en paz. Asimismo, si se es consciente de que existe un problema será más efectivo combatirlo.

Enfrentarse al miedo

Como sucede con los trastornos de ansiedad, el perfeccionismo hay que combatirlo. Y la forma más efectiva de hacerlo es exponiéndose a aquellas situaciones que se temen.

De esta forma, siempre que se esté en un momento de exigencia, habrá que intentar hacer un esfuerzo para normalizar la situación, restarle importancia a no ser “perfecto” y asumir que lo realmente normal es la imperfección. Hay que aprender que la perfección es lo que nos hace sentir bien, no lo que nos marcan como perfecto.

>  Ansiedad por problemas económicos: cómo gestionarla

También será de gran utilidad trabajar la autoestima, ya que esto fomentará que se reduzcan las inseguridades y que la exigencia se minimice, al estar más a gusto con uno mismo.

Piensa en las consecuencias

Realizar cualquier acción, tarea o trabajo de forma perfecta, exige mayor tiempo y dedicación, con lo cual se pueden estar dejando de lado otras facetas de la vida más importantes, sin ser conscientes de ello.

Será interesante pensar en todo aquello que se está perdiendo (familia y amigos, aficiones, rasgos de la personalidad positivos, etc), y ajustar las prioridades como búsqueda de un mayor bienestar emocional.

Encontrar referentes o influencias cercanas

Rodearse de aquellos que nos proporcionen puntos de vista positivos y nos ayuden a sentirnos mejor es bueno en cualquier situación. En este caso, observar, analizar y tratar de practicar los comportamientos positivos de otra persona frente a las exigencias, puede ser una gran manera de combatir el perfeccionismo y la ansiedad.

Comete un error y siéntelo

¿Qué pasaría si bajaras un poco el listón? Atrévete a realizar alguna tarea pendiente sin el nivel de exigencia habitual, centrándote en el proceso y no en el resultado, tratando de disfrutar del momento… y luego plantéate cómo te has sentido.

perfeccionismo y ansiedad

Solicitar ayuda profesional

A la hora de realizar ejercicios para superar el perfeccionismo, es importante que las prácticas de exposición sean controladas, y se desarrollen tratando de evitar situaciones negativas que causen un gran sufrimiento.

Para ello, lo más adecuado sería pedir ayuda profesional, para aprender cómo trabajar el perfeccionismo en terapia y saber incluirlo luego en el día a día, de forma segura y controlada.

Con ayuda psicológica especializada podrás encontrar un método para combatir el perfeccionismo y la ansiedad de forma controlada, y tener un apoyo fiable y cualificado con el que compartir tus inseguridades y también combatirlas.

>  Dolor en el pecho por ansiedad

Si te interesa dejar de ser tan perfeccionista y crees que por cuenta propia no eres capaz de conseguirlo, puedes ponerte en contacto conmigo y juntos trabajaremos en tu bienestar emocional, para encontrar el camino hacia una vida menos exigente, donde haya desaparecido este trastorno.

Por último, aprovecho para recomendarte mi blog, donde puedes seguir leyendo acerca de la ansiedad y diferentes temas de psicología. Estos son algunos artículos relacionados que podrían interesarte: