¿Cómo detectar el síndrome de Burnout y cómo tratarlo?

El Síndrome de Burnout es un trastorno que ha aumentado considerablemente con la reciente crisis económica. No obstante, a pesar de que es posible que en la actualidad estés experimentando alguno de sus síntomas, no sepas que puedes estar padeciendo este trastorno, recientemente catalogado entre los profesionales de la psicología.

Por este motivo, desde nuestra consulta de psicólogos te explicamos en qué consiste este problema derivado de un estrés crónico originado en el ámbito de la actividad laboral. Además, especificamos las causas y consecuencias que pueden afectar a todos aquellos que sufren el síndrome de Burnout, uno de los grandes desconocidos de la psicología actual.  

¿Qué significa estar sufriendo el síndrome de Burnout?

Un síndrome es una serie de síntomas anómalos que pueden ser físicos, mentales o combinados. El síndrome de Burnout recoge síntomas de carácter físico y mental, que pueden llegar a derivar en depresiones de intenso grado o afectar a la conducta de la persona.

Esta puede experimentar una fuerte pérdida de autoestima, sufriendo una fuerte despersonalización o incluso llegar a convertirse en una persona irresponsable.  El síndrome de Burnout fue estudiado muy recientemente, concretamente a finales de la década de los sesenta del siglo XX.

síndrome de Burnout

En cuanto a la identificación de sus causas y posibles soluciones a través de la psicoterapia, existen diferentes enfoques en relación a determinados perfiles psicológicos y causas ambientales relacionadas con cuestiones de tipo organizativo y calidad de las condiciones laborales.

¿Qué causas hacen que este síndrome se desarrolle en algunas personas?

Aunque unas condiciones laborales de opresión o explotación hacen mella en cualquier persona, en el síndrome de Burnout confluyen determinadas condicionantes personales agravadas por el entorno dentro de sus agentes desencadenantes.

El detonante para padecer el síndrome de Burnout varía en función de cada paciente. Puede combinar desde ciertas personalidades con baja tolerancia a la frustración y el estrés, la lucha por el liderazgo y/o un ambiente laboral negativo con puestos de trabajo mal definidos.

Unas expectativas laborales indefinidas e inseguras, en las que la persona no conoce exactamente sus funciones ni que se espera de ellas también pueden contribuir a la aparición del síndrome de Burnout. A esto se puede unir la falta de consideración por parte de sus superiores, para los que el sujeto prácticamente no existe y trabaja con una  fuerte rivalidad entre compañeros.

síndrome de Burnout

Otro aspecto que incide en el desarrollo del síndrome de Burnout es la incapacidad para poder expresar descontento por el exceso de horarios, responsabilidad no acorde con la retribución y la excesiva carga de funciones o tareas.

Las diferencias de criterio en cuanto a la forma de trabajar asociadas a los valores personales entre jefes y subordinados también generan grandes conflictos psicológicos.  Estos pueden a llegar a pasar factura a la plantilla de trabajadores, especialmente aquellos que tienen fuertemente marcados sus valores éticos.

Tanto la monotonía como el caos organizativo generan en quienes sufren las consecuencias de una mala organización fatiga mental y emocional. Ocupar puestos en los que no se pueden poner en práctica las mejores cualidades acaba quemando a quienes se ven obligados a realizar tareas poco motivadoras para poder generar sus ingresos.

El exceso de horas trabajadas hace que la persona cada vez se vea más aislada, reduciendo su entorno a la actividad laboral. Esto lleva asociado una falta de tiempo para desarrollar relaciones de amistad o el cuidado de sus relaciones familiares, por lo que dicha presión puede acabar desembocando en un cuadro depresivo.

síndrome de Burnout

✍ En definitiva, el síndrome de Burnout supone “estar literalmente quemado con el trabajo”, lo que se traduce en una serie de síntomas incontrolables e involuntarios.

¿Qué personas pueden padecer el síndrome de Burnout con mayor facilidad?

Cómo ya hemos comentado, la posibilidad de desarrollar este síndrome está estrechamente relacionada con factores personales unidos a determinadas circunstancias laborales que detallamos a continuación:

  • ¿Te suena tener que hacer de hombre o mujer orquesta? Tanto si por circunstancias del guión o por tu particular forma de ser, siempre tienes que estar pendiente de todo y a disposición de todos, tienes altas posibilidades de acabar sufriendo el síndrome de Burnout.
  • Trabajar en relación directa con clientes o en tareas sumamente monótonas sin cambios de ritmo puede aumentar los riesgos de desarrollar el síndrome de Burnout, acorde a lo establecido en diferentes estudios psicológicos.
  • Quienes se identifican de tal modo con su trabajo que no encuentran tiempo para disfrutar de relaciones sociales y ocio se encuentran en la zona de riesgo para padecer problemas de salud mental.
  • Carecer de satisfacción en la realización de tareas o sentir frustración, junto a una evolución del carácter irascible, crítico o cínico dentro del entorno laboral nos deben alertar sobre la posibilidad de padecer este síndrome.
  • Si de un tiempo a esta parte necesitas consumir alcohol, algún tipo de drogas o ingieres comida de forma continua para sobrellevar el día a día, pregúntate porqué y consulta a un psicólogo si puedes estar padeciendo el síndrome de Burnout.
  • ¿Estás durmiendo peor por la obsesión que te genera tu empleo? La falta de sueño puede ser un claro condicionante inicial que puede acabar desembocando en el síndrome de Burnout.

síndrome de burnout

✅ Si te identificas con alguna de las cuestiones que acabamos de comentar, debes consultar a un profesional de salud mental para buscar una solución antes de que se agrave la situación y se dificulte la reversibilidad de la misma.

Síntomas del síndrome de Burnout

Entre el cuadro de síntomas característicos que sufren los pacientes diagnosticados con síndrome de Burnout podemos destacar:

  • Insomnio.
  • Estrés.
  • Obesidad o pérdida de peso significativa.
  • Migrañas.
  • Cuadros y trastornos de ansiedad.
  • Problemas menstruales.
  • Descontrol vital.
  • Alergias o asma.

Por eso si te encuentras quemado en el trabajo y padeces algunos de estos síntomas tienes que consultar con tu médico para establecer un diagnóstico preciso y recibir ayuda, evitando otras consecuencias como puede ser:

  • Colesterol alto.
  • Diabetes.
  • Problemas cardio vasculares.
  • Disminución del sistema inmunitario.
  • Aparición de úlceras.
  • Depresión.

¿Qué hacer si te sientes identificado con algunos de los síntomas?

Lo primero que debes hacer es pararte a pensar sobre tus intereses, gustos y habilidades, estudiando alternativas sobre un posible cambio de empleo, si las condiciones no se adaptan a tu valía personal o a los valores más representativos para tu persona.

sindrome de Burnout

Además, si estás absolutamente implicado en tu trabajo de tal modo que no tienes vida propia, deberás reflexionar sobre los motivos y qué contraprestaciones estás recibiendo a cambio con el objetivo de conseguir un cambio que enriquezca tu espacio personal.

Si te sientes incapaz de analizar y tomar decisiones por ti mismo y padeces un cuadro de síntomas que te bloquean y producen un importante mal estar, es posible que necesites ayuda psicológica para no deteriorar más tu salud mental y física. Pedir ayuda es siempre el primer paso.

Mi nombre es Patricia Garzón y tengo una dilatada experiencia ayudando a pacientes que han sufrido los síntomas del síndrome de Burnout. Mi trabajo se centra en ayudarte a comprender tu situación, la forma en la que te relacionas con el entorno que te rodea y ofrecerte las herramientas necesarias para la gestión de todo aquello que consideramos como problemas.

Ponte en contacto conmigo y estaré encantada de ayudarte con el problema que ahora mismo puedes estar padeciendo, a través de una ayuda profesional y especializada que constituirá el primer paso para llevar una vida plena y libre de ataduras emocionales. ¡Gracias por leernos!