Causas y síntomas de la bulimia nerviosa

¿Te has preguntado alguna vez cuales son los síntomas de la bulimia nerviosa o comúnmente llamada bulimia? Antes de nada, vamos a hacer una mención a las exigencias que hoy en día se tiene sobre el aspecto físico ya que mucha parte de ello viene del valor que se le da a la estética.

Actualmente, la sociedad ha impuesto un canon de belleza que consiste en la delgadez y ha convertido nuestro físico en el escaparate para la aceptación en diferentes aspectos sociales o situaciones cotidianas. Es más, se tiene el concepto de que cuanto más delgado, más sano y guapo estás, concepto completamente erróneo.

Todo ello, ha dado lugar a la aparición de inseguridades y complejos en las personas más vulnerables y en los casos más extremos a la aparición de trastornos alimenticios como la bulimia, sobre todo entre los adolescentes. Por ello, vamos a ver cuáles son los síntomas de la bulimia nerviosa para conocer esta enfermedad con más profundidad y detectarla fácilmente.

¿Conoces las causas de este trastorno alimenticio?

Antes de empezar a hablar de los síntomas de la bulimia nerviosa, vamos a ver las causas que la pueden provocar.

El origen de esta enfermedad o trastorno alimenticio viene de la visión completamente corrompida y distorsionada que la persona enferma tiene sobre su aspecto físico. Existen varios factores que pueden afectar a la aparición de esta enfermedad, tales como:

  • Factores psicológicos: trastorno obsesivo-compulsivo, depresión, trastornos de ansiedad…
  • Factores biológicos: tener sobrepeso en la niñez o adolescencia, familiar con algún trastorno alimenticio…
  • Factores genéticos: trastornos afectivos, obesidad infantil…
  • Factores sociales: circunstancias que rodean a la persona provocando que se vea gorda y tenga miedo a engordar.
  • Factores familiares: familia desestructurada o muy sobreprotectora, hermanos enfermos, clima tenso o poco afectuoso.
  • Factores personales: autoestima baja, forma de ser tímida, perfeccionista, sufrir una situación de estrés…

Bulimia nerviosa

Síntomas de la bulimia nerviosa

A raíz de alguno de estos factores, la persona que padece de bulimia establece sus propias limitaciones a la hora de comer y se niega a seguir una dieta normal. Esto provoca un cuadro de ansiedad y la pérdida de control a la hora de ingerir grandes cantidades de alimentos en un periodo corto de tiempo ya que la persona que sufre de bulimia es incapaz de reprimir el impulso de comer.

Estos atracones de comida no suponen ningún placer a la persona que tiene este trastorno alimenticio, el único objetivo que persigue con ello es saciarse. Esto es uno de los claros síntomas de la bulimia nerviosa.

Como consecuencia directa, aparece el sentimiento de culpabilidad por haber perdido el control a la hora de comer y se avergüenza de lo que ha hecho. Por lo que, acto seguido aparece el pensamiento de eliminar o hacer desaparecer todas las calorías que se han ingerido. A esto se le llama la purga y se pueden diferenciar dos tipos:

Purgativo

En este tipo de purga, la persona que sufre de bulimia recurre a los laxantes, diuréticos o vómitos auto provocados para evitar aumentar de peso ya que viven con el miedo a engordar. No es de extrañar que acudan con frecuencia al baño, sobre todo después de las comidas. Esta costumbre es uno de los síntomas de la bulimia nerviosa más evidentes.

No purgativo

En este tipo de purga, la persona enferma recurre a una práctica de deporte obsesiva, a adoptar una dieta estricta de alimentos dietéticos o bajos en contenido graso y a mantenerse en ayunas. Todo ello, con el fin de perder peso. Esto evidencia claros síntomas de la bulimia nerviosa.

 

Síntomas de la bulimia nerviosa

 

No es de extrañar que eviten comer con otras personas o no acudir a lugares donde se sirve comida para evitar caer en un atracón. Esta actitud va produciendo un aislamiento social.

La persona que sufre esta enfermedad al tener un sentimiento de culpabilidad y sentirse avergonzada es normal que oculte o niegue estos comportamientos aparentando normalidad cuando en realidad es consciente de que su forma de comer no es normal.

Cuando aparecen estos síntomas de la bulimia nerviosa se producen una serie de alteraciones fisiológicas, emocionales y de conducta las cuales vamos a mencionar a continuación:

Alteraciones fisiológicas

Dolores musculares, cansancio excesivo, menstruaciones irregulares, irritación crónica de la garganta, entre otras.

Alteraciones de la actitud y la conducta

Mentir y engañar a las personas de tu entorno, temas de conversación sobre el peso, las tallas, el físico o la alimentación. Distanciamiento de los amigos y familiares, disminución de horas de sueño, ausencia en clase o en el trabajo, conductas cleptómanas o ludópatas, son algunos de los síntomas de la bulimia nerviosa.

Alteraciones psicológicas y emocionales

Cambios frecuentes de humor, tendencia al pesimismo o tristeza, descontrol en lo que te rodea, dificultad para concentrarse, egocentrismo, entre otros.

 

tratamiento de la bulimia

¿Cuál es el tratamiento de la bulimia?

Este trastorno alimenticio afecta entorno al 4% de los adolescentes en España y teniendo en cuenta los datos de la Federación Española de Asociaciones de Ayuda y Lucha contra la Anorexia y la Bulimia (FEACAB) alrededor del 90% son mujeres. La bulimia es una enfermedad grave que tiende a volverse crónica por lo que hay que dejar de ignorarla y hay que buscar solución para su cura.

Esta enfermedad es lenta de curar, puede tardar entre unos cuatro a cinco años y tiene que adaptarse a cada paciente ya que cada caso es un mundo. El tratamiento consiste en cambiar los hábitos nocivos de la persona, establecer una dieta normal y un ritmo natural de comidas, aprender a controlar el peso y a aceptar nuestro propio cuerpo.

Para ello, se necesita la ayuda de un equipo de profesionales compuesto por: psiquiatras, psicólogos, endocrinos, enfermeras o ginecólogos.  Además, la bulimia nerviosa tiene tratamiento farmacológico como complemento a través de los antidepresivos.

Pide ayuda profesional

Si tienes algún familiar o amigo que está atravesando esta situación o tú mismo después de leer este post sobre los síntomas de la bulimia nerviosa te sientes identificado, no sientas vergüenza en ponerte en contacto con nosotros y piensa en ti.

Si das el primer paso solicitando la cita, nosotros nos encargamos del resto para que goces de la mejor salud.