Sobre mí

Encantada de conocerte, soy Patricia Garzón Álvarez, Psicóloga Licenciada, Máster en Psicología General Sanitaria y Máster en EMDR. Llevo dos años de experiencia con muy buenos resultados y es por ello que apuesto al 100% por seguir mi maravillosa labor como profesional sanitario, en la que cada día ayudo a muchas personas. Es súper gratificante ver como mis pacientes cambian su vida a mejor, crecen personalmente y agradecen la ayuda recibida. Considero que encontrar el trabajo de tu vida es muy complicado, pero tener la suerte de dar con ello sólo te permite disfrutarlo y crecer con él.

Como siempre digo, no todo el mundo tiene la posibilidad de darse cuenta de la importancia que tiene solucionar los problemas emocionales: “Es un abordaje psicoterapeútico con el que se procesan las dificultades emocionales adquiridas a partir de experiencias negativas en la vida del paciente. Esas malas experiencias quedan almacenadas como traumas, clasificándose en “T” (las llamadas T grandes) en las que el sujeto asegura creer que iba a perder su vida o que quería perderla; y las “t” (las llamadas t pequeñas) que a pesar de no sentir peligro de muerte, suelen perturbar la vida de las personas desde entonces.”)  desde nuestra infancia, pues son ellos los que condicionan el resto de nuestra vida, los que nos enseñan a ir por un camino y no por otro, a responder y a actuar ante la gente de determinada manera, a tenerle miedo a determinadas cosas sin entender por qué y todo ello de forma inconsciente. Que maravilloso sería entenderlo todo ¿verdad?

Mi trabajo está centrado en ayudarte a comprender tu pasado y que al procesarlo (trabajar con él), puedas entender tu presente y las dificultades que existen en tu vida ahora. Curar un problema actual sin trabajar con el pasado no permite quitarlo de raíz y lo normal es que vuelva a aparecer; es como poner tierra encima de un agujero, parece que deja de existir ese agujero, pero en cuanto vuelve a llover, a hacer mucho viento, la tierra se va y el agujero vuelve e incluso puede ser más grande. Sin embargo si rompes ese agujero, puedes ver cuán profundo y ancho es y llenarlo de algo sólido para que no vuelva a formarse por muchas tempestades que haya.

Hay que ser muy valiente para ir al psicólogo y trabajar con uno mismo. Estamos acostumbrados a cuidar a los demás y solemos abandonarnos a nosotros mismos.