Sudor en manos y pies por ansiedad: ¿cómo aliviarlo?

Tiempo de lectura: 4 minutos
5/5 - (1 voto)

Seguro que muchas veces te has preguntado cómo puede ser que comiences a sudar en exceso de manera repentina. Hay ocasiones en las que nuestro cuerpo llega a transpirar de manera desmesurada y el sudor en manos y pies habitualmente se manifiesta por ansiedad. Si quieres aprender a reducirlo, no te pierdas los consejos de este post.

El sudor en manos y pies por ansiedad suele ser la consecuencia de encontrarnos en situaciones de alta presión para nosotros mismos y acaba teniendo efectos negativos en nuestra vida laboral y social. Pero no te preocupes, existen métodos efectivos para poder controlar nuestro cuerpo y evitar o reducir estas incomodidades.

¿Qué es la ansiedad?

Antes de profundizar en el tema es necesario que conozcamos un par de conceptos básicos. La ansiedad es una sensación en la que nuestro cuerpo experimenta temor e inquietud ante una situación bastante estresante a la que no estamos acostumbrados. Todos podemos experimentarla de manera puntual al enfrentarnos a un examen o a una situación vital en nuestro trabajo, notando una subida de pulsaciones.

Trastorno de ansiedad y sus síntomas

No obstante, hay personas que no lo sufren de manera temporal, sino que se ha convertido en un trastorno que implica una delicadeza y complicación abrumadora de las circunstancias. El trastorno de ansiedad es una afección que se puede agravar con el paso del tiempo y es tan importante detectarlo como recibir tratamiento profesional.

>  Claves para controlar la ansiedad posvacacional

Hay unos determinados factores de riesgo generales que pueden desencadenar trastornos de ansiedad, como la propia personalidad introvertida de una cierta persona, haber vivido momentos atemorizantes, la genética e incluso algunas lesiones o afecciones relacionadas con la salud física como la arritmia o la enfermedad tiroidea.

Los síntomas de la ansiedad son varios y entre los más destacados están los siguientes:

  • Alteraciones físicas como una frecuencia cardiaca más acelerada e intensa de lo habitual
  • Las sensaciones difíciles de controlar que generan inquietudes, tensión e impiden desarrollar tu vida con normalidad
  • Los cambios de comportamiento
  • El sudor en manos y pies por ansiedad

¿Cuándo tienes ansiedad, sudas?

Sí, las personas que sufren este trastorno son muy propensas a presentar sudor en manos y pies por ansiedad como uno de sus atributos más notorios. Esto se debe a que el estrés generado por estas situaciones de presión provoca que nuestro corazón bombee una mayor cantidad de sangre por segundo, lo que da lugar a una mayor oxigenación.

La consecuencia directa de este aumento de la actividad cardiaca es la necesidad que tiene nuestro organismo de consumir más energía, por lo que se produce una elevación de la temperatura corporal que da lugar a dicha sudoración excesiva y repentina. Es el sudor en manos y pies por ansiedad lo que nos ayuda a refrigerarnos ante estos impulsos y a conservar una temperatura estable.

Causas de la sudoración repentina y excesiva

La hiperhidrosis es ese exceso de sudor en manos y pies por ansiedad, así como en otras partes del cuerpo. No tiene porqué estar necesariamente relacionada con el calor o la práctica de ejercicio físico; de hecho, esta sudoración es más pronunciada que la habitual.

Este comportamiento del cuerpo se produce con la activación automática de las glándulas sudoríparas por parte del sistema nervioso. La variante más habitual se denomina hiperhidrosis focal primaria y viene dada por la hiperactividad de los nervios responsables de enviar señales a las glándulas como consecuencia de una respuesta a una situación de tensión o estrés.

>  ¡La ansiedad me paraliza! ¿Qué puedo hacer?

Este tipo de hiperhidrosis es el que se relaciona con el sudor en manos y pies por ansiedad, aunque también se puede manifestar en el rostro. También existe la secundaria, que es menos frecuente que la anterior, se suele manifestar en todo el cuerpo y está relacionada con enfermedades como la diabetes, los problemas en las glándulas tiroideas, los bajos niveles de glucosa o los ataques cardíacos.

¿Cómo dejar de sudar por ansiedad? Tratamiento de hiperhidrosis

Tradicionalmente se han utilizado múltiples tratamientos no quirúrgicos para tratar la hiperhidrosis, tales como el uso de fármacos anticolinérgicos, medicamentos astringentes aplicados localmente, talcos absorbentes o la toxina botulínica. No obstante, los resultados nunca han sido demasiado satisfactorios en líneas generales.

El mejor método para acabar con el sudor en manos y pies por ansiedad es la simpatectomía toracoscópica, un procedimiento quirúrgico que interrumpe la transmisión de impulsos del sistema nervioso simpático a las manos, ofreciendo resultados permanentes. Es una técnica poco invasiva y que ofrece un remedio eficaz a este problema.

¿Cómo controlar la ansiedad en el momento?

Ante la constante aparición de sudor en manos y pies por ansiedad y sus otras consecuencias negativas para nuestra salud mental, son muchas las personas que buscan métodos aplicables a la rutina diaria para controlar este trastorno. Te recomiendo los siguientes:

Anticiparse a las situaciones

Ser una persona previsora te ayudará a reducir tus preocupaciones por las situaciones que tanta incertidumbre y estrés te generan y suelen dar lugar a episodios de ansiedad. Interioriza con antelación cómo puedes afrontarlas de la mejor manera posible y te serán más fáciles de sobrellevar. Pon fin a la ansiedad anticipatoria.

>  Los 7 mitos sobre la ansiedad

Hacer ejercicio habitualmente

Tener una rutina de ejercicio físico contribuirá a que tengas más facilidad para liberar la mente y evadirte de esas preocupaciones del día a día que te generan tensión, estrés y ansiedad. Salir a correr o ir al gimnasio son actividades que ayudan mucho en este aspecto.

Técnicas de relajación

Existe una gran variedad de técnicas o ejercicios para controlar la ansiedad en momentos puntuales, como la práctica de yoga o la meditación para conectar el cuerpo con la mente y conocer mejor nuestro interior. El control de la respiración diafragmática es otro método efectivo para controlar mejor nuestros impulsos y mejorar la oxigenación de las células.

Tratamiento psicológico profesional

Recurrir a la ayuda de profesionales especializados en psicología es totalmente necesario si sufres un trastorno de ansiedad constante. Si alguna vez tienes los síntomas mencionados en este post, no dudes en contactar conmigo para ponerme a tu disposición. Analizaré tu caso personal de manera personalizada para poder ofrecerte el mejor seguimiento con el objetivo de que tu salud mental mejore.

Recuerda que cuidar de nuestra mente es tan importante como cuidar de nuestro cuerpo y, al igual que acudimos al médico de cabecera, ir al psicólogo no debería suponer ningún miedo para ti. Te estaré esperando para que puedas afrontar y superar tus dificultades con la mayor comodidad posible.

Psicóloga Licenciada, Máster en Psicología General Sanitaria y Máster en EMDR.
Patricia Garzon