Descubre los mejores consejos para superar traumas infantiles

Para poder avanzar hacia la vida que queremos a veces hay que dejar el pasado atrás y superar nuestros traumas infantiles. Y no desesperarse. Poco a poco y paso a paso seremos capaces de convivir con aquellos recuerdos,  que seguirán presentes dentro de nosotros, pero que no podrán afectarnos más.

Los traumas infantiles son heridas emocionales que marcan a determinadas personas como consecuencia de un suceso de gran carga emocional negativa o por situaciones de mucho estrés. Esto ocurre durante la infancia y si no es tratado a tiempo, dejará huellas casi permanentes.

Cada persona es un mundo, pero tenemos una serie de consejos e ideas que podrán ayudarte a superar aquellos traumas infantiles que no te permiten disfrutar de tu vida adulta.

informacion-superar-traumas-infantiles-patricia-garzon

Infórmate sobre qué es lo que te está afectando

El primer paso para conseguir superar los traumas infantiles es informarnos sobre ellos. Lo desconocido nos asusta, nos da demasiado miedo y preferimos alejarnos de ello. Al final acabamos huyendo de nuestros problemas, pensando que es una buena solución para no sufrir, pero a largo plazo esto será lo que haga que nos duela mucho más.

Así que enfréntate a tus miedos para llegar a superar tus traumas infantiles. Míralos de frente, ponles nombre y apellidos. Mírales a la cara, aprende qué es lo que te asusta tanto sobre ellos. Habla con expertos e infórmate de dónde vienen, qué es lo que provocan en ti. Conocerlos bien será lo que haga que puedas empezar a aceptarlos y detectar qué comportamientos puedes modificar para seguir hacia adelante.

Prueba con el EMDR

EMDR son las siglas en inglés para “Desensibilización y reprocesamiento por medio de movimientos oculares”  y se utiliza como técnica para tratar enfermedades relacionadas con el estrés postraumático.

El EMDR es, por lo tanto, un método muy efectivo para conseguir superar traumas infantiles. A través de movimientos oculares, tapping o sonidos alternos se consigue estimular el cerebro para llegar a recuerdos inconscientes de forma consciente y aprender a entender la emoción y conectarla con la razón, así se pueden ir entendiendo y explicando las emociones o las reacciones físicas que le van provocando determinados recuerdos.

Lo que se propone el EMDR entonces es el reestructurar estos sucesos traumáticos para presentarlos como experiencias de aprendizaje. No se trata de olvidar o evitar estas vivencias, si no de reescribirlas de forma que nos ayuden a crecer como individuos y que dejen de afectarnos en nuestro presente.

En Patricia Garzón somos especialistas en terapia EMDR. Tenemos una amplia experiencia tratando a pacientes con estrés postraumático y ayudándoles a superar aquellos traumas infantiles que persisten cuando son adultos. Si te interesa, puedes solicitar una primera consulta aquí

Busca apoyo en personas cercanas a ti

Tener un buen círculo de amigos es muy importante. Contar con el apoyo de otras personas y explicarles cómo te sientes siempre es muy buena alternativa. Abre la caja de pandora y comparte con los demás tus preocupaciones.

Eso sí, es esencial que cuentes con relaciones sanas, que te aporten tranquilidad y que no sean tóxicas. No cualquiera es bueno dando consejo o escuchando a los demás. Rodéate de personas que te hagan crecer y no te hagan sentir como si tus problemas fueran injustificados o insignificantes.

nuevas-experiencias-traumas-infantiles-patricia-garzon

Cambia tu estilo de vida y hábitos

Un soplo de aire fresco siempre sienta muy bien. Cortar con el pasado y empezar de cero, coleccionar experiencias nuevas será el incentivo que necesitas para poder así también cambiar de perspectiva y superar tus traumas infantiles.

Esto puede ser por ejemplo empezar algún hobby nuevo que no tenga nada que ver con las cosas que acostumbras a hacer: boxeo, pintura, cerámica, salir a correr, etc. Cualquier actividad en la que sientas volver esa chispa de ilusión que perdiste durante tu infancia.

También puedes cambiar tus hábitos alimenticios, cuidar del cuerpo hace que también cuides de tu mente. Si te sientes bien por dentro, con energía y fuerzas para afrontar todo lo que ocurra tendrás las ganas de superar esos traumas infantiles.

Fortalece tu mente con la meditación

La meditación ya es muy conocida por ayudarnos a calmar la mente, desestresar nuestro cuerpo y mejorar nuestra calidad de vida en general. Todas las personas que han recurrido a ella han comprobado los muchos beneficios que aporta meditar unos minutos todos los días. Puedes hacerlo en el tren de camino al trabajo, después de comer o antes de dormir ya que con cinco minutos diarios será suficiente.

Es cierto que si nunca lo has intentado, te pueda resultar extraño y no veas de qué forma va a ayudarte a superar tus traumas infantiles. Sin embargo, prueba a sentarte en un sitio tranquilo y respira. Concéntrate en como tu pecho se infla y desinfla de aire, deja que los pensamientos vuelen desde la coronilla muy muy lejos de ti. Con práctica, conseguirás dejar la mente en blanco y comprobarás que cada vez te sientes mucho más en calma que antes.

Ten en cuenta que esto  es una manera de aprender a relajar tus emociones y escucharte a ti mismo pero el trauma infantil no desaparecerá hasta que acudas a un profesional que te ayude a procesarlo.

meditación-traumas-infantiles-patricia-garzón

Reinterpreta tu pasado

Más arriba ya hemos hablado de lo útil que es el EMDR para conseguir superar los traumas infantiles ya que lograrás cambiar la forma en la que ves tu pasado. Pero además, hemos querido incluir esto por separado porque lo consideramos muy importante. Reinterpretar tu pasado cambiará tu forma de ver tus miedos.

Siempre queremos remarcar que es esencial no reprimir los recuerdos. Tratar de olvidar sucesos traumáticos o experiencias dolorosas no nos permite aprender ni continuar con nuestras vidas. Están ahí y seguirán ahí con nosotros a lo largo de nuestra vida de modo que negar su existencia no nos ayudará en nada.

Así que enfoca esas experiencias como momentos que forman parte de tu vida y que te han ayudado a convertirte en lo que te has convertido hoy en día. Enfócalos como si fueran lecciones, partes del aprendizaje vital.

Habla con un experto

Desde luego ponerte en las manos de un especialista siempre es la opción más recomendada. Contar con ayuda de alguien que sabe por lo que estás pasando y que además sea capaz de ayudarte desde un punto de vista médico será lo que definitivamente te ayude a superar tus traumas infantiles.

emdr-superar-traumas-infantiles-patricia-garzon

Si necesitas que te echemos una mano o un pequeño empujoncito siempre puedes ponerte en contacto con nosotros. Nuestro propósito siempre será estar ahí para ti y ofrecerte toda la atención y cuidado que mereces.