¿Cuáles son los tipos de TOC más habituales?

Se conoce como TOC o Trastorno Obsesivo Compulsivo un tipo de problema psíquico caracterizado por ideas recurrentes, que aparecen de forma involuntaria y persistente, generando miedo, inquietud o aprensión de forma obsesiva, una nexo común presente en todos los tipos de TOC.

La ansiedad que este tipo de pensamientos inaceptables produce en las personas afectadas favorece el desarrollo de comportamientos con los que tratan de reducir su inquietud o angustia, a través de conductas estereotipadas asociadas a esos pensamientos.

Las distintas formas de pensamiento obsesivo y manifestaciones compulsivas dan lugar a una amplia clasificación dentro de las ideas y rituales más habituales entre los pacientes diagnosticados con distintos tipos de TOC.  Como el resto de trastornos psíquicos, el TOC produce sufrimiento y limitación en la vida de quienes los sufren.

tipos de toc

Si te encuentras mal ahora mismo es posible que te sientas identificado con alguno de los tipos de TOC que vamos a explicar aquí. No obstante, no debes preocuparte, ya que estos problemas tienen solución recurriendo a la consulta de un psicólogo que te ayude a superar tus obsesiones a través de una terapia adecuada.

Manifestaciones y conductas dentro de los tipos de TOC más habituales

A través de cada rito se puede reconocer el tipo de pensamiento que desencadena una conducta repetitiva siempre encaminada a evitar las consecuencias de aquello que se teme, o no se acepta, lo cual puede producir miedo y, en cualquier caso, una reacción emocional que eleva el nivel de ansiedad de la persona que padece TOC.

Entre los tipos de TOC más habituales podemos destacar:

Personas que se dedican constantemente a comprobar elementos, lugares y acciones.

Las personas que tienen este tipo de TOC  están totalmente obsesionadas con su seguridad frente a la entrada de intrusos que les puedan dañar o robar. Así por ejemplo, comprueban una y otra vez todas las cerraduras de su casa, en un enfermizo sinvivir.

Lo mismo sucede con quienes sufren este mismo tipo de TOC. Pueden desarrollar conductas maniáticas de comprobación repetitiva sobre el correcto estado de instalaciones de gas, chimeneas, placa de cocina u otros elementos similares con el objetivo de cerciorarse de que no se producirá un accidente que pueda poner en riesgo su vida por incendio o explosión en el domicilio.

Otros tipos de TOC similares son los que se desarrollan a nivel laboral, con comportamientos repetitivos comprobando una y otra vez una misma tarea, sea una cuenta, un escrito, o cualquier otro tipo de acción con el objetivo de asegurarse de que es totalmente correcta.

tipos de toc

Personas que se lavan y limpian las manos a cada momento

En las personas que se lavan y limpian compulsivamente las manos o la cara predomina la idea de ser contagiados por una enfermedad peligrosa, junto al asco que produce hasta la suciedad más invisible y la necesidad de llevar al límite la limpieza en estos tipos de TOC. Es importante tener en cuenta  que este tipo de conducta puede llegar a ofender a quienes rodean a estas personas.

Obsesivos del orden

Simetría e inflexibilidad son los conceptos más destacados en personas con estos tipos de TOC, que necesitan estar constantemente comprobando y colocando todos los objetos, mobiliario y enseres que les rodean. Pueden llegar a ser capaces de interrumpir incluso acciones prioritarias por colocar algo que según su apreciación no está milimétricamente en su posición original.

Supersticiosos

Las personas que sufren estos tipos de TOC deben repetir continuamente determinadas acciones rituales que según sus creencias alejan las posibilidades de sufrir accidentes o desgracias. Pueden hacerlo a través de gestos como tocar un mueble de madera constantemente o santiguándose rápidamente cada vez que se habla o aparecen esas ideas.

tipos de toc

Acumuladores de objetos

En este tipo de Trastorno Obsesivo Compulsivo, la idea recurrente es la posibilidad de encontrarse en una situación de necesidad futura, que obliga a guardar todo tipo de objetos y cachivaches propios y ajenos por si hicieran falta.

Personas que temen sus propios pensamientos violentos

Entre los tipos de TOC más preocupantes y perturbadores están los que sufren determinadas personas que involuntariamente piensan en dañar a otros, aprovechando su superioridad física o determinadas situaciones de vulnerabilidad de su víctima, que puede ser infantil, sexual, un enfermo o incluso una persona de la tercera edad.

En estos casos el comportamiento obsesivo es evitativo y se centra en esconder o quitar de la vista aquello que se puede utilizar para hacer daño, como almohadas, tijeras u otros elementos. Al mismo tiempo, se intenta eludir la posibilidad de permanecer a solas con quién aparece repetitivamente como víctima en su pensamiento.

Tipos de TOC en los que no se puede detectar manifestaciones visibles

Además de los rituales y conductas compulsivas observables de forma objetiva, existen otra serie de rituales cognitivos o rumiaciones mentales en los que los pensamientos obsesionantes y la ansiedad que generan se intentan neutralizar con otras ideas o imágenes repetitivas.

tipos de toc

Dado que estos tipos de TOC solo pueden ser reconocidos por quienes se encuentran en la propia situación, la solución a este tipo de trastornos pasa por acudir a una consulta de salud mental para contar lo que les sucede, buscando cuál será la solución de psicoterapia más adecuada.

En esta categoría se encuentran quienes padecen los siguientes tipos de TOC:

  • Quienes comprueban a nivel mental cada una de las ideas obsesivas en lugar de hacerlo físicamente.
  • Repetidores mentales, repasan una y otra vez la información sobre temas obsesionantes, sobre ideas del presente o incluso del pasado.
  • Creyentes y personas muy religiosas con ideas obsesivas sobre pensamientos pecaminosos asociados al mal.

El TOC, como el resto de problemas mentales, necesita tratamiento para evitar una evolución negativa y discapacitante, que puede desembocar en problemas como:

  • Fracaso escolar
  • Despidos laborales
  • Adicción al alcohol y otras sustancias perjudiciales para nuestra salud.
  • Aislamiento social y pensamientos o tentativas de suicidio.

Mi nombre es Patricia Garzón y dentro de mi dilatada carrera como psicóloga he ayudado y sigo ayudando a pacientes de muy diferentes edades y características personales, que acuden a mi consulta con este tipo de problemas.

Te animo a dar un gran paso contactando conmigo para que desde la raíz del problema empieces a utilizar las herramientas que te liberarán de tus ataduras mentales para llevar una vida más plena y feliz. ¡Gracias por leer mi blog!