Psicología de Estrés Postraumático

La psicología por estrés postraumático buscar abordar las causas del estrés que suceden en nuestra vida tras la vivencia de un acontecimiento en el que se puede llegar a poner en peligro nuestra integridad física o psicológica. La definición de estrés puede ser muy similar en todas las corrientes de la psicología, no sucediendo lo mismo con los síntomas que lo provocan.

El estrés postraumático está causado por una serie de acontecimientos que están fuera de todo aquello que el ser humano consideraba que le podía suceder (inundaciones naturales, presenciar un atentado terrorista, sufrir mal trato durante la infancia…).

Por ello, a pesar de que la comprensión de los síntomas del traumatismo puede resultar dificultosa, es importante ser consciente de que se tratan de una reacción normal a un suceso anormal en la historia de nuestra vida, capaz de provocar un shock post traumático que se manifieste a posteriori.

¿Qué es el TEPT?

Dentro de la psicología por estrés postraumático, esta patología es denominada de manera técnica como TEPT (Trastorno de estrés postraumático). A pesar de que resulta difícil su comprensión cuando no lo hemos padecido, es importante entender que es una patología real que podría llegar a afectar a cualquiera de nosotros.

Ante un hecho traumático, es habitual experimentar determinadas reacciones como consecuencia de este, como pudiera ser un ligero pico de ansiedad  o problemas para la conciliación del sueño. No obstante, como norma general, pasados unos días los síntomas de estrés tienden a desaparecer o aminorarse en nuestra persona.

Una misma experiencia puede ser entendida por dos personas iguales de diferente manera. Aunque se tiende a pensar que la psicología por estrés postraumático solo trabaja con aquellos pacientes que han vivido un suceso fuera de lo común, el TEPT también puede estar causado, por ejemplo, por la muerte de un ser querido de manera repentina o inesperada.

El Instituto Nacional de Salud Mental determinó que el síndrome de estrés postraumático puede llegar a afectar a un 8% de la población mundial a lo largo de su vida. No obstante, el cuadro de estrés dependerá de la intensidad de los síntomas que se manifiesten en el paciente, así como la perduración de en el trascurso del tiempo.

Para comprender a la perfección las labores de la psicología de estrés postraumático, son dos los conceptos cuyo conocimiento resulta imprescindible.

TRAUMA → Significado y etimología.

Aunque utilizamos el término shock traumático con bastante frecuencia en nuestro lenguaje, en muy pocas ocasiones nos paramos a preguntar que es un trauma en realidad y cuál es la concepción que tenemos de este dentro de la psicología por estrés postraumático.

El significado de trauma encuentra su origen en un término derivado del griego que significa herida. Estrés y salud son dos aspectos que caminan de la mano, pues las consecuencias del primero pueden aminorar de manera clara la condición del segundo, encontrando este su origen en una profunda herida emocional producida en nuestro pasado.

TRASTONO DE ESTRÉS POSTRAUMÁTICO → Grados de afección del mismo.

La psicología del estrés postraumático entiende de manera clara la singularidad de nuestras condiciones personales. Un mismo suceso puede afectarnos de diversas maneras, siendo necesario el análisis previo del paciente para determinar el tratamiento por estrés postraumático que mejor se adecúe a nuestro caso en particular.

No obstante, a la hora de establecer unos parámetros genéricos que nos permitan entender mejor esta patología, la psicología por estrés postraumático establece tres tipos de TEPT en función de la duración de los síntomas del paciente:

  • TEPT AGUDOCuando los síntomas duran menos de 3 meses.
  • TEPT CRÓNICO Los síntomas duran 3 meses o más.
  • TEPT DE INICIO DEMORADO Los síntomas aparecen 6 meses o más después del suceso traumático.

La psicología por estrés postraumático cifra en 6 meses la aparición de este tipo de síntomas tras el suceso causante. No obstante, el momento de aparición dependerá de diversos factores, así como la intensidad de los mismos, los cuales algunos de ellos se detallan a continuación.

ESTRÉS POSTRAUMÁTICO → Síntomas y tratamiento.

 

Antes de establecer los síntomas de esta patología, es importante ser conscientes de un aspecto social conocedor por la psicología de estrés postraumático. En ocasiones, detectar esta patología resulta difícil por diversas cuestiones de influencia social.

Por un lado, es una tendencia casi natural la negación a la hora de hablar de acontecimientos que han resultado molestos o dolorosos en nuestra vida.

Esta camina de la mano con la realidad de que es mucho más sencillo hablar de los síntomas que acompañan al TEPT (Dolor de cabeza, síntomas de ansiedad, depresión, abuso de sustancias…) que de los problemas reales que camufla esta sintomatología.

A esto se le suma el hecho de que los trastornos de carácter mental siguen teniendo un gran estigma social, a pesar de que cualquiera de nosotros somos susceptibles de padecerlos en algún periodo de nuestra vida.

Pedir ayuda en el momento adecuado a un profesional especializado es la única forma de eliminar los síntomas de estrés y ansiedad que acompañan a este tipo de patologías, apostando por llevar una vida plena y libre de ataduras.

La psicología de estrés postraumático establece los siguientes síntomas de la patología en cuestión:

FLASHBACK → Definición y síntomas.

Entendemos como flashback la situación en la cual el sujeto revive el suceso traumático una y otra vez, bien durante el día o bien durante sus horas de sueño en forma de pesadillas. Estas pueden llegar a presentarse de una manera tan real que el sujeto llega a sentir los mismos sentimientos que en momentos pasados.

EMBOTAMIENTO EMOCIAL Y EVITACIÓN → Negación de situaciones relacionadas con el estrés mental.

El sujeto intenta lidiar con el dolor que le produjo el hecho traumático a través de una evitación que pretende provocar nuestra insensibilidad emocional frente a otros sucesos que nos rodean. Se evitan los lugares y personas que nos recuerdan dicha situación, intentando no hablar de ello, lo que a la larga solo agrava los síntomas presentes de esta patología.

HIPERVIGILANCIA → Estrés mental continuado.

El sujeto se mantiene en alerta todo el tiempo, viviendo en una irreal situación de miedo constante que le evita poder sentirse cómodo a lo largo de la jornada. Cuando estos síntomas son agudos, el sujeto presenta problemas para conciliar el sueño y la ansiedad y depresión pueden ser causas asociadas a la misma.

Psicología por estrés postraumático → La importancia de saber pedir ayuda.

ESTRÉS POSTRAUMÁTICO

Resulta ilógico negar el estigma mental que los trastornos mentales siguen teniendo a día de hoy en nuestra sociedad. No obstante, la concienciación sobre los mismos aumenta de manera progresiva, entendiendo que el cuidado de estos tan solo es un aspecto más a mantener en el bienestar de nuestra persona.

Si has llegado hasta aquí, significa que ya estás dando el primer paso → Ponerte en manos de un profesional especializado.

Mi nombre es Patricia Garzón y en la actualidad trabajo como psicóloga en Sevilla, analizando el historial de mis pacientes para abordar de raíz el origen del problema y empezar a trabajar con EMDR el trastorno de estrés postraumático y sanar así las heridas emocionales de tu pasado.

Ponte en contacto conmigo y analizaremos el origen de las causas que te han llevado a este punto. La psicoterapia será la llave de apertura de un estado vital en el cual un suceso traumático del pasado no interfiera en tu presente, apostando por un futuro libre de malestar emocional y mejorando la relación que mantenemos con nosotros mismos.