Estos son los traumas infantiles más comunes que podrían condicionar tu vida adulta

Los traumas infantiles más comunes en nuestra sociedad están más presentes de lo que podríamos imaginarnos. Al fin y al cabo, el pasado nos define. Las experiencias que vivimos, las cosas que vemos y las que nos hacen daño son las que acaban forjando nuestra personalidad y los miedos de ahora.

Cuando somos pequeños, somos mucho más vulnerables. Las cosas nos afectan con mucha más fuerza y en la mayoría de los casos no tenemos la capacidad de llegar a saber qué es lo que está pasando. Y si, en ese caso, no hay nadie que le dé sentido a lo que está ocurriendo, esto marcará en el futuro nuestra forma de reaccionar en situaciones similares.

experiencias y traumas infantiles

Los traumas infantiles más comunes

No somos conscientes, pero nuestra forma de actuar en el presente es producto de las experiencias que vivimos en el pasado. La búsqueda de afecto, la desconfianza en los demás, la inseguridad  o el ser demasiado dependientes de alguien, todo suele tener su origen en la infancia.

Miedo al abandono

El miedo al abandono es uno de los traumas infantiles más comunes. Es característico de personas desconfiadas que establecen relaciones básicamente superficiales. Estas relaciones son cortas y no llegan a satisfacerles del todo.

Sobre todo destaca el miedo al compromiso, a tener relaciones demasiado serias o hacer planes de futuro a largo plazo. Son personas que le darían prioridad al trabajo o a los amigos antes que a la pareja.

El miedo al abandono como trauma infantil surge cuando durante la infancia hemos sufrido la ausencia de alguna de las figuras parentales o de autoridad. Ese miedo a que nos vuelva a pasar nos invade y por ello, creamos una coraza que nos proteja de futuros abandonos.

Miedo al rechazo

A pesar de estar entre los traumas infantiles más comunes, no somos verdaderamente conscientes de todas personas que sufren de miedo al rechazo hoy en día en nuestra sociedad.

Está presente en individuos inseguros y con problemas de autoestima. Aquellos que no se sienten suficientes para sí mismos y buscan constantemente la aceptación por parte de los demás. Son dependientes, por lo que pueden acabar fácilmente con relaciones tóxicas de las que les sea muy difícil salir.

Este trauma infantil se da cuando no se ha recibido el afecto suficiente por parte de las figuras parentales en momentos esenciales como a los 3 o 4 años. A estas edades ya somos conscientes de nosotros mismos y de nuestro entorno, por lo que la falta de cariño puede afectar a nuestra autoestima.

falta-autoestima-patricia-garzon

Falta de autoestima

Aunque ya hayamos mencionado anteriormente la falta de autoestima dentro del miedo al rechazo, esta también es uno de los traumas más comunes. No siempre es causado por el temor a no ser aceptado o por la falta de cariño.

Estas personas con falta de autoestima sienten que nunca es suficiente, que hay algo que necesitan constantemente para ser felices. Pueden ser personas aparentemente muy seguras de sí mismas pero que en realidad no se ven realmente bien. A su vez también son aquellas que tienen problemas para quererse a sí mismas o sentirse a gusto bajo su propia piel.

A parte de aparecer por falta de cariño, también surge en personas que han sido víctimas de abusos sexuales o acoso escolar. No sienten indignas de las cosas buenas que les puedan ocurrir y a su vez, merecedoras de las malas.

Sentirse siempre como la víctima

Al haber pasado por ciertas experiencias, como el abuso sexual, acoso escolar o problemas en el hogar familiar, uno de los traumas más comunes es sentirse la víctima dentro de todo lo que nos ocurra.

Esto sucede cuando creemos que todas las cosas que pasan nos afectan negativamente. Es típico de personas pesimistas, aquellas que sienten que tienen que estar constantemente alerta en caso de que algo inesperado pueda surgir.

Este tipo de comportamiento es por ejemplo, el sentir que un compañero de trabajo nos está atacando intencionadamente cuando en realidad solo nos está expresando su opinión. También lo es, por ejemplo, el sentirse atrapado en situaciones complicadas y no ser capaz de resolverlas.

diferentes-traumas-infantiles-patricia-garzon

Otros tipos de traumas infantiles más comunes

Aunque los traumas infantiles son algo de lo que se habla con frecuencia, establecer una serie de ejemplos concretos es más complicado. Si investigamos sobre ello, encontraremos información muy diversa y proveniente de distintos lugares. Un estudio de la American Academy of Pediatrics publicó en 2015 un artículo donde definían los traumas infantiles más comunes:

  • Abuso emocional
  • Abuso físico
  • Abuso sexual
  • Negligencia emocional
  • Negligencia física
  • Maltrato violento a la madre
  • Abuso de sustancias en el hogar
  • Enfermedades mentales en el hogar
  • Separación o divorcio de los padres
  • Encarcelamiento de un miembro del hogar

¿De qué manera nos afectan?

Tanto los traumas infantiles más comunes  como los menos conocidos nos afectan física y psicológicamente. Aunque exteriormente no notemos su presencia, se manifiestan en nuestro comportamiento y hasta en las enfermedades que desarrollamos de adultos.

En primer lugar, nos volvemos personas llenas de miedos ocultos. Estos saldrán en forma de inseguridades, se interpondrán en las relaciones que mantengamos con los demás. Nos costará mucho más establecer lazos fuertes con otras personas y sentirnos incluidos dentro del mundo que nos rodea.

Por otro lado, está comprobado que el impacto que tienen estos traumas infantiles sobre el cerebro también afectan al factor fisiológico ya que a este no le permiten desarrollarse por completo. De este modo, se crean cambios en la estructura genética del individuo generando, por ejemplo, problemas para gestionar el estrés o volviéndolos extremadamente agresivos.

Resolver-traumas-infantiles-patricia-garzon

¿Te cuesta abrirte a los demás?¿Sientes que algo en tu pasado no te está dejando avanzar? Si te has sentido identificado dentro de los traumas infantiles más comunes que acabamos de contar, ponte en contacto con nosotros para poder estudiar tu caso y darte así la calidad de vida que mereces. Queremos ayudarte a superar todos los obstáculos que sientas que te están obligando a quedarte atrás.